Teresa Porras: «Desde que me nombraron me siento una 'limasera' más»

Porras, ayer tarde, tras la entrevista con este periódico, en la calle Molina Lario de la capital. /Ñito Salas
Porras, ayer tarde, tras la entrevista con este periódico, en la calle Molina Lario de la capital. / Ñito Salas

La concejala de Concejala de Fiestas, Playas y de Limasa sostiene que en general la ciudad no está sucia y admite que «falta organización y coordinación» en la limpieza

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

A sus responsabilidades como concejala de Servicios Operativos, Régimen Interior, Fiestas, Playas y los distritos de Cruz del Humilladero y Teatinos, Teresa Porras suma desde el pasado viernes la gestión de las empresas Limasa y Limposam. La bregada concejala tendrá que lidiar con la empresa de limpieza, en el ojo del huracán desde hace años, en un momento donde está sobre la mesa el futuro modelo de gestión de esta sociedad y a un año de las próximas elecciones municipales. Un reto que dice asumir «con ilusión y no como una carga».

Vaya reto tiene por delante: normalizar Limasa. ¿Cómo lo hará?

–Primero, con los trabajadores y con la gente que trabaja en el servicio de limpieza en el Ayuntamiento para involucrarlos y que asuman que es un reto no sólo mío, sino también de ellos. En segundo lugar, trasladar a la ciudadanía que tienen que colaborar en la limpieza porque si no el proyecto está cojo.

–¿Se ha fijado alguna fecha para tener normalizada la situación en Limasa en cuanto al modelo de empresa?

–No hablo del modelo. Hablo de que ahora mismo lo que tengo que poner en marcha es el sistema de limpieza de la ciudad y no me he planteado si privatizarlo o municipalizarlo.

–¿Le gusta más el modelo de privatización o el de municipalización?

–No tengo datos y no puedo pronunciarme sobre uno u otro.

–¿Y qué le parece el modelo híbrido que se ha planteado donde se municipaliza la recogida y tratamiento y se privatiza la limpieza?

–No tengo datos ni para volcarme ni a un lado ni a otro. Lo que sí tengo claro y sí tengo datos, por mi experiencia, es que falta organización y coordinación. A partir de ahí, me voy a centrar en primero en coordinar y organizar e implicar tanto a la plantilla de Limasa como al ciudadano.

Asumir la responsabilidad de Limasa, ¿es un premio o un marrón?

–No lo veo como premio ni como marrón. Lo veo como un asunto importante de la ciudad y una cuestión que hay que solucionar. Me voy a dejar el alma en intentar solucionar el problema de Limasa.

–¿Usted considera que Málaga está sucia como dicen los ciudadanos en las encuestas?

–Habrá sitios que están más sucios y otros que están más limpios, depende de donde vayas. Muchas veces que la ciudad esté en un sitio más sucia es porque la gente ensucia más. El que haya en una barriada equis siete mojones de perro no es porque vengan de otro barrio a echarlo ahí sino que son los propios vecinos.

La edil sostiene que en general la ciudad no está sucia y admite que «falta organización y coordinación» en la limpieza

«Me voy a dejar el alma en intentar solucionar el problema de Limasa»

–¿Su percepción de la ciudad en general es que está limpia o sucia?

–En general no creo que la ciudad esté sucia. Hay sitios que están limpios donde no hace falta ni barrer todos los días y hay otros que no puedes dejar de ir ni un día.

En las encuestas los ciudadanos suspenden el servicio de limpieza.

–La limpieza puede ser mejorable por parte de todos. El servicio de limpieza y los ciudadanos deben coincidir en el mismo objetivo que tenemos: mejorar la limpieza.

–¿La limpieza es su mayor reto político, el más complicado, desde que llegó al Ayuntamiento?

–Complicado lo veo porque sólo queda un año de mandato, pero voy a intentar que en ese tiempo las cosas se mejoren y todo el mundo sea consciente de que la mejora debe ir en esa línea, de que todos debemos poner nuestro granito de arena.

–¿Cuál va a ser su primera medida en Limasa?

–Reunirme esta tarde (por ayer) con los empresarios de hostelería del Centro para hablar con ellos a ver de qué forma podemos hacer la recogida del Centro Histórico en los puntos donde tenemos los contenedores soterrados y conseguir que no veamos ni una bolsa de basura en el suelo. Después haré lo mismo en los barrios. Estoy segura de que va a haber buen entendimiento.

–¿Prevé hacer cambios en los responsables de la empresa?

–Ahora mismo no. Dentro de unos meses, a lo mejor. Ahora voy a empaparme de los distintos problemas que pueda haber y las distintas soluciones que podemos poner en marcha. Sobre todo, repito, implicar a todos para dar un vuelco en la imagen que hay sobre la limpieza.

–¿Ha hablado ya con el comité de empresa?

–Me reuniré esta semana.

–¿Limasa ha sido uno de los principales puntos negros de la gestión del PP en el Ayuntamiento?

–No lo veo como un punto negro, sino que ha sido un tema que por sus dimensiones ha sido muy complicado. El problema no es el cien por cien de Limasa; si tengo que poner un porcentaje es cincuenta por ciento responsabilidad de Limasa y cincuenta, de los ciudadanos.

«El problema de la limpieza es 50% responsabilidad de Limasa y 50%, de los ciudadanos»

«Me voy a centrar en implicar en la limpieza tanto a la plantilla como a la ciudadanía»

Es usted ahora mismo uno de los concejales del Ayuntamiento con mayor poder político, ¿cómo lo lleva?

–Siempre he tenido una responsabilidad importante en el Ayuntamiento.

Pero ahora, tiene más.

–No considero que porque tenga Limasa soy más que antes ni menos que antes.

–¿Se considera una superconcejala?

–No.

Sin embargo, la imagen que se transmite es que es el concejal que ha salido más reforzado de esta crisis de gobierno, en ascenso y con el respaldo del alcalde.

–Siempre he tenido el respaldo del alcalde. Respecto a Limasa en ocasiones se ha utilizado como patraña política. Cuando no hay nada de moda ni de que hablar, se habla de Limasa. Creo que a los trabajadores de Limasa nadie los tiene que tutelar, son mayores para tutelarse sólos. Hay un dicho que me dijo mi madre:la ropa sucia se lava en casa. Y es una de las cosas que voy a transmitir: la ropa sucia, en casa. Yo desde el viernes que me nombraron me siento como una 'limasera' más.

–¿Con las nuevas responsabilidades, De la Torre le ha premiado su gestión o su lealtad?

–Con el alcalde llevo 18 años trabajando. Siempre he admirado al alcalde y lo seguiré admirando. En este momento, él ha creído conveniente, a un año de elecciones, que yo me haga cargo de esto y no lo veo como premio ni como castigo. Yo siempre he sido leal al alcalde y seguiré siendo leal a él.

Va camino de los veinte años en el Ayuntamiento, ¿su objetivo es repetir en 2019 en las listas?

–En principio, sí. Me gustaría llegar con una mayoría absoluta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos