Los taxistas intentan colapsar la ciudad como medida de presión durante la huelga indefinida

La caravana de los taxistas colpasó Málaga. / Ñito Salas. Vídeo: Pedro J. Quero

Vehículos de Barcelona, Valencia, Granada, Córdoba y Madrid se suman a la protesta, que recorrió desde el aeropuerto al Centro de Málaga, para intentar que tenga repercusión nacional

PILAR R. QUIRÓS , FRANCISCO JIMÉNEZ y IVÁN GELIBTERMálaga

La finalidad de los taxistas era clara: intentar colapsar Málaga capital para que su protesta, que ha dado pie a una huelga indefinida, fuera visible en la calle. Eso fue lo que decidieron esta mañana los más de 400 taxis de la capital y de la Costa del Sol congregados en el aeropuerto en su zona de parada, a los que se sumaron vehículos de Barcelona, Valencia, Granada, Córdoba y Madrid. Finalmente, pese a los líderes de la asociación representativa Aumat, cogieron sus taxis y pusieron rumbo a Málaga. Las licencias pares fueron por la Carretera de Cádiz y las impares, por la avenida de Andalucía, provocando considerables problemas de tráfico.

La salida de los taxis ha sido lenta desde las dos de la tarde hacia los dos lugares que habían acordado previamente: avenida de Andalucía y carretera de Cádiz, con la idea de hacerse notar y que su huelga cortara los accesos a la ciudad. La entrada por la avenida de Velázquez, que ha sido especialmente tediosa, ha provocado que una veintena de autobuses se mantuvieran en cola en su carril porque los taxis también ocupaban esta vía. Ha habido momentos de tensión en los que los ciudadanos les gritaban a los taxistas, sobre todo a algunos venidos de Barcelona, con las típicas frases poco amistosas. Más adelante, ya casi llegando al mercado de Huelin, y cogiendo la senda hacia la calle Ayala, la Policía Local les ha conminado para dejar libre el carril del autobús, pero al rato lo habían invadido de nuevo. Su dispersión empezó a la llegada a la gran avenida José María Garnica, y desde allí enfilaron al Parque por el muelle de Heredia.

Más noticias

La otra comititiva entró por la avenida de Andalucía pasadas las tres de la tarde circulando en una fila de un único carril, ampliándose después a dos carriles a la altura del puente de Las Américas. Ahí inició la vigilancia de la concentración de huelga de los taxis un furgón de la Policía Nacional, que hizo seguimiento del recorrido hasta el Ayuntamiento. Patrullas de la Policía Local, a su vez, se ubicaron en varios cruces durante el camino para evitar que hubiese incidentes. La sorpresa se adueñaba tanto de turistas como de oriundos que a esas horas se dirigían a la feria del Centro y vieron cómo los taxistas colapsaban el paseo del Parque a partir de las 16.30 horas de la tarde.

Por otra parte, el servicio de taxis esta mañana en el aeropuerto sólo tenía una demora de 15 a 20 minutos en la hora punta, sobre la una de la tarde. Tres o cuatro taxistas estaban en los accesos de la cola de viajeros valorando a los usuarios por si alguno de ellos viajaba en silla de ruedas, necesitaban ir al hospital o eran familias con bebés para así darles prioridad. No obstante, una pareja de la Policía Nacional ha estado buena parte de la mañana controlando la entrada a la cola de ususarios del taxi para que no entrase ningun vehículo que no estuviese autorizado, que es a juicio de muchos de los congregados el gran problema del aeropuerto de Málaga, puesto que se quejan del ingente numero de VTC y de conductores con vehículos piratas.

Fotos

Vídeos