La Subdelegación del Gobierno de Málaga prepara un catálogo de centros sanitarios conflictivos

Participantes en la reunión de trabajo en la que se abordó el tema de las agresiones a médicos./Sur
Participantes en la reunión de trabajo en la que se abordó el tema de las agresiones a médicos. / Sur

Una mesa de trabajo acuerda crear un registro unificado con las agresiones que sufren los médicos en el ejercicio de su profesión

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Tener tolerancia cero con las agresiones a los profesionales sanitarios en el ejercicio de su trabajo y aplicar medidas para ofrecer más seguridad y para prevenir la violencia física o verbal son elementos claves para combatir esa lacra. La Subdelegación del Gobierno en Málaga, en colaboración con colegios profesionales y sindicatos, está preparando un catálogo o mapa de los centros sanitarios de la provincia malagueña con más conflictividad y agresiones. Así lo dijo ayer el subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, tras la primera reunión de una mesa de trabajo sobre agresiones a médicos, celebrada en la sede de ese colegio profesional, con la asistencia de profesionales de la medicina, de la Justicia, del sindicalismo y de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. La mesa tiene previsto reunirse cada cuatro meses.

Briones manifestó que a la hora de elaborar ese catálogo, que tiene como finalidad dar una mayor protección al personal sanitario por parte de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, se contempla también un plan de información para prever la evolución delictiva de un área sanitaria concreta, contar con un perfil de las personas que cometen las agresiones y saber si los centros analizados tienen o no vigilantes de seguridad privada. El subdelegado señaló que en todos los casos que se produzca un ataque violento contra un médico u otro profesional sanitario hay que presentar denuncia, ya que es algo esencial para poder actuar tanto policial como judicialmente. Briones recordó que las denuncias se pueden formular incluso a través de una aplicación de teléfono móvil. «Vamos a contar con una mayor coordinación, lo que permitirá un escenario más positivo en la lucha contra las agresiones a los profesionales de la sanidad», afirmó el subdelegado del Gobierno.

Otra de las conclusiones de la citada mesa de trabajo es la creación de un registro unificado que contemple la cifra de las agresiones a los facultativos, explicó el vicepresidente primero del Colegio de Médicos de Málaga, José Antonio Ortega. En la reunión celebrada ayer se constató que los datos que manejan ahora las fuerzas de seguridad, el Colegio de Médicos y el SAS sobre el número de agresiones a los profesionales difieren. Por tanto, es conveniente que haya un registro unificado que ofrezca una información fidedigna bajo la coordinación del Colegio de Médicos.

Otros aspectos debatidos fueron el incremento de insultos y amenazas contra médicos en las redes sociales y la necesidad de garantizar un mayor amparo legal a los facultativos que trabajan en la sanidad privada en el caso de que sean agredidos, puesto que esas acciones violentas no están considerada como delito, como sí ocurre con los médicos de la sanidad pública, precisó el doctor Ortega.

Tema preocupante

El presidente del Colegio de Médicos de Málaga, Juan José Sánchez Luque, calificó de «histórica» la primera mesa de trabajo sobre agresiones a facultativos, por ser un tema que preocupa mucho y ser conscientes de que las denuncias que se presentan solo son «la punta del iceberg» de las conductas violentas que soportan los médicos en su trabajo. «Con esta mesa queremos unificar criterios y que haya una mejor coordinación para actuar en defensa de los profesionales de la medicina», declaró Sánchez Luque.

El fiscal jefe de la Audiencia de Málaga, Juan Carlos López Caballero, dejó claro que la Fiscalía aplica todas las posibilidades legales con las que cuenta en caso de agresiones al personal sanitario. Respecto a la utilización de las redes sociales para insultar o animar a la violencia física contra médicos, el fiscal indicó que esas actuaciones se pueden investigar y perseguir para que no queden impunes. «Lo que es necesario es que esos hechos se denuncien para poder perseguirlos», manifestó López Caballero, que está a favor de que se abra un debate para la aplicación de normas que ofrezcan una mejor respuesta a las agresiones que haya en el sector sanitario privado.

Por su parte, el secretario general de la Delegación Provincial de Salud, Juan José Monedero, aseguró que las agresiones preocupan mucho al sistema sanitario público, el cual dispone de un plan de prevención y actuación para combatirlas. Monedero significó que Salud tiene un registro de agresiones y otro de los centros con mayor conflictividad. Asimismo, defendió que se trabaje más en la prevención de ese tipo de violencia y en la seguridad de los profesionales que presentan una denuncia.

El miembro del Sindicato Médico de Málaga Juan Garrido recalcó que hay que luchar contra la lacra de las agresiones en los centros sanitarios, animó a los médicos a que denuncien esos hechos y pidió a la población respeto para los profesionales que los atiende.

Temas

Sas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos