Setenta solares del Centro siguen aún pendientes de la burocracia de la Junta

Solar de la calle Gigantes, junto a Carretería, en el que iban a levantarse 32 viviendas. /SUR
Solar de la calle Gigantes, junto a Carretería, en el que iban a levantarse 32 viviendas. / SUR

El Ayuntamiento y el Gobierno andaluz no han cerrado todavía el acuerdo para repartirse los suelos de las 'tecnocasas' tras un lustro de negociación

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

El dinamismo que está demostrando el Centro Histórico de Málaga en lo relativo a la construcción y rehabilitación de edificios, motivado fundamentalmente por el auge turístico de la ciudad, contrasta con la desidia de las administraciones públicas por desbloquear el uso de setenta solares y edificios desalojados que hace más de 15 años se reservaron el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía para desarrollar el plan que iba a repoblar el corazón de la ciudad con viviendas que incluirían un espacio para el teletrabajo, las bautizadas como 'tecnocasas'. Hace ahora un año, el 1 de diciembre de 2016, las dos instituciones anunciaron que ya habían cerrado un acuerdo para repartirse estas parcelas y desbloquear su futuro. El pasado mes de mayo, la secretaria general de Vivienda de la Junta, Catalina Madueño, se resistía a poner fecha a la firma del convenio para declarar la defunción del plan de las 'tecnocasas'. Y a pocas semanas de que finalice 2017, todavía no no está totalmente claro cuándo se dará el carpetazo definitivo a este asunto que lastra numerosos espacios baldíos del Centro.

La última información recibida desde la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA) apunta la posibilidad de que la rúbrica del convenio se produzca en el primer trimestre de 2018. No obstante, para que ello sea posible, todavía quedan varios trámites por salvar. «La tramitación requerirá, además de los informes jurídicos y presupuestarios habituales, también el dictamen del Consejo Consultivo de Andalucía, previo al acuerdo del Consejo de Gobierno que autorizará, en última instancia, la resolución del acuerdo», precisaron fuentes de la AVRA.

Cuestionadas por la demora en desbloquear este asunto que mantiene en suspenso el futuro de un buen número de solares del casco antiguo, remarcaron que supone un proceso «complejo, ya que se trata de liquidar un acuerdo que llevaba aparejado un compromiso presupuestario muy elevado, y que además tiene afección sobre un número importante de privados, los titulares de las fincas expropiadas por este convenio». «Es intención de la Consejería de Fomento y Vivienda acelerar en la medida de lo posible los pasos pendientes para finalizar la tramitación de la resolución del convenio, si bien no dependen exclusivamente de este órgano», añadieron desde AVRA.

El convenio entre el Ayuntamiento y la Junta permitirá cerrar el reparto de suelos entre las dos administraciones. En algunas parcelas, el Consistorio construirá promociones de viviendas de protección oficial y luego se las entregará a la Junta para su gestión. Estas intervenciones compartidas entre las dos instituciones están previstas en solares como el situado en la calle Gigantes, junto a Carretería, y en las parcelas y edificios desocupados existentes entre las calles Lagunillas y Victoria.

Cuentas pendientes

Aunque el acuerdo no se ha refrendado todavía, el Gobierno andaluz ha empezado a dar cumplimiento a la parte que le corresponde y ha retomado el pago de las expropiaciones que están pendientes desde hace seis años. Según la información aportada desde AVRA, de los seis millones de euros que debe abonar la Junta a los propietarios de las fincas que se reservaron se habrán pagado 4,4 millones cuando finalice este año. «La cuantía restante se liquidará previsiblemente en 2018, ya que en los presupuestos de la agencia para el próximo ejercicio hay provisionada una cantidad de dos millones de euros para tal fin», puntualizaron.

No obstante, hasta que no se firme el acuerdo, no se pondrán en marcha otros pagos ya pactados y que corresponden al Ayuntamiento. Es el caso del millón de euros que el municipio tendrá que abonar a expropiados y los 1,7 millones que deberá entregar a la AVRA dentro del reparto de parcelas con las que se quedarán una y otra administración. Algunas serán para viviendas y otras para equipamientos, como los suelos que se emplearán para ampliar el museo Jorge Rando, en El Molinillo. El proyecto de la institución cultural es triplicar su actual superficie.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos