El reto de la rampa de 21 milésimas

La elevada pendiente del futuro túnel obligaría al uso de máquinas diesel o híbridas, pero no eléctricas convencionales

IGNACIO LILLOMálaga

El único trazado posible del futuro túnel del soterramiento estará condicionado tanto por la distancia que hay que superar, unos 700 metros, como por la cercanía de los edificios. Como resultado, los convoyes se tendrán que enfrentar obligatoriamente a una rampa de 21 milésimas, que es superior a la que se considera óptima, que es de 18.

Son apenas tres milésimas, pero obligarán a una operativa muy concreta, especialmente cuando los convoyes lleguen cargados. De entrada, la tracción eléctrica no permitiría superar tales pendientes si circulan llenos, por lo que habría que emplear máquinas diesel, o bien de doble tracción (que funcionan tanto como gasóleo como con electricidad). Además, existe el problema añadido de que no se pueden implantar catenarias en la zona de los muelles, por la falta de espacio.

Más información

De ahí que en la operativa habrá que tener en cuenta, en primer lugar, si Adif permitirá la entrada en el túnel del soterramiento de Málaga (entre María Zambrano y Los Prados) de máquinas de combustión durante el día. De lo contrario, sólo se podrá operar con cabezas mixtas, que circularán con pantógrafos prácticamente todo el camino; hasta llegar a un punto cercano al soterramiento del acceso al puerto, donde se cambiará a la tracción diesel para terminar el recorrido. Inicialmente, Adif resolvió el problema con la creación de un apartadero en el interior del túnel para cambiar de una máquina a otra, algo que encarecería mucho la operativa.

Temas

Adif

Fotos

Vídeos