Sando y Acciona ganan el concurso para reactivar el metro en El Corte Inglés tras tres años de parón

El tramo del metro frente a El Corte Inglés permanece sin actividad desde hace tres años. /SUR
El tramo del metro frente a El Corte Inglés permanece sin actividad desde hace tres años. / SUR

Los trabajos se iniciarána finales de julio con un plazo de 19 meses y medio, por lo que el suburbano llegará al Centro en 2020

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El metro comienza a salir del túnel en la avenida de Andalucía. En realidad, la buena noticia es que vuelve a entrar en él. La unión de empresas formada por Sando y Acciona será finalmente la encargada de terminar las obras del tramo abandonado por Ortiz entre el intercambiador del Perchel y el Guadalmedina, pasando por Callejones, y con parada en la estación Guadalmedina (que estará situada frente a El Corte Inglés). El concurso público se falló ayer y dio como resultado que la Ute será la responsable de acometer todo el corredor hasta el Centro Histórico, según pudo saber este periódico de fuentes cercanas al proceso.

Se trata de las mismas constructoras que están ejecutando (sin incidencias graves, más allá de la aparición de restos arqueológicos y reposiciones de servicios de cierta complejidad) el tramo siguiente, que supone el paso bajo el cauce y la llegada hasta la estación Atarazanas, en la Alameda Principal. Esta última estará a escasos metros de Larios. Esta es una de las claves por las cuales su oferta ya fue la que obtuvo la mejor puntuación técnica, 94,77 puntos, por parte de la mesa de contratación.

Además

En el apartado económico, ha ofrecido una rebaja de 2,2 millones sobre el presupuesto base de licitación: 27,69 millones de euros de coste. Aunque no ha sido la plica más barata (uno de los concursantes ofreció una rebaja de hasta 6,6 millones) sí es la que ha aportado un mayor equilibrio entre la capacidad técnica y la inversión, según los técnicos encargados de evaluar las propuestas. Y está mejor posicionada en ambos criterios que la siguiente finalista. El plazo de ejecución propuesto es de 19,5 meses, levemente inferior a los 22 que planteó el proyecto constructivo, elaborado meses atrás por una consultora, por encargo de Fomento.

El día que vuelvan las máquinas se pondrá fin a un parón que dura ya tres años seguidos. Y las efemérides negras también incluyen hasta un año completo para adjudicar el actual concurso; y nueve desde que la Junta inició los trabajos en la zona: en abril de 2009 se produjo la ocupación de Callejones del Perchel y, justo un año después, de la avenida de Andalucía, con la retirada de la fuente Las Tres Gitanillas.

Paradas desde 2015

El tramo Renfe-Guadalmedina tiene 700 metros de longitud, aunque en realidad la infraestructura es el doble, porque discurren las líneas 1 y 2, una sobre otra. Las obras se suspendieron oficialmente en octubre de 2015, si bien desde el verano anterior ya estaban sometidas a la enésima «ralentización» del ritmo de avance, por discrepancias económicas entre la anterior constructora, Ortiz, y la Consejería de Fomento. En esa fecha se inició el expediente de resolución con el contratista, sobre un nivel de ejecución global que en aquellas fechas alcanzó el 65%. En concreto, el túnel se quedó al 60%, incluida la reposición de Callejones del Perchel en superficie (que sí se terminó). Mientras que el modificado de la arqueología estaba al 72%. Este fue necesario por la obligación impuesta por la Consejería de Cultura de mantener en su sitio la base de la torre nazarí del siglo XIII, descubierta en medio de la traza en Callejones del Perchel.

Un elemento clave que hay que tener en cuenta, a la hora de evaluar los plazos, es que el nuevo contrato incluye la ejecución del túnel por la Avenida de Andalucía, así como la finalización de la excavación entre la avenida de América y la estación Guadalmedina, y la posterior restitución del viario y su urbanización. Si se cumple la previsión, hacia el mes de abril de 2020 estaría lista la infraestructura, aunque quedará para próximos contratos la superestructura (montaje de las vías, catenarias y electrificación) desde Renfe hasta Atarazanas; así como la señalización, las comunicaciones y la arquitectura de las dos estaciones. La puesta en servicio de los trenes hasta el Centro se producirá a finales de ese año; y la apertura de la parada de El Corte Inglés, a lo largo del siguiente.

Desde la Consejería de Fomento fueron ayer muy cautos a la hora de informar sobre este avance, y no quisieron dar el nombre de la empresa ganadora, dado que, de momento, es una propuesta de adjudicación por parte del consejo rector de la Agencia de Obra Pública de la Junta. Conforme a la resolución de la mesa de contratación, será oficial una vez que el licitador que ha resultado ganador deposite, en el plazo máximo de diez días, la documentación requerida, tales como avales y certificados de estar al corriente de pago con la Seguridad Social y Hacienda, conforme a la ley de contratos del sector público.

La vuelta de las máquinas tampoco será inmediato. Una vez adjudicado oficialmente el concurso se abrirá otro periodo, esta vez de 15 días, para que el resto de los licitadores puedan presentar un recurso si no están de acuerdo con el resultado. Este tendrá un mes de plazo para ser respondido. En el supuesto de no se produzca ninguno, se adjudicará en firme y podrán empezar a trabajar. En el peor escenario, la empresa que se considere perjudicada podrá ir al Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales, que tendrá que resolver.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos