Seis puntos de fricción en Arraijanal por La Academia

Seis puntos de fricción en Arraijanal por La Academia

El inicio de las obras de la ciudad deportiva del Málaga es rechazado por ecologistas y vecinos

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Un mes después del inicio de las obras de la ciudad deportiva proyectada por el Málaga en una parte de los terrenos de Arraijanal, y tras seis años de trámites previos para encajar esta actuación de la fundación del club en este enclave por urbanizar del litoral malagueño, se han levantado voces de colectivos ecologistas y vecinales que, amparados por los grupos políticos de izquierda Málaga para la Gente, Málaga Ahora y Podemos, rechazan que la conocida como La Academia del Málaga ocupe la ubicación en la que ha empezado a materializarse, con los permisos necesarios de la Junta y el Ayuntamiento. Este periódico hace a continuación un repaso por los principales puntos de fricción respecto a este asunto que ayer llevó al Málaga CF a realizar una presentación del proyecto a los medios de comunicación para dar respuesta a las críticas que ha recibido en los últimos días.

Valor ambiental Un espacio virgen en el litoral malagueño

Colectivos ecologistas como Greenpeace, Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra remitieron la semana pasada un escrito al alcalde, Francisco de la Torre, en el que alertaron del «impacto» que supone realizar La Academia en «el último tramo sin urbanizar de Málaga en un entorno asfixiado por la urbanización». Asimismo, remarcaron que se trata de un ámbito con «un gran valor ambiental». Desde el Málaga y el equipo de gobierno municipal han recordado que el suelo para La Academia (108.368 metros cuadrados) ocupa únicamente el 21% de los 500.889 metros cuadrados del paraje, y se ha situado en su esquina superior oriental para no perjudicar los restos de la época romana que existen en la zona oeste del sector y quedar lo más alejada posible de la línea de playa. El club destacó que ayer que habrá al menos 383 metros de distancia entre el vallado de las pistas y el litoral. No obstante, lo que ha empezado a construir la fundación del Málaga es una primera fase de La Academia que abarca una parte del edificio principal (recepción, cafetería, gimnasio, lavandería, oficinas y sala de fisioterapia), un campo de césped natural, una grada para mil espectadores, dos campos de césped artificial y una zona de entrada con 300 aparcamientos en superficie para uso público.

Flora La afección del proyecto al arbolado de la parcela

El movimiento ciudadano y político que rechaza La Academia en Arraijanal también denuncia que supondrá un perjuicio para el valor ecológico de la zona, por la tala de árboles y la urbanización de un espacio que puede ejercer como corredor verde entre la desembocadura del Guadalhorce y la sierra de Churriana. Ya en la contestación a la alegación que presentó Izquierda Unida en 2012, los técnicos municipales informaron de que tras «un reconocimiento exhaustivo» de la zona para analizar su vegetación y su fauna, se determinó que el espacio para la ciudad deportiva del Málaga es un «pastizal, de escaso valor, compuesto por especies como cardos, cañas, malvas y esparto». Por otro lado, como ayer recordó el arquitecto autor del proyecto, Salvador Cortés, las obras cuentan con un informe positivo del área de Parques y Jardines, y su licencia ha estado condiciona a la aportación de un aval de 157.166 euros para garantizar la reposición de árboles. En la parcela existen 236 de los que 178 están afectados por la obra. El Málaga tendrá que talar varios eucaliptos y los sustituirá por palmeras y otras especies que soporten las condiciones climatológicas de este enclave. En el caso de que sobrara dinero de ese aval, se destinaría a la creación de nuevas zonas verdes en otros puntos de la ciudad.

Patrimonio Valores arqueológicos de la zona

Ecologistas, vecinos y especialmente los grupos políticos municipales que rechazan La Academia en este lugar han esgrimido también que su construcción puede poner en peligro la riqueza arqueológica que se presume de un suelo en el que ya han aparecido restos de una villa romana posiblemente dedicada a la explotación de materias primas del mar, de entre los siglos II al V después de Cristo. Desde el Málaga remarcaron que, precisamente por este motivo, una arqueóloga de la empresa Arqueosur vigila de forma permanente los movimientos de tierra para detectar la posible aparición de restos, cuyo tratamiento estará supervisado por los técnicos de la Consejería de Cultura. Las obras iniciadas profundizarán hasta un máximo de 1,6 metros para la cimentación de la grada del campo de césped natural y para un semisótano de 15 plazas de aparcamiento bajo el edificio principal de acceso.

Críticas vecinales Incremento del tráfico y del ruido

La asociación de vecinos de Guadalmar-Almar ha denunciado que el equipamiento deportivo les perjudica porque supondrá un incremento del tráfico en la zona y mayor ruido. Ya en el documento técnico de respuesta a las alegaciones que presentó esta entidad en 2012, los técnicos municipales indicaron que «en el incremento de ruido de la zona, no será el derivado de la utilización del parque y de la academia de fútbol el que tenga mayor influencia». Respecto al tráfico, que se verá incrementado, la primera fase de La Academia contempla un aparcamiento en superficie de 303 plazas para turismos y cinco para autobuses que incluye la remodelación de la carretera del campo de golf con dos carriles adicionales de espera del giro a la izquierda y de desaceleración que cuentan con un informe positivo del área de Movilidad del 13 de febrero del año pasado. Además de estas plazas, se han previsto otras trescientas aproximadamente al sur de La Academia, en una zona próxima a la urbanización de Guadalmar. De este modo se cumple con el total de seiscientas plazas establecido por el plan urbanístico para Arraijanal en base a un estudio de tráfico realizado ex profeso. Según se señala en el citado plan, ese estudio concluye que los nuevos desarrollos en la zona no alteran los niveles de servicio de los viales actuales. No obstante, está pendiente de concretarse y ejecutarse un proyecto de desdoblamiento del vial de acceso a Guadalmar, que pasaría a contar con dos carriles por sentido, y que el plan atribuye a la Junta.

Desembocadura Riesgo de inundación por el Guadalhorce

Ecologistas han alertado de que el proyecto se encuentra en un ámbito condicionado por el riesgo de inundación que supone su proximidad a la desembocadura delGuadalhorce. Sin embargo, al menos en lo referente a la primera fase de las obras, los mapas de riesgo que aprobaron la Junta y el Gobierno no 'manchan' la huella de este primera intervención.

Beneficios Una actuación de una fundación no lucrativa

El portavoz de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, ha sido especialmente crítico con el «negocio» que puede suponer La Academia para la familia Al-Thani como propietaria del Málaga. Desde el club recordaron que la ciudad deportiva está promovida por una fundación sin ánimo de lucro que, en el caso de que obtuviera beneficios, está obligada a reinvertirlos en el deporte base de la ciudad.

La constructora denuncia daños en maquinaria, amenazas e insultos

La constructora que realiza las obras de La Academia ha denunciado ante el Cuerpo Nacional de Policía los daños en maquinaria, insultos y amenazas que viene sufriendo en los últimos días. El director de Bilba, Juan Borrajo, precisó ayer que su empresa ya ha presentado una denuncia por estos hechos y que prepara una segunda en relación a las personas que ya han sido identificadas por la Policía como presuntos autores.

«Hemos denunciado la rotura de vallas, las pintadas y el incendio de basuras que provocaron ante la obra», explicó Borrajo, quien aclaró que la segunda denuncia se centrará en los últimos daños sufridos, entre ellos la rotura de los latiguillos de las máquinas excavadoras para impedir que funcionen y el rociado de los cristales de estos vehículos con pintura. «Respetamos cualquier tipo de opinión o manifestación, pero estamos sufriendo daños e insultos a diario. Al principio pensamos que sería algo puntual y lo dejarían, pero la última agresión fue ayer mismo. Hay personas que se suben a los árboles, que entran en la zona vallada de la obra, que se suben a las máquinas... Nuestros trabajadores reciben insultos y amenazas», relató el responsable de Bilba, que intenta evitar más desperfectos con la contratación de vigilancia privada para la zona de la obra durante la madrugada.

La constructora no ha cuantificado aún los daños y perjuicios que le están suponiendo estos actos vandálicos, que requieren la presencia de agentes policiales con mucha frecuencia en la obra. «Se están acentuando este tipo de acciones y pedimos que no hagan daño», incidió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos