Los sindicatos se suman a la concentración de mañana en Málaga en defensa de las pensiones

Pensionistas, en una de sus últimas protestas en Málaga. /SUR
Pensionistas, en una de sus últimas protestas en Málaga. / SUR

CC OO y UGT suspenden la protesta que habían convocado por su cuenta y confluirán con la Coordinadora Estatal en la plaza de la Marina

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Los sindicatos mayoritarios han decidido dejar de hacer la guerra por su cuenta y sumar fuerzas con el colectivo ciudadano y ajeno a siglas que está liderando la movilización social en defensa de las pensiones. Mañana sábado, CC OO y UGT se sumarán a la concentración convocada a las doce del mediodía en la plaza de la Marina por una plataforma local de jubilados que actúa bajo el paraguas de la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones. A la misma hora están previstas movilizaciones en las principales ciudades del país.

Los sindicatos han decidido que la mejor estrategia para presionar al Gobierno y a los partidos políticos es confluir con la citada coordinadora, lo mismo que han hecho otras organizaciones como Facua. Por ello, decidieron desconvocar la protesta que tenían prevista para ayer en Málaga y centrar sus esfuerzos en lograr que la concentración de mañana sea masiva.

Los organizadores de la concentración se están empleando a fondo para atraer no sólo a jubilados, sino a ciudadanos de todas las edades. Se ‘patean’ mercados y mercadillos, centros de salud, hogares del jubilado y asociaciones de vecinos; siembran los barrios de carteles que pagan de su bolsillo; contactan con otros colectivos sociales... sin olvidar el papel fundamental que están jugando las redes sociales desde el inicio de este movimiento.

Sin duda, la dichosa carta del 0,25% ha sido el catalizador de la indignación de los mayores. El secretario general de Comisiones Obreras, Fernando Muñoz, reflexiona: «La recuperación económica que está llegando a los trabajadores, aunque sea tímidamente, y sobre todo a las empresas. Y los jubilados no pueden quedarse fuera». Por eso volver a ligar la revalorización de las pensiones al IPC está en cabeza de las reivindicaciones de este colectivo. Pero hay otras exigencias: recuperar el subsidio para parados mayores de 52 años, volver a fijar la edad de jubilación a los 65, fijar la pensión mínima en 1.084 euros, compensar la brecha de género de las pensiones, derogar el denominado factor de sostenibilidad y garantizar los ingresos del sistema público de pensiones vía impuestos, entre otras.

Con estas movilizaciones, los pensionistas denuncian la «escasa» subida del 0,25% de las pensiones aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy y reclaman su revalorización según el IPC para «recuperar el poder adquisitivo perdido».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos