Salud dará respuesta sin demora al nuevo hospital en Málaga en cuanto se acabe el plan funcional

La consejera de Salud (tercera por la izquierda), en la jornadas de formación. /SUR
La consejera de Salud (tercera por la izquierda), en la jornadas de formación. / SUR

Marina Álvarez ha dicho que en dos o tres meses habrá un adelanto del proyecto que se está elaborando. La consejera inaugura unas jornadas en las que 1.500 alumnos reciben formación sobre cómo actuar en caso de una parada cardiaca

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha reiterado este lunes el compromiso de la Junta de Andalucía con el proyecto del nuevo hospital de Málaga capital y ha precisado que se está trabajando para definir el futuro de la atención hospitalaria de Málaga. La dirigente sanitaria ha recordado que se está desarrollando un proyecto muy participativo para que dé respuesta a las necesidades y expectativas de la población y de los profesionales. A ese respecto, ha dicho que hay un grupo técnico trabajando y varios subgrupos, que están haciendo un esfuerzo para acabar en breve un plan funcional. Una vez que ese plan esté terminado, la Consejería de Salud respetará las conclusiones que hagan los expertos y dará respuesta a ese proyecto sin demora, ha asegurado Marina Álvarez.

La consejera, al ser preguntada por el nuevo hospital del SAS en la capital malagueña, ha recalcado el compromiso de su consejería de responder a ese proyecto en cuanto se presente el plan funcional. Sobre cuándo estará concluido el plan, la consejera ha dicho que en dos o tres meses habrá un adelanto o esbozo del plan funcional.

La consejera ha hecho esas declaraciones en el pabellón de deportes de la Universidad de Málaga (UMA), en donde ha inaugurado en unas jornadas masivas de formación, organizadas con motivo de celebrarse hoy el Día Europeo de concienciación ante la Parada Cardiaca. Unos 1.500 alumnos malagueños de Secundaria y Bachillerato han recibido formación para saber cómo actuar si una persona sufre una parada cardiorrespiratoria mientras llegan los servicios sanitarios de emergencia.

La parada cardiorrespiratoria es la principal causa de muerte prematura en España y en los países de su entorno. En la mayoría de los casos, su origen es cardiaco y se denomina muerte súbita cardiaca y puede afectar a personas jóvenes en una proporción importante. Se estima que la incidencia de la parada cardiaca extrahospitalaria en Andalucía es de 19,5 por cada 100.000 habitantes al año, ha significado la consejera. Más de la mitad ocurren en el domicilio del paciente. La parada cardiaca es considerada la emergencia sanitaria tiempo dependiente por excelencia, ya que el pronóstico del paciente y, por tanto, las probabilidades de supervivencia, van a depender del tiempo que transcurre desde que ocurre hasta que se inician las maniobras básicas de reanimación. Es una lucha contra el tiempo.

«Estas jornadas pretenden concienciar de la importancia que tiene actuar de modo eficaz y de forma rápida cuando se produce una parada cardiaca en un entorno que no es sanitario; el tiempo es clave para lograr salvar la vida del paciente y para reducir las secuelas», ha puesto de manifiesto Marina Álvarez.

Las recomendaciones internacionales señalan que una de las estrategias para disminuir la mortalidad de los pacientes que han sufrido una parada cardiorrespiratoria (RCP) es enseñar a la población en general las medidas básicas que deben aplicar a esos enfermos mientras llegan los equipos sanitarios, una actuación que ha demostrado que aumenta la supervivencia. En este sentido, y para facilitar la enseñanza de estas técnicas a la ciudadanía en general, las recomendaciones internacionales han simplificado las acciones a llevar a cabo por los testigos y destacan sobre todo la importancia de alertar de inmediato a los servicios de emergencias sanitarias e iniciar cuanto antes las maniobras de reanimación.

Recomendaciones a través del teléfono

Ante una situación de sospecha de parada cardiorrespiratoria, desde el centro coordinador del 061 se anima y se explica a las personas que llaman para avisar cómo realizar estas maniobras básicas mientras que llegan los equipos de emergencias al lugar del suceso. Está demostrado que intentar aplicar estas técnicas, a pesar de no tener conocimientos previos en primeros auxilios, ayuda a muchos pacientes y aumenta las posibilidades de supervivencia en más del 50 por ciento de los afectados.

Álvarez se ha referido a que la Consejería de Salud ha implantado en los centros coordinadores de urgencias y emergencias del 061 un protocolo de atención telefónica ante una situación de sospecha de parada cardiaca. De eso modo, los testigos presenciales inician las maniobras básicas de reanimación cardiopulmonar siguiendo las instrucciones que se les facilitan desde la sala de coordinación de forma ininterrumpida hasta la llegada de los sanitarios. La RCP telefónica ayuda a personas que no tienen formación previa a ponerla en práctica en situaciones difíciles. A través de esas medidas, en el último año 127 personas han sobrevivido con buen estado neurológico a un paro cardiaco tras ser asistidos y reanimados por 061.

Fotos

Vídeos