Aquí se toman las decisiones

SUR entra en los despachos de algunas de las principales instituciones políticas, empresariales y judiciales de Málaga

El despacho del alcalde de Málaga se ordenó en febrero para la cumbre hispano-francesa
El despacho del alcalde de Málaga se ordenó en febrero para la cumbre hispano-francesa / Ñito Salas
Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Hay importantes lugares de la provincia de Málaga que todos los ciudadanos conocen de primera mano. Ahí están todos los museos, monumentos y calles que son visitados por turistas y malagueños. También hay otros en los que, pese a ver día tras día sus fachadas, solo se puede contemplar una parte de ellos, como el Ayuntamiento o la Ciudad de la Justicia, y otras como la Subdelegación del Gobierno son un absoluto misterio para los profanos.

Sin embargo, en muchos de estos edificios se toman a lo largo del año numerosas decisiones que afectan al día a día de los ciudadanos. ¿Se van a subir o a bajar los impuestos en Málaga? ¿Qué medidas excepcionales se van tomar para controlar el tráfico en una ‘operación salida? ¿Cuál será el veredicto de ese caso judicial que nos tiene a todos pegados frente a las pantallas? ¿Cuáles son los resultados económicos del banco más importante de Andalucía? ¿Cuándo se va a inaugurar un hospital o un colegio?. Estas son algunas de las cuestiones que se dirimen en los despachos de las principales instituciones de la provincia, ya sean de carácter político, empresarial o judicial. Algunos de sus inquilinos abren a SUR la puerta de éstos, y en muchos de los casos por primera vez desde que los ocupan.

Despachos «de trabajo»

Hay un rumor que dice que el despacho del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, está prácticamente cubierto por montañas y montañas de papeles por todos lados. Sin embargo, al acceder a esta sala de la primera planta de la Casona del Parque, la imagen es bien distinta. «Hace tiempo que todos esos papeles han dejado de estar aquí, aunque reconozco que está más ordenado de lo normal», sostiene su ocupante actual, Francisco de la Torre. Lo cierto es que la visita se produce unos días antes de un importante evento en el Ayuntamiento que obligará a tener que usar este despacho para varias reuniones. La sala da la imagen de lo que debería ser: el despacho de la principal institución de la capital de Costa del Sol.

Una parte del mobiliario da la sensación de ser algo más moderna, pero por lo general se nota que el despacho ya tiene varias alcaldías encima. «Mucha gente piensa que estoy todo el día en la calle, pero en realidad paso muchas horas en un despacho en el que se trabaja bastante», señala.

Manuel Azuaga siempre ha llevado consigo las fotos de su familia. / Fernando González

Otra de las habitaciones en las que toman decisiones clave es el despacho de Manuel Azuaga, presidente de Unicaja Banco. Aunque se ha ido adaptando a cada responsable, Azuaga reconoce que lo esencial se mantiene. Su actual propietario lo califica como «luminoso y funcional», y cuenta con diferentes ‘estancias’ dentro del mismo despacho.

Cuadro de Manuel Azuaga. / F. G.

Recubierto de madera oscura y con un estilo menos actual que el resto, esta oficina tiene varias entradas, que son usadas de maneras diferentes según quien esté accediendo. «No es lo mismo que acceda mi secretaria o alguien del equipo, que una visita oficial», relata el presidente de Unicaja. No en vano, uno de estos accesos conduce directamente a la sala del Consejo, que el propio Azuaga califica como «sagrada».

Lourdes García tiene el despacho más moderno de todos / Álvaro Cabrera

Lourdes García, la presidenta de la Audiencia Provincial de Málaga, es la ocupante que menos tiempo lleva en su cargo, y sin embargo, parece que es uno de los más personalizados de todos. Además –y esto es un asunto que la propia presidenta pone sobre la mesa– es de las pocas instituciones de la provincia de Málaga dirigida por una mujer. Se encuentra en la planta más alta de la Ciudad de la Justicia, y lo primero que llama la atención es la luz que entra por el amplio ventanal que ocupa casi todo el despacho.

La presidenta de la Audiencia, Lourdes García, tiene el despacho más luminoso de todos

Además, una pequeña réplica de ella misma que le fue regalada por sus antiguos compañeros le da un toque acogedor. «Yo paso muchas horas en mi despacho, casi todo el día, hasta el punto que hay días en los que no salgo ni para comer», sostiene García. Aun así, explica que otra parte de su labor la tiene que realizar en la Sección Segunda, de la que también en responsable. «Mi despacho está exactamente a 156 pasos de la Sección, así que como considero poco operativo estar llevando las cosas de un lado a otro para hacer alguna consulta, tengo una mesa con los mismos funcionarios para las horas que tengo que estar allí», añade.

Réplica de Lourdes García / Álvaro Cabrera

Por último, llama la atención que sobre su mesa de escritorio tiene no uno, sino dos monitores. «La explicación es sencilla», asegura: «Así puedo ir escribiendo informes al mismo tiempo que observo la documentación. Es más cómodo a la hora de trabajar».

El despacho de Briones se trajo íntegro del actual Museo de la Aduana / Álvaro Cabrera

No está claro que sea el despacho más bonito de todos, pero desde luego que el edificio de la Subdelegación del Gobierno –en una de las ‘zonas nobles’ de la ciudad– es de los más espectaculares, sobre todo por la sensación de que casi está sobre el mar. Su ocupante actual, Miguel Briones, explica que sus diferentes accesos cambian en función del visitante, como en el caso de Azuaga. «La puerta principal suele estar cerrada, y los asuntos de trabajo que trato con mi equipo de prensa o con mi secretaria se despachan en mi mesa y entran por la puerta lateral», señala.

Jarrón de Miguel Briones / Álvaro Cabrera

Curiosidades

Miguel Briones explica que una de las curiosidades de la sala –que también tiene varias estancias–, es que el despacho se trasladó, madera a madera, desde el edificio de la Aduana. «En este despacho se ha tratado las principales crisis que hemos atajado, como todo lo relacionado con las lluvias», asegura.

El despacho de la Delegación de la Junta es el más céntrico de todos. / Ñito Salas

El último de los despachos a los que este periódico ha tenido acceso es al de José Luis Ruiz Espejo, delegado de la Junta de Andalucía en Málaga. Es quizá el más céntrico de todos –en la Alameda Principal–y también uno de los más acogedores y menos ostentosos. «Una de las cosas que sí pedí cuando llegué a esta sala en 2012 fue una mesa de reuniones, que no había. A mí me gusta hablar con la gente en mesas redondas y no teniendo un escritorio por medio», relata Ruiz Espejo, que además es el único de todos ellos tajante en cuanto a la puerta del despacho: «La mía siempre está abierta», sentencia.

Detalles de Ruiz Espejo / Ñito Salas

Fotos

Vídeos