De la Torre, incapaz de convencer a Ciudadanos para los presupuestos

De la Torre saluda a Cassá en el Salón de los Espejos./Sur
De la Torre saluda a Cassá en el Salón de los Espejos. / Sur
Crónica Política

El alcalde, que gobierna y debe tener la iniciativa, intenta responsabilizar a la formación naranja del bloqueo en la negociación de las cuentas. Cassá advierte de que no se sentarán a dialogar hasta que se cumplan sus exigencias

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

En los dos últimos años, el PP contó con el apoyo de Ciudadanos –partido con el que suscribió un acuerdo de investidura al inicio del mandato– para sacar adelante las cuentas del Ayuntamiento de Málaga. Sin embargo, el escenario no se presenta tan halagüeño para negociar los presupuestos municipales de 2018. Sobre el popular Francisco de la Torre, que gobierna en minoría, recae la responsabilidad de tomar la iniciativa política para lograr un acuerdo, pero el alcalde de la ciudad está siendo incapaz de convencer a la formación naranja, su socio prioritario y preferente, para sentarse a negociar los números de la Casona del Parque para el próximo ejercicio.

De la Torre parece no terminar de asimilar que ya no goza de la mayoría absoluta con la que gobernó entre 2000 y 2015 y que ahora depende de otras formaciones para sacar adelante proyectos de calado y que son los gobiernos (sea a nivel nacional, autonómico o local) quienes deben liderar, y en su caso ceder, a las demandas de otros partidos para, como en este caso, sacar adelante las cuentas. El regidor ha intentado en estos días responsabilizar a Ciudadanos de ser los culpables de bloquear la negociación y la futura aprobación de los presupuestos por poner sobre la mesa el cumplimiento de cuatro condiciones –las llamadas líneas naranjas–: el desbloqueo del conflicto de Bomberos, el futuro modelo de gestión de Limasa, el plan especial de Gibralfaro y la definición de los usos de los antiguos terrenos de Repsol. Unas exigencias con las que el partido de Juan Cassá juega sus cartas políticas de dar el apoyo de sus tres concejales al presupuesto a cambio de la consecución de sus objetivos políticos. Una situación que ha tensionado las relaciones entre el PP y Ciudadanos, mientras que desde los grupos de izquierda se observa con expectación lo que pueda suceder.

Juan Cassá se mostró ayer muy molesto con este asunto y acusó al alcalde de la ciudad de ser el único responsable de que no haya presupuesto municipal para 2018. «Cada minuto que Málaga no tiene presupuestos es culpa de De la Torre y de la inestabilidad de su equipo de gobierno», sostuvo.

El portavoz de Ciudadanos en la Casona del Parque fue muy contundente en sus declaraciones y advirtió al equipo de gobierno popular de que no se sentará a negociar hasta que no se cumpla con las cuatro exigencias que le presentaron el pasado septiembre sobre Bomberos, Limasa, Gibralfaro y Repsol y de las que, hasta el momento, no han tenido noticias. En este sentido, Cassá sostuvo que la formación naranja es un partido responsable que busca garantizar la estabilidad institucional, pero que no dan cheques en blanco y sentenció que si no se cumple con las reivindicaciones de su partido no se van a sentar a negociar con los populares.

Francisco de la Torre, que ya da por hecho de que el presupuesto municipal de 2018 no estará en vigor a principios del año próximo, recriminó a Ciudadanos que no es tan exigente a la hora de negociar las cuentas de la Junta de Andalucía con el PSOE como lo es con el Ayuntamiento de Málaga al establecer una serie de líneas rojas.

En esta misma línea insistió el portavoz del PP en la Casona del Parque y responsable del área de Economía y Hacienda, Carlos Conde, quien sostuvo que le hubiera gustado que Ciudadanos hubiera tenido en Andalucía el mismo nivel «de exigencia y contundencia» a la hora de negociar las cuentas regionales para 2018.

Conde negó que en el equipo de gobierno haya división interna –en su momento se conoció que había disparidad de criterios entre los concejales sobre si Limasa debía ser pública en su totalidad o privatizarse– y manifestó que los planteamientos que la formación naranja hace sobre Bomberos, Gibralfaro, Repsol y Limasa son asuntos que no tienen nada que ver con el presupuesto ni tienen incidencia en el mismo.

El portavoz del equipo de gobierno se mostró confiado en que habrá presupuesto municipal, aunque no fijó una fecha, y tendió la mano de la negociación a todos los grupos políticos municipales. Entre ellos, el PSOE de Daniel Pérez ya mandó en su momento al PP medio centenar de propuestas «progresistas y de barrios» que son su línea roja para sentarse a negociar, mientras que desde Málaga Ahora están dispuestas a hablar, como hicieron en Diputación, aunque eso sí, con sus exigencias encima de la mesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos