Sevilla-Málaga: un viaje en tren sin gota de agua

Ni en el tren ni en los dispensadores había agua para los viajeros./
Ni en el tren ni en los dispensadores había agua para los viajeros.
COSAS DE LA CIUDAD

El domingo se agotaron las botellas en los trenes y en la propia estación sevillana

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Hacer estos días de intenso calor un viaje desde Sevilla a Málaga sin una gota de agua que echarse al cuerpo porque no hay posibilidad de hacerse con una botella ni en el propio tren ni siquiera en los andenes es algo que suena a los tiempos del inicio del ferrocarril pero no al siglo XXI. Sin embargo es algo que ha experimentado el domingo pasado un lector, Joaquín Gordillo, quien desea exponer lo que considera una falta de previsión y de atención por parte de Renfe. Según relata, el pasado domingo día 18 tuvo que desplazare a Sevilla por un asunto familiar y decidió hacerlo en el tren «como medio más seguro y huyendo también de las altas temperaturas». «Después de pasar un día insoportable por los más de 40 grados que hacía en Sevilla, –dice– mi afán era llegar a la estación sevillana de Santa Justa, lo que hice casi deshidratado, como el que busca un oasis, para coger el tren de las 20.02, número 13010, que me devolviera a Málaga con algunos grados menos», señala. No contaba con la poca previsión. «Me dirigí al dispensador de agua y refrescos que lleva el tren, y me encontré agotada el agua. Entonces me bajé al andén 11 y en todas las máquinas el agua estaba igualmente agotadas», dice. Sin tiempo de reacción el tren arrancó. «Puesto el tren en marcha se lo comenté al factor, y me dijo que los trenes anteriores estaban en iguales circunstancias, ejemplo el 13917, y que en ninguna estación del recorrido había posibilidad de comprar agua. Loco por llegar a Málaga, nos deleitó el sistema con más de 35 minutos de retraso de la hora prevista», señala. Resultado de esta experiencia, este ciudadano se pregunta: «¿A quien hay que darle las gracias por tan poca eficiencia y preocupación por los pasajeros?. Cojo esta línea de corta distancia a menudo, y es raro que no se retrase, lleve algo averiado, los baños atascados o fuera de servicio, y un largo etc de despropósitos. ¿Hasta cuando?».

Atravesar la ‘estepa sevillana’ a 40 grados en un tren sin posibilidad de beber agua suena a película del oeste. Le ha ocurrido a este ciudadano y a otros que realizaron el trayecto de Sevilla a Málaga ese día y que se vieron sorprendidos por esa falta de atención a los pasajeros. La compañía estatal de ferrocarriles invierte muy poco en Málaga. Suprime trenes del Cercanías, la línea más rentable de España, y no repone ni el agua.

Muebles en la calle.
Muebles en la calle.

Calle Medellín: unos muebles que llevan días sin recoger

En la calle Medellín, entre la calle Cuarteles y la calle Ancha del Carmen, junto a los contenedores soterrados que hay en aquel lugar, hay unos muebles que llevan varios días allí depositados y que según se queja un vecino no los han recogido aún. Los muebles ofrecen muy mala imagen en ese punto que se encuentra junto a la estación del tren de Cercanías de Málaga a Fuengirola, y los vecinos de la zona se quejan de la acumulación de enseres que se produce junto a los contenedores soterrados ubicados a la altura del número 1.

Ya saben que la empresa Limasa ha reorganizado el servicio de recogida de muebles asignando a cada zona un día concreto de retirada de enseres, a diferencia del sistema que se venía empleando antes, en el que se actuaba tras una llamada telefónica. Con el nuevo sistema, si no se sacan los muebles el día que corresponda la recogida, entonces los enseres permanecerán en la calle una semana hasta que llegue de nuevo el día señalado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos