De la Torre defiende las nuevas farolas de La Alameda «por cuestión energética» y «para no poner obstáculos en la visión» de los edificios

Vídeo: Pedro J. Quero

El primer edil respeta el debate generado, pero recuerda que la discusión ha de producirse en el momento de exposición pública, «no ahora que ya estamos contratando las obras»

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha defendido el proyecto urbanístico en la Alameda, y en concreto la iniciativa de sustituir las actuales farolas de la vía por otras de diseño minimalista y que han generado las críticas de los vecinos y los comerciantes de la zona. El primer edil ha insistido en que, más allá de la «cuestión estética» de las farolas, hay que profundizar «sobre el sentido del proyecto»; y en este sentido ha avanzado que esta mañana se ha puesto en contacto con los arquitectos responsables del proyecto, quienes le han expuesto sus razones para cambiar estos elementos de iluminación por otros de corte minimalista.

En este sentido, De la Torre se ha referido a «razones técnicas» relacionadas con «la eficiencia energética y la calidad en la iluminación». Además, y en relación al carácter decimonónico de los edificios de la Alameda, que en principio requerirían de ornamentos que mantuvieran esa estética histórica, el alcalde ha insistido en que las nuevas farolas «ponen en valor el patrimonio que hay en estas fachadas para que luzcan mejor». En efecto, el alcalde ha recordado que el trazado de los edificios «se hizo hace 200 años», pero ha recordado que las farolas que ahora se van a cambiar «no son de esa época, sino de hace treinta años». «Hay que buscar una calidad en el espacio, donde los árboles también están mejor iluminados», ha insistido De la Torre, quien ha destacado el valor de las futuras farolas como elementos «que respetan aquello que tratan de poner en valor». «Ese es el valor que tiene el minimalismo», ha añadido el regidor, que en un guiño de humor ha admitido que «esta función me la acabo de inventar, pero es así». «Por pura lógica y por intuición lo veo así», ha destacado.

No obstante, el primer edil ha evitado manifestarse sobre si le gustan o no las nuevas farolas: «Lo que estoy diciendo me convence, y no porque lo diga yo, sino porque razonando sobre el tema y sobre la base de lo que me acaban de comunicar los arquitectos creo que tiene bastante lógica. Se trata de poner los menores obstáculos posibles en la visión de la Alameda; al menos no obstáculos de hace treinta años», ha reflexionado.

«Este ambiente del siglo XIX es compatible con detalles de mobiliario urbano del siglo XIX», ha añadido De la Torre, quien se ha referido al «equilibrio» arquitectónico que reina en la vía y al hecho de que ahí «se han integrado perfectamente construcciones que cuando se hicieron se hubieran podido criticar», caso de la Iglesia de Stella Maris, «en la acera sur».

Sobre la posibilidad de que se dé un paso atrás en el proyecto y se decida dejar las farolas actuales, De la Torre ha recordado que aunque respeta el debate que se ha abierto, «ya no es el momento, porque el proyecto es el que hay». «Estas cosas se tienen que discutir en el tiempo en que está en proyecto en información pública, no ahora en que ya estamos contratando las obras», ha acotado De la Torre, quien ha querido dejar un mensaje claro de defensa del proyecto de La Alameda: Yo me siento orgulloso de los arquitectos de la Gerencia Municipal de Urbanismo y por lo tanto defiendo su proyecto, aunque eso no quita que se escuchen todas las voces».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos