¿Quién fue Sor Teresa Prat?

Niñas jugando en el patio en 1954.
Niñas jugando en el patio en 1954. / Archivo UMA

La religiosa que da nombre a la avenida de la antigua Tabacalera fue la directora de la Casa de la Misericordia, hoy convertida en La Térmica, durante más de 30 años

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Existen decenas de calles en Málaga por las que se pasa a diario pero cuya denominación de origen se desconoce. ¿Quiénes fueron realmente las personas que han terminado por darles nombre? ¿Cuál fue su aportación concreta a la ciudad? Héroe de Sostoa, Armengual de la Mota o Sor Teresa Prat, por poner sólo algunos ejemplos, fueron personajes reales que de algún u otro modo dejaron su huella en la capital. El último caso, el de Sor Teresa Prat, esconde una de esas historias desconocidas para la mayoría. Porque esta religiosa que da nombre a la arteria principal que preside la antigua Tabacalera existió, y además dejó un importante legado no muy lejos de allí.

La historia de Sor Teresa Prat estará por siempre ligada al Hogar Provincial Nuestra Señora de la Misericordia o Casa de la Misericordia, en la avenida de los Guindos, también conocida con los nombres de Asilo Provincial y Hospicio, ya que la dirigió durante más de 30 años.

Dependiente de la Diputación Provincial, su sede es hoy uno de los epicentros de la creación contemporánea más importantes de la provincia gracias a la Térmica, pero la historia real de este espacio se remonta a principios del siglo XX.

Foto antigua de la Casa de la Misericordia. / Archivo UMA

La institución, cuyo origen está fijado a mitad del siglo XIX, ocupó con anterioridad otros espacios como un caserón cercano a la parroquia de Santo Domingo o un edificio en el barrio de Capuchinos, pero en el año 1888 la Diputación recibió el permiso del gobierno de la época para construir otra sede. Así fue tomando forma este espacio de dos plantas de altura y organizado en torno a tres patios cuadrados y cuyo proyecto corrió a cargo del arquitecto jefe provincial, Juan Nepomuceno Ávila, con un presupuesto de 986.905 escudos (unos 15.000 euros al cambio). Su uso iba a estar dedicado, efectivamente, a la atención de los más necesitados, pero los efectos de la guerra de Marruecos obligaron a convertirlo, aún sin estar terminado, en un Hospital de sangre o campaña durante los años 1908 y 1909. Así se recoge en la página web de la Diputación, que confirma que una vez recuperado su uso original comienza a funcionar como hospicio de la mano de la Junta Provincial de Beneficencia.

El centro acogió durante décadas a los llamados niños de la calle de la capital (sobre todo del barrio de Huelin) o la provincia, es decir, chavales necesitados que encontraron allí un hogar y que en otros casos eran huérfanos de padres muertos durante la Guerra Civil. Los mayores de seis años ingresaban en el orfanato, mientras que los más pequeños eran asignados a la 'Gota de Leche', nombre por el que también se conoció al espacio. Poco a poco, la Casa de la Misericordia fue ampliando sus funciones hacia el ámbito educativo con la puesta en marcha de unidades escolares y talleres donde los niños aprendían oficios como la carpintería, la albañilería, la jardinería y sobre todo la imprenta, que durante años se encargaría de la publicación del Boletín Oficial de la Provincia y de donde salieron decenas de chavales preparados en las artes gráficas. Tampoco faltaban otras instalaciones como una lavandería , un huerto, una zapatería, un campo de fútbol y hasta una vaquería.

A cargo de todo aquello, una treintena de monjas de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl que fueron dirigidas durante más de tres décadas por Sor Teresa Prat, que quedó para siempre vinculada no sólo al espacio (en el que hoy trabajan incluso antiguos alumnos), sino a la cercana avenida que recuerda su labor de beneficencia aunque de ella haya apenas referencias biográficas.

La Casa de la Misericordia mantuvo sus puertas abiertas como Hospicio hasta el año 1987, cuando la Diputación lo reconvirtió en Centro Cívico Multiusos; y más recientemente, el 18 de enero de de 2013, como sede central de La Térmica, un proyecto cultural que mira hacia la creación contemporánea aunque sin perder la referencia histórica del edificio que ahora ocupa.

Otros reportajes que pueden interesarle:

- ¿Quién fue el héroe De Sostoa que da nombre a la popular calle en Málaga?

- Armengual de la Mota: el obispo malagueño que llegó a la corte de Felipe V

Fotos

Vídeos