El seguimiento de la presencia de mosquitos en el entorno del Guadalhorce muestra una ausencia total de ejemplares adultos y larvas

Rocían con producto adulticida la carretera del Campo de Golf hace unos meses. /Salvador Salas
Rocían con producto adulticida la carretera del Campo de Golf hace unos meses. / Salvador Salas

El control se realiza cada semana como complemento del dispositivo específico puesto en marcha en verano

EUROPA PRESS

El seguimiento que mantiene el Ayuntamiento de Málaga sobre la presencia de mosquitos de la especie 'aedes caspius', también conocidos como mosquitos de las marismas, en el paraje natural del Guadalhorce y su entorno ha mostrado como resultado la ausencia total de ejemplares adultos y larvas.

El control se está realizando con carácter semanal, como complemento del dispositivo específico puesto en marcha durante los meses de verano para disminuir la presencia de mosquitos en la zona de la desembocadura del río Guadalhorce, cuyas condiciones de humedad han facilitado la progresión de esta especie hasta ahora habitual sólo en entornos como los humedales de Huelva.

El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, ha destacado este jueves, a través de un comunicado, el resultado "positivo" obtenido por el programa aplicado este verano en la desembocadura, basado en el uso de larvicidas, y la intensificación de la vigilancia, así como de la intervención directa en el interior del paraje natural tras obtener la necesaria autorización de la Junta de Andalucía, responsable de su gestión.

Asimismo, ha destacado el "esfuerzo realizado" por el Ayuntamiento para informar sobre la evolución y resultados del dispositivo a organizaciones ciudadanas, entidades y colectivos relacionados con la zona de actuación.

Para realizar dicha tarea, el Ayuntamiento y la Consejería de Medio Ambiente constituyeron una mesa de trabajo con la participación de representantes vecinales y sociales, que mantiene reuniones mensuales desde el pasado verano.

El Área para la Sostenibilidad Medioambiental continúa en la actualidad, con la vigilancia tanto en el interior del paraje natural como en los aledaños de los colegios Julio Caro Baroja y Clara Campoamor, el campo de fútbol de Guadalmar y el complejo deportivo Inacua, además de en las zonas de Parque Litoral, Sacaba Beach, Guadalmar, Vega de Oro, La Cizaña y San Julián.

En ninguno de estos puntos mencionados se ha observado, en la actualidad, la presencia de larvas ni de ejemplares adultos de mosquito 'aedes caspius'.

Acción de vigilancia

También Jiménez ha explicado que en 2018 el Servicio Municipal de Vigilancia Sanitario Ambiental continuará con el seguimiento y refuerzo, en caso de ser necesario, de la acción contra la presencia de mosquitos 'aedes caspius' en el paraje del Guadalhorce y su entorno, ya que el hábitat natural de estos insectos se sitúa sólo en entornos húmedos, lo que facilita la acción de control.

Además, se mantendrá la vigilancia sobre la presencia de mosquitos de otras especies no autóctonas, y que se encuentran en fase de expansión en la península. Es el caso del mosquito tigre, del que el servicio de vigilancia ha detectado la presencia aislada de ejemplares en diferentes puntos del término municipal de Málaga en los últimos seguimientos realizados.

Este tipo de mosquito no tiene una dependencia directa del clima ni de las condiciones del hábitat, lo que ha facilitado su difusión en todo el territorio nacional y dificulta su erradicación. El Ayuntamiento ha reforzado en 2017 la información ofrecida a la ciudadanía con medidas de prevención para minimizar las picaduras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos