Las terrazas perderán espacio en Málaga

Los negocios deberán dejar un espacio libre de al menos dos metros para el paso de los peatones. /Álvaro Cabrera
Los negocios deberán dejar un espacio libre de al menos dos metros para el paso de los peatones. / Álvaro Cabrera

La Policía Local podrá retirar todas las mesas y sillas de los negocios que ocupen más espacio del autorizado por la futura ordenanza de Vía Pública

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

La hostelería va a perder peso en la ciudad. El Ayuntamiento ha dado luz verde a la futura ordenanza de Vía Pública, que obligará a reducir gran parte de las terrazas de la ciudad. El nuevo documento, que ayer fue aprobado por la Junta de Gobierno Local y se llevará a aprobación inicial en el próximo Pleno, recoge que el espacio destinado a mesas y sillas no podrá superar en ningún caso el 75% de las dimensiones del local, lo que en la práctica supondrá la reducción de la gran mayoría de los negocios de hostelería.

Y no sólo eso. En la futura ordenanza se obligará a los empresarios a que coloquen todo el mobiliario fijo dentro del espacio delimitado para evitar que los carteles, pizarras o toldos se coloquen en mitad de la calle. Según detalló ayer la concejala de Promoción Empresarial, María del Mar Martín Rojo, las concesiones ya no se realizarán por mesas y sillas sino por metros cuadrados para evitar una ocupación excesiva de la calle. Si no se producen alegaciones, la ordenanza podría ponerse en marcha a principios del año que viene.

Noticias relacionadas

Con esta nueva normativa, el Ayuntamiento pretende ser más contundente con los infractores y, sobre todo, con los reincidentes. Para ello va a dar potestad a la Policía Local para que retire las terrazas de los negocios que no cumplan con el espacio autorizado. Los empresarios estarán obligados a tener visible un plano de los metros autorizados, y en caso de superarlos los agentes podrán desmantelar la terraza por completo sin necesidad de contar con una orden previa.

El documento también preverá sanciones más duras para los negocios que no se atengan al espacio autorizado, ya que las multas podrían ser de hasta 3.000 euros en el caso de los incumplimientos muy graves (carecer de licencia o superar el espacio concedido). Además, a los reincidentes incluso se les retirará la autorización de la terraza durante un plazo de entre 10 y 30 días.

Principales novedades

Paso.
Se deberá permitir un paso libre de dos metros para el tránsito peatonal y mantener un metro a los portales de viviendas.
Ocupación.
Las mesas y sillas no podrán ocupar más del 50% de la superficie peatonal total. Tampoco podrán ocupar más del 75% de la superficie del local.
Toldos.
En calles peatonales y en todo el Centro Histórico se prohibirá la instalación de toldos rígidos.
Separados.
La autorización no podrá contemplar dos zonas separadas de ocupación salvo que las condiciones de la calle así lo aconsejen.
Plano.
Los negocios deberán contar con un croquis en el que se detalle la ocupación permitida.

En un nuevo intento por regular la ciudad y encontrar el equilibrio deseado entre vecinos, turistas y empresarios, la nueva norma garantizará que en todas las calles haya un espacio libre para el paso de peatones de al menos dos metros (tres en las calles peatonales y cuatro en las vías de preferencia peatonal), y prohibirá los toldos fijos en las calles peatonales y en todo el Centro Histórico. Igualmente, todo el mobiliario de la terraza deberá estar dotado de tacos de goma para reducir el ruido generado tanto por la instalación como por la recogida del mismo. Los empresarios tendrán un plazo de seis meses para adaptar sus instalaciones a las condiciones que establece el texto y de un año para cambiar los toldos.

Horarios a debate

La futura norma no entra a valorar, de momento, los horarios de cierre de los negocios. Inicialmente el texto se remite a la Orden de 25 de marzo de 2002 de la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía que regula los horarios de apertura y cierre de los establecimientos públicos andaluces, aunque sí recogerá la posibilidad de reducirlo por acuerdo de la Junta de Gobierno Local. En la misma línea, la ordenanza también dejará abierta la posibilidad de establecer planes de aprovechamiento (excepciones a la norma) previa petición de otras áreas, medida que también deberá ser ratificada por la Junta de Gobierno Local. Por contra, elimina los plazos para solicitar la autorización de mesas y toldos, por lo que ésta se puede realizar en cualquier momento del año.

La edil explicó que la ordenanza busca el equilibrio entre la actividad económica y comercial, entre hostelería y comercio, y «garantizar el descanso al vecino sin dejar atrás que se trata de una ciudad turística con gran paso peatonal y que debe ser accesible». En esta línea dijo que será más flexible y fácil de entenderse, muy ágil en su aplicación y bastante más ejecutiva que la anterior.

En esta línea aseguró que la norma no tiene vocación recaudatoria sino que se esfuerza en incluir medidas ejemplarizantes acordadas tanto con la asociación de hosteleros como con los vecinos. «Se ha tenido especial interés por mejorar la eficacia de la acción municipal», resumió.

En la presentación de la futura ordenanza participaron diferentes responsables de la asociación de hosteleros Mahos, vecinos del Centro Antiguo, asociación de comerciantes Centro Histórico, Confederación de Empresarios y Agrupación de Desarrollo Málaga Accesible, que destacaron los beneficios que tendrá la nueva normativa para cada uno de los colectivos afectados.

Fotos

Vídeos