La UMA retoma la ampliación del campus con la Facultad de Psicología

Detalle del jardín vertical previsto en la nueva facultad. :: sur/
Detalle del jardín vertical previsto en la nueva facultad. :: sur

El martes se colocará la primera piedra de este nuevo edificio, bioclimático y sostenible, que costará casi 25 millones de euros

FRANCISCO GUTIÉRREZ MÁLAGA.

Las grúas, obreros y camiones regresan en unos días a la ampliación de Teatinos. La Universidad de Málaga reactiva las obras necesarias para completar el campus con la colocación de la primera piedra de la nueva Facultad de Psicología, un edificio singular, bioclimático y ecológicamente sostenible, que tendrá un coste de casi 25 millones de euros. Según el pliego de condiciones, la empresa adjudicataria dispondrá de dos años para realizar las obras, según el proyecto de ejecución de los arquitectos Eduardo Pérez y Miguel Ángel Sánchez. De esta manera, la nueva facultad no entraría en servicio hasta el curso 2019/20. El contrato de obras se adjudicó a la unión temporal Ferrovial Agroman SA-C. Lasor, SL.

El nuevo edificio de la Facultad de Psicología irá situado en el extremo opuesto a su actual ubicación. Ahora comparte espacio con Ciencias de la Educación y está más cerca de la ciudad. La edificación se sitúa sobre la parcela de terreno que está frente a la Facultad de Ciencias de la Salud. Se divide en dos partes claramente diferenciadas: la oriental, con un pabellón transparente de una sola altura que alberga las zonas comunes del proyecto, y la occidental, que incluye la parte del edificio que se encuentra elevada, donde se desarrollan el resto de los usos. Dichas zonas quedan conectadas mediante un gran jardín de luz descubierto, que conecta la parte exterior cubierta y la parte interna acristalada de todo el área de planta de acceso.

Uno de los aspectos más destacados de la futura Facultad de Psicología es que será un edificio bio-sostenible, gracias al uso de algunas técnicas novedosas. El arquitecto Eduardo Pérez Gómez explica, por ejemplo, que en la cubierta se desarrolla un jardín-bioclimático donde se usan energías renovables así como sistemas pasivos para el óptimo ahorro energético.

La totalidad de la cubierta se encuentra calada verticalmente por patios repartidos de manera uniforme, que se intercalan a su vez con zonas verdes, zonas de estancia y zonas de contemplación. Este jardín estará dotado de un sistema de canalización de agua en circuito cerrado y de captación de agua de lluvia que otorgará un procedimiento de ahorro en el mantenimiento y riego del jardín. La instalación recupera el agua gris producida por lavabos y duchas y el agua de lluvia, que será utilizada posteriormente en inodoros, urinarios y riego.

Más

Fotos

Vídeos