Tacticismo para negociar las cuentas de la Diputación

Estefanía Merino, Francisco Conejo y Luis Guerrero./Sur
Estefanía Merino, Francisco Conejo y Luis Guerrero. / Sur
Crónica Política

El PSOE pretende liderar a la oposición para elaborar los presupuestos de 2018 y el PP tiende la mano a todos los grupos para lograr acuerdos

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

En plena cuenta atrás para cerrar los presupuestos de la Diputación de Málaga para 2018 –está previsto que el 22 de diciembre se celebre un pleno para su aprobación–, en la institución provincial se empiezan a producir movimientos tácticos de los partidos políticos para lograr acuerdos toda vez que el equipo de gobierno popular no tiene mayoría absoluta y necesita del apoyo o la abstención de alguno de los cuatro grupos de la oposición. En los dos últimos años, el PP sacó adelante las cuentas merced al apoyo de Ciudadanos (en 2016 votó a favor y en 2017 se abstuvo), IU y Málaga Ahora (se abstuvieron en los dos ejercicios), mientras que el PSOE votó en contra.

Para intentar evitar mostrar la imagen de aislamiento de estos dos últimos ejercicios, los socialistas pretenden liderar a la oposición para elaborar los presupuestos de 2018 y por ello van a mandar un documento a Ciudadanos, IU y Málaga Ahora para negociar las cuentas y que el PP se tenga que sumar a ese acuerdo. Para intentar convencer a la formación naranja y las dos organizaciones izquierdistas, el portavoz del PSOE en la Diputación esgrimió ayer los datos del informe de la Intervención General de la Diputación sobre el grado de ejecución presupuestaria de enero a septiembre del año en curso para poner sobre la mesa que los incumplimientos de los acuerdos firmados por los populares con estos partidos para lograr su apoyo.

Y en este sentido, Francisco Conejo acusó al PP y al presidente del ente supramunicipal de «comprar con mentiras» la abstención de Ciudadanos, IU-Málaga para la Gente y Málaga Ahora a las cuentas de 2017 y de «haberles tomado el pelo». Para ello, enumeró una ristra de promesas en materia social, de empleo, infraestructuras o igualdad recogidas en el papel y que no se han cumplido.

Por ello, el líder socialista preguntó al resto de partidos de la oposición si pensaban dejarse engañar también este año por un partido, el PP, «que no es de fiar y para quien los presupuestos son papel mojado» y les emplazó a negociar unas cuentas que permitan cambiar las políticas que durante este mandato se vienen desarrollando en la institución provincial.

A este movimiento táctico, de ajedrecista político, contraatacó la diputada de Economía y Hacienda ofreciendo la mano tendida del PP al resto de grupos políticos para alcanzar acuerdos y acusando a los socialistas de no tener autoridad política para dar lecciones económicas ya que cuando gobernaron la Diputación dejaron una deuda de 300 millones de euros.

Francisca Caracuel recordó la política de saneamiento económica desarrollada por el PP desde que llegó al gobierno de la institución en 2011 y puso sobre la mesa que entre 2012 y 2016 se han invertido 333 millones en los municipios malagueños y se les han transferido 340 millones.

Caracuel arremetió contra Conejo y su «política veleta» respecto al presupuesto por no tener un criterio claro respecto a las cuentas de la Diputación y por su rechazo permanente al avance de la provincia.

En el resto de partidos, el portavoz de Ciudadanos explicó que el lunes tuvieron la primera reunión con el PPpara negociar los presupuestos del próximo año. Un encuentro en el que pusieron sobre la mesa propuestas por valor de 10 millones de euros. Gonzalo Sichar dijo que ahora empieza la negociación, aunque no quiso hacer predicciones sobre el sentido del voto de la formación naranja. Sí se mostró muy crítico con el PSOE, partido al que acusó de «poco constructivo» en la Diputación y dudó de que pueda liderar a la oposición.

Desde IU, Guzmán Ahumada, su portavoz, manifestó que cara al 2018 aún no tienen definida la postura y el sentido de su voto ya que están a la espera de una respuesta del equipo de gobierno a las propuestas que le han presentado. El dirigente izquierdista le recordó al PSOE que ha sido la coalición la primera que denunció los incumplimientos del PP a los acuerdos firmados con IU y que no se ponga medallas.

Rosa Galindo, portavoz de Málaga Ahora, dejó abierta la puerta a negociar los presupuestos con el PSOE, pero se mostró crítica con Conejo, a quien acusó de ser «un poco prepotente en sus formas» y le aconsejó «cuidar sus tonos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos