Retoman una obra parada en Cerrado de Calderón para una clínica oncológica

Los trabajos ya se han retomado en la parcela, en el número 20 de la calle Meridiana / Álvaro Cabrera

El grupo IMOncology invertirá 1,3 millones de euros en la primera fase del centro, que prevé abrir sus puertas a lolargo del año que viene

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Los obreros y las excavadoras han vuelto a una construcción cuyas obras quedaron paradas hace más de una década en la calle Meridiana, en la urbanización de Cerrado de Calderón. Lo que en origen empezó a levantarse para dar cabida a un geriátrico con capacidad para 112 residentes será finalmente una clínica de oncología promovida por el grupo IMOncology (Instituto Madrileño de Oncología), que a finales del pasado mes de agosto obtuvo de la Gerencia Municipal de Urbanismo el permiso para llevar a cabo la primera fase de este centro sanitario, valorada en 1.357.115 euros.

Esta fase, con diseño de los arquitectos Miguel Ángel Díaz, Marina Díaz, Álvaro González y Salvador Castillo, engloba la finalización del edificio en lo relativo al cerramiento de sus fachadas, la adecuación de su exterior y la adaptación para el nuevo uso sanitario de la planta semisótano. Las plantas baja y primera se dejarán en bruto, ya que su utilización, también para uso sanitario, se llevará a cabo en una etapa posterior.

Los trabajos, que ya han comenzado con un plazo de ejecución de seis meses, prevén a nivel estructural la demolición de una zona de la edificación para albergar dos búnkeres que permitan el tratamiento por radioterapia. Este es uno de los servicios autorizados en este caso por la Consejería de Salud, junto con los de oncología y farmacia. En la planta en la que se actúa en esta primera fase del proyecto también se habilitará un espacio para 19 plazas de aparcamiento, si bien en total el proyecto prevé más de sesenta estacionamientos, una vez que todo el centro se encuentre en funcionamiento.

La clínica contará con un acceso peatonal y dos para vehículos: uno para ambulancias y otro para usuarios que lleguen en su coche particular. La primera fase dispondrá de un vestíbulo principal, una zona de consultas y de espera, otra de hospital de día, zonas de control de enfermería, de preparación de pacientes, de tratamiento con radioterapia, braquiterapia e hipertermia, despachos, salas de reuniones, almacén de historias clínicas y almacén de farmacia, entre otros usos. «El objetivo es que el paciente tenga a su alcance las más novedosas posibilidades terapéuticas y de soportes complementarios para el abordaje de cualquier patología tumoral», expusieron fuentes de IMOncology, que tiene su sede central en Madrid.

Según señalaron a este periódico, todavía no está concretada la fecha en la que este nuevo centro sanitario privado para Málaga abrirá sus puertas. «Confiamos en que pueda ponerse en funcionamiento a lo largo del año que viene», apuntaron. Tampoco supieron precisar el número de puestos de trabajo que implicará su puesta en marcha.

Sí se conoce la persona que estará al frente de la clínica. Será el doctor Jorge Contreras, actualmente médico adjunto del Servicio de oncología radioterápica del Hospital Regional Carlos Haya. Es el futuro presidente electo de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica, miembro de la European Society for therapeutic Radiology and Oncology (ESTRO), de la American Society for therapeutic Radiology and Oncology (ASTRO), de la Federación de Sociedades Oncológicas (FESEO), de la Asociación Española para la investigación contra el cáncer (ASEICA), así como de la Sociedad Andaluza de Cancerología (SAC), de la que ha sido presidente electo entre 2006 y 2010.

Fotos

Vídeos