De la Torre intentará en plena feria convencer a la oposición de la subida del agua

La mesa técnica del agua, integrada por grupos políticos y asociaciones de consumidores, se constituyó en septiembre de 2015. /Ñito Salas
La mesa técnica del agua, integrada por grupos políticos y asociaciones de consumidores, se constituyó en septiembre de 2015. / Ñito Salas

El alcalde pide «visión estratégica» al resto de partidos mientras el PSOE propone que las obras las financien el Ayuntamiento y los grandes consumidores

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El alcalde de Málaga no quiere perder tiempo en su intento de convencer a parte de la oposición municipal para sacar adelante la subida en el recibo del agua que contempla Emasa para financiar la mejora en las redes de abastecimiento y saneamiento de la ciudad, valoradas en 130,7 millones de euros. El equipo de gobierno ha intentado convocar para esta misma semana la mesa técnica del agua que integran todos los grupos políticos y las asociaciones de consumidores Facua, UCE y Al-Andalus, pero ante las dificultades de cuadrar la agenda en el mes vacacional por excelencia, finalmente se hará en plena feria aprovechando que los políticos sí que están en la ciudad para celebrar las fiestas. Si no surgen cambios, será el próximo miércoles 16 cuando tenga lugar la primera reunión, en la que el gerente de Emasa, Juan José Denis, detallará la propuesta que ya avanzó en el consejo de administración de hace dos semanas, en la que se planteó la posibilidad de fijar un canon que tendría una vigencia de 20 años y cuya cuantía se aplicaría de forma gradual hasta llegar a unos 20 céntimos de euro por metro cúbico. El sistema sería similar al que se aplicó entre 1992 y 2009.

Noticias relacionadas

A la espera de ese primer encuentro del grupo de trabajo que se constituyó en septiembre de 2015 para modificar la tarifa del agua después de la polémica desatada por los desajustes que tenía el sistema que implantó el equipo de gobierno un año antes, Francisco de la Torre pidió ayer «visión estratégica» al resto de partidos para aprobar este canon. Sobre la visión de cada uno, ya se verá, pero lo que se antoja complicado es el PP vaya a lograr los apoyos necesarios a tenor del rechazo que públicamente han expresado todos los grupos de la oposición, incluido su socio de investidura (Ciudadanos), que ayer mismo contestaba a este periódico con un «tajantemente en contra».

El plan de Emasa

130,7 millones de euros es el montante de la inversión que requiere el paquete de obras previstas por Emasa para renovar la red de abastecimiento y saneamiento en la ciudad.

Red de abastecimiento: Conjunto de proyectos para renovar la red de tuberías de la ciudad, sustituyendo las canalizaciones de fibrocemento y duplicando trazados para evitar cortes de suministro en caso de situaciones adversas (52,1 millones de euros)

Red de saneamiento: Obras de mejora en las estaciones de bombeo para evitar la presencia de vertidos en el mar (72,3 millones de euros)

Reutilización de agua: Red para aprovechar para riego el agua reciclada en las depuradoras urbanas (6,2 millones).

«No podemos caer en la táctica del corto plazo para tratar de desgastar al equipo de gobierno. Pido una visión estratégica», reclamaba ayer el regidor, quien insistió en buscar el consenso. En este sentido, De la Torre reiteró que la implantación del canon «es la fórmula a plantear y a reflexionar», una vez que no se han conseguido fondos europeos para tal fin ni a través de la Junta de Andalucía ni a través del Gobierno central.

Lo que sí que descartó de inmediato el alcalde fue la propuesta que apenas una hora antes ponía sobre la mesa el PSOE, que consiste fundamentalmente en destinar este año 13 millones de euros procedentes del expediente de modificación de créditos en el que el equipo de gobierno está trabajando para inversiones financieramente sostenibles a ejecutar con el remanente del año pasado.

El Plan B de los socialistas

El plan B de los socialistas para evitar la subida del agua se completa con la puesta en marcha de un canon específico para los grandes consumidores, de forma que las empresas que más agua gastan asuman ese impacto en lugar del usuario doméstico; y, por último, con una reducción del gasto en Emasa revisando las licitaciones para rebajar costes y limitando las externalizaciones de servicios como el de atención telefónica o el del gabinete jurídico.

«Los ciudadanos ya han pagado demasiados despropósitos de los gobiernos del PP como para que le vuelvan a tocar el bolsillo para acometer unas inversiones que no son necesarias de un día para otro, sino que son resultados de años de mala gestión», advirtió el portavoz del PSOE, Daniel Pérez, quien avanzó el inicio de una ronda de contactos con el resto de grupos políticos y con los colectivos de consumidores para abordar estas propuestas.

Ciudadanos reitera que está «tajantemente en contra» de implantar un canon en el recibo

En cualquier caso, De la Torre no tardó en desestimar la posibilidad de incluir estas obras dentro del plan de inversiones financieramente sostenibles alegando que «no es viable», ya que la normativa europea establece que las infraestructuras hidráulicas deben costearse a través del recibo. En este sentido, el alcalde recordó al PSOE que la Junta de Andalucía viene aplicando desde mayo de 2011 un canon para financiar obras de depuración «aunque lo cobra pero no las hace». Desde el gobierno municipal, el concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, también apuntó que las actuaciones que se pueden financiar con la citada modificación de créditos tienen que estar ejecutados antes del 31 de diciembre de 2018, un plazo que, a su juicio, sería insuficiente porque a día de hoy ni siquiera están redactados los proyectos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos