De la Torre pide ahora solidaridad a los vecinos para el recargo en el recibo del agua

Emasa empezó a cobrar en 2011 el canon exigido por la Junta de Andalucía para obras de depuración.
Emasa empezó a cobrar en 2011 el canon exigido por la Junta de Andalucía para obras de depuración. / SUR

El alcalde defiende el cobro de un canon durante veinte años como la única vía para financiar proyectos que suman 130 millones de euros

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

El alcalde, Francisco de la Torre, apeló ayer a la conciencia solidaria de los malagueños para defender la propuesta de Emasa de aplicar un recargo en el recibo del agua durante los próximos veinte años para financiar obras de mejora de la red de abastecimiento y saneamiento de la ciudad que suman 130 millones de euros, como ayer avanzó SUR. «El agua es un recurso escaso y hay que hacer las obras necesarias. Hay una cierta corresponsabilización, el que consume agua tiene que darse cuenta y preguntarse qué tengo yo que pagar de más, aunque sea un céntimo o dos o tres, para que esta agua que estoy manchando no vaya contaminada al mar o al río y quede bien. Esa es la conciencia que Europa quiere fomentar y nosotros lo entendemos y lo apoyamos», dijo De la Torre.

Sus palabras de ayer contrastan con las fuertes críticas que hace siete años expresó a la hora de aprobar el cobro del canon exigido por la Junta de Andalucía para financiar obras de depuración, al que calificó como «un desacierto desde el punto de vista social y económico, perjudicando las economías de las familias», dijo en octubre de 2010. Incluso apuntó que estaba dispuesto a recurrir a los tribunales. «Vamos a estudiar todas las fórmulas legales, recursos, incluso de inconstitucionalidad, para parar ese canon», manifestó entonces.

Noticias relacionadas

Siete años más tarde, cuando se trata de poner en marcha un canon local para obras de la empresa de aguas municipal, su postura es diferente. «No hay otra vía para hacerlo», remarcó ayer tras recordar que las otras opciones exploradas son subir la tarifa (el canon tendría una duración limitada de unos veinte años); recabar fondos europeos del Gobierno o de la Junta «que no hay para esto», según afirmó; o subir los impuestos. Por ello, insistió en que la fórmula del recargo por consumo parece la más «fácil y más lógica» para financiar las obras pendientes. «Nuestra tarifa de agua es de las más baratas de Andalucía, pero no es por eso, es porque no hay otra alternativa», argumentó.

El ejemplo de la Junta

«Nadie tiene que alarmarse», subrayó el alcalde, quien aseguró que va a estar garantizado que este canon se va a destinar a financiar los préstamos para acometer las obras planteadas, para lo que apuntó la creación de una página web en la que podría seguirse el gasto de lo recaudado. «Son obras muy estrictas y necesarias. Me parece un sistema claro, transparente y participativo que no va a tener incidencia prácticamente», afirmó el regidor, quien criticó el escaso nivel inversor de la Junta en materia de depuración en Málaga pese al canon que cobra en la factura del agua desde 2011. «Nosotros vamos a seguir ese ejemplo de la Junta, pero vamos a hacer esa tarea bien hecha», insistió.

¿Cómo? La idea que maneja Emasa es aplicar un canon progresivo que, veinte años después de su aprobación, alcanzaría los 20 céntimos de euro por metro cúbico consumido, y empezaría por el cobro de unos cinco o 10 céntimos en los primeros años. Para un consumo medio de unos 180 metros cúbicos al año, un canon de 15 céntimos, por ejemplo, implicaría un recargo anual de 27 euros.

El alcalde confía en recabar el apoyo político necesario para sacar adelante esta medida, que podría aprobarse este otoño pero no empezaría a aplicarse hasta 2020 por la larga tramitación que requiere. «Es un tema de fácil consenso global y ciudadano porque es muy entendible», apuntó De la Torre. El equipo de gobierno quiere que el debate sobre este recargo del recibo del agua empiece cuanto antes. El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, admitió que, con ese objetivo, va a convocar este mes la mesa en la que se debaten las tarifas de Emasa y en la que participan los grupos políticos y las asociaciones de consumidores.

Como ayer apuntó este periódico, Emasa es el departamento municipal que soporta un mayor nivel de endeudamiento, con 114 millones de euros. Ello es debido a que, entre 2005 y 2010, tuvo que abonar al Ayuntamiento 125 millones en concepto de canon por el uso de depuradoras y tuberías de la ciudad, lo que muchos consideraron entonces como una operación financiera para inyectar liquidez a las arcas municipales en detrimento de la empresa de aguas.

Fotos

Vídeos