Los taxistas de Málaga auguran un «futuro negro» ante el previsible aluvión de VTC

F. JIMÉNEZ MÁLAGA.

«Un mazazo y un jarro de agua fría para el sector». Así es como los taxistas de Málaga han recibido las dos sentencias del Tribunal Supremo que abren la puerta a un aluvión de nuevas licencias de vehículos de transporte con conductor (VTC), que operan a través de plataformas como Uber y Cabify. A raíz de que el Alto Tribunal haya concedido 80 autorizaciones de este tipo de servicio que habían sido denegadas en 2014 por la Comunidad de Madrid, a nivel nacional auguran una cascada de resoluciones favorables a empresas que pueden suponer el otorgamiento de unas diez mil en todo el país. En el caso de la provincia de Málaga, el número de autorizaciones que podrían activarse y que hasta ahora están paralizadas en los tribunales ronda el millar, una cifra que reventaría aún más la proporción de una VTC por cada 30 taxis que marca la ley. «El futuro se presenta completamente negro», reconocía ayer el presidente de la Asociación Unificada Malagueña de Autónomos del Taxi (Aumat), José Royón, quien además de las licencias que podrían concederse en la provincia añade las pendientes en el resto de Andalucía, ya que las VTC tienen libertad para prestar servicio en cualquier provincia dentro de su comunidad autónoma. A esto se une que estas empresas también pueden operar en otras comunidades autónomas siempre que no superen el 20% de sus servicios trimestrales.

En este contexto, el Ministerio de Fomento prevé aprobar antes de final de año el decreto que lleva preparando desde el verano para ordenar los sectores del taxi y de las VTC para tratar de garantizar la convivencia entre ambos. Entre las medidas previstas, destacan, por un lado, la obligatoriedad de las VTC de dar cuenta en un registro público de toda su actividad para garantizar que cumplen con el requisito de contratación previa y evitar que circulen por las calles en busca de clientes; y por otro, frenar la especulación con las licencias que se otorguen prohibiendo su venta en los dos primeros años. Desde el taxi advierten de que, sin control, estas medidas no surtirán efecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos