Ruiz Espejo abre su etapa al frente del PSOE con un equipo renovado, municipalista y sin sanchistas

Ruiz Espejo/Francis Silva
Ruiz Espejo / Francis Silva
CONGRESO PROVINCIAL DEL PSOE DE MÁLAGA

El secretario general, cuya ejecutiva obtuvo un amplio respaldo, llama a la unidad interna y se marca el reto de gobernar la capital y la Diputación

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

José Luis Ruiz Espejo salió anoche del Palacio de Congresos de Torremolinos consagrado como secretario general del PSOE de Málaga con el aval de la militancia, que por primera vez en la historia eligió a su líder con voto directo en las primarias del pasado 1 de octubre, y con un nuevo equipo muy renovado, con gran peso del municipalismo y sin la presencia de los sanchistas.

Noticias relacionadas

La nueva ejecutiva obtuvo un amplio respaldo de los delegados al lograr el 78% de los votos (147 papeletas, frente a las 39 en blanco y tres nulas), lo que supone diez puntos porcentuales más de los que el secretario general logró en las primarias. Se trata de una dirección de 52 integrantes –seis más que la actual– al objeto de contentar a las distintas comarcas y agrupaciones; en la que sólo repiten una docena de integrantes; donde hay paridad entre hombres y mujeres; con un gran peso del municipalismo, ya que 29 de los integrantes son alcaldes o concejales y donde no hay cuota sanchista.

Entre los integrantes figuran varios alcaldes: José Juan Jiménez López (La Viñuela); José Antonio Gómez (Ojén); Teresa Valdenebro (Ronda); José Sánchez (Álora); María del Mar González (Ardales); Manuel Lara Pedrosa (Cuevas Bajas); Rosa Arrabal (Nerja); Antonio Pérez (Alozaina) y Melchor Conde (Arriate).

El núcleo duro está formado por José Bernal como presidente, con un papel más activo y relevante del que tradicionalmente ha tenido este puesto; las vicesecretarias generales Fuensanta Lima y Antonia García; el secretario de Organización, Javier Jerez; y el de Política Institucional, Daniel Pérez. Francisco Conejo formará parte de la ejecutiva como miembro nato ya que es portavoz en la Diputación, mientras que José Carlos Durán, uno de los hombres fuertes de Ruiz Espejo, seguirá en sus responsabilidades en la dirección del PSOE de Andalucía.

Malestar

Aunque María del Mar González apoyó al candidato sanchista a la secretaría general, Rafael Fuentes, su inclusión no obedece a una cuota de este grupo, sino que su entrada es fruto de ser representante del poder local. Hasta el último minuto Fuentes estuvo intentando introducir a miembros de su equipo en la ejecutiva provincial –también medió el integrante de la ejecutiva federal y reconocido sanchista Ignacio López–, pero el secretario general electo defendió que los criterios para la configuración de la misma han sido de carácter territorial.Entre los sanchistas hubo malestar por esta decisión de Ruiz Espejo y sobre la mesa queda la incógnita del papel que el sanchismo malagueño, que obtuvo un 32% de votos en las primarias, va a jugar a partir de ahora.

Donde sí hubo acuerdo y por tanto se presentó una sola lista fue en los órganos de representación. Así en el comité provincial –máximo órgano entre congresos– de los 45 miembros, los oficialistas tienen 31 y los sanchistas 14, mientras que de los 12 representantes de Málaga en el comité director del PSOE de Andalucía, nueve son oficialistas, encabezados por el alcalde de Vélez-Málaga, Antonio Moreno Ferrer, y 3 sanchistas –Rafael Fuentes, Dolores Narváez y José María Domínguez–.

Consciente de que hay fractura en el partido, en su primera intervención como secretario general, José Luis Ruiz Espejo hizo un llamamiento a la unidad y sostuvo que esta nueva etapa que debe afrontarse «desde la unidad y la pluralidad».

«Es nuestra obligación como socialistas construir un partido grande, que crezca desde dentro y se expanda en la sociedad; y que lidere una alianza política y social por el progreso en nuestra provincia. Trabajemos, por una Málaga más socialista, con un partido unido y ganador, renovado en sus liderazgos y su energía para seguir siendo el gran instrumento útil que ha sido para la sociedad malagueña desde su fundación», subrayó.

En este sentido, el nuevo secretario general mostró su disposición a coser al partido y avanzó que en este nuevo tiempo político que abre el PSOE en Málaga «tendrá cabida todo aquel que con su compromiso y su trabajo sincero quiera arrimar el hombro para construir una Málaga más socialista».

Junto a la unidad interna, el otro eje del mensaje de José Luis Ruiz Espejo giró en torno a la necesidad de que el PSOE de Málaga se convierta en una herramienta útil a la ciudadanía y para ello consideró necesario ganar las elecciones en Andalucía, en España y en la Málaga. En este punto, se marcó como grandes retos conseguir la Alcaldía de la capital, destacando el trabajo que viene realizando el portavoz municipal, Daniel Pérez, y su grupo, y el gobierno de la Diputación Provincial.

Sobre la capital dijo que está «estancada y que va y viene según los antojos y la guerra interna del quienes la gobiernan» y de la Diputación manifestó que «el gobierno de la derecha margina y ningunea a los pequeños y medianos municipios y además los beneficia o perjudica siempre en función de su color político».

Ruiz Espejo hizo un llamamiento a su partido a ponerse en pie y salir a la calle levantando «la bandera de la igualdad para conseguir una Málaga más socialista».

En su discurso, recordó los ejes que ya desgranó en la campaña de las primarias y que conforman la hoja de ruta de su proyecto político: un partido en defensa de los derechos de los trabajadores para lo que se estrecharán los lazos con los sindicatos, especialmente con la UGT; el fortalecimiento del feminismo; la promoción de los derechos del colectivo LGTBI; un partido intergeneracional, apoyado en la cultura y el ecosocialismo; la defensa de unos servicios públicos de calidad; la dinamización de las agrupaciones y Casas del Pueblo; y la apuesta por las nuevas tecnologías para comunicar «más y mejor».

El primer reto por delante será la renovación de las agrupaciones locales para lo que pidió unidad.

El congreso, presidido por el alcalde de Torremolinos, José Ortiz, terminó a los sones de ‘La Internacional’, con la mayoría de los asistentes con el puño en alto, entre ellos el nuevo secretario general.

Fotos

Vídeos