La resaca catalana remueve conciencias entre los partidos

Pérez se hace una foto con la bandera española de su despacho para alejar rumores sobre su defensa de la unidad de España / P. R. Q.
La Casona del Parque

Guerra en redes entre C’s e IU porque el segundo no comulga con la manifestación de Barcelona. El PSOE se abraza a la bandera, Málaga Ahora va de blanco y el PP habla de unidad al igual que los naranjas

PILAR R. QUIRÓSMálaga

Los telediarios bombardeaban con la manifestación más española y catalana a la vez que se le recuerda a Barcelona, en la que ondeaban miles de rojigualdas, así como señeras en un encuentro que trascendió el sentir del pueblo catalán no independentista. ‘The New York Times’ se hacía eco el viernes, antes de la gran manifa, del nuevo patriotismo español que había surgido con orgullo para hacer frente a los sediciosos catalanes. Y caía la noche del domingo cuando la edil de IU-Málaga para la Gente, Remedios Ramos, subía dos o tres fotos supuestamente de la manifestación de Barcelona en la que aparecía el aguilucho y lemas y actos franquistas. El buenecito de Ciudadanos, el edil Alejandro Carballo, que parece que no ha roto un plato, se destapaba combativo en Twitter. «Es que ya está bien; los prudentes nos sublevamos ante tanta injusticia».

Se quejaba de que las fotos eran ‘fakes’ (es decir, no eran de ese día, aparecían en algunas publicaciones, que eran antiguas), pero Ramos seguía colgando fotos anecdóticas reales de algunos con el puño levantado. Carballo se envalentonaba:«Sigue despreciando a los cientos de miles de catalanes y españoles que llenaron Barcelona y quédate con los cuatro o cien tan desubicados como vosotros». Ayer explicaba Ramos que ella defendía la bandera republicana, y creía en una España republicana federal. Yque de quedarse con alguna manifestación, la suya era la blanca, a la que sin embargo, no fue porque estaba en Benacazón (Sevilla) en una asamblea de su partido. Carballo seguía en línea de flotación y explicaba que el PCE participó de la Transición y asumió la bandera de España, y culminaba: «No nos puede dar lecciones de democracia alguien con la hoz y el martillo». Entre medias, militantes de uno y otro partido se tiraban dialécticamente los trastos a la cabeza en el cada vez más agresivo Twitter.

En Málaga Ahora estaban ayer en modo discreto ‘on’, y apostaban por su concentración el sábado a las puertas del Ayuntamiento con su marea blanca. «Hubo muchas mujeres», apuntaba la portavoz, Ysabel Torralbo. Explicaba que ella no es independentista, y que apuesta por una España federal, pero que le parece esencial el derecho a decidir.

En el PSOE, su portavoz Dani Pérez aprovechaba para abrazar las tres banderas que ha puesto en su despacho. La española, la andaluza y la malagueña. El río de rumores de que el PSOEse estaba poniendo de canto con esta crisis ya era recurrente y Pérez quiso ayer salir al frente. «Cuando se trate de España no voy a ponerme de perfil nunca». Pérez explica que se acuerda estos días del ejemplar del escritor franco-libanés Amin Maalouf ‘Identidades asesinas’. Entiende, como reflexión, que no se avanza como país si no se es capaz de entender las distintas sensibilidades regionales, al tiempo que cree que los nacidos en democracia deben mirar hacia el futuro defendiendo la historia. «Soy internacional, español, andaluz, y malagueño, no tengo ningún choque de intereses». De su compañero de partido Josep Borrell subrayó que tomó la palabra en Barcelona para decir lo que muchos de ellos esperaban, que por encima de todas las fracturas, debe quedar la unidad española y el sentido común. «Borrell es brillante, un gran intelectual, que juega en otra división», añadía. Como se trataba de mostrar también a qué encuentro había ido defendiendo España, aseguraba que el viernes fue en apoyo a la Policía y la Guardia Civil, mientras que de Juan Cassá, dijo con retintín, que «prefería estar a esa hora en una radio, aunque enviaba a uno de los suyos». En fin, que corra el aire.

La edil popular María del Mar Martín Rojo sacaba pecho del papel de su partido estos días y de su apoyo personal a los Cuerpos y Fuerza de Seguridad del Estado el viernes y por la unidad de España el sábado por la tarde en el Ayuntamiento, a la que acudieron la edil Teresa Porras y la diputada nacional Carolina España. No faltaron tampoco el secretario general, Venancio Gutiérrez Colomina y el director de Personal, Carlos Gómez Cambronero. Son momentos para dar la cara.

Sólo dos alcaldes tienen la Legión de Honor

El alcalde de Málaga Francisco de la Torre subirá mañana miércoles al buque de asalto anfibio Dixmude de la Armada Francesa, en el puerto de Málaga, para recibir el más alto galardón civil que entrega la República Francesa a un nacional o extranjero por sus servicios extraordinarios prestados al país: la Legión de Honor.

Estos días su equipo en la Casona, que se muestra muy orgulloso del título, hacía referencia en los pasillos a que el otrora regidor de Bilbao Iñaki Azcuna y De la Torre han sido los dos únicos alcaldes españoles galardonados por Francia con esta distinción. En una ceremonia, que presidirán el embajador galo en España, Yves Saint-Geours, y el capitán del buque, Vaisseau Jean Porcher, el alcalde aprovechará para hablar en francés, el que aprendió en su año viviendo en Rennes, en el que estudio el curso de Especialista en Desarrollo Regional, y del orgullo que ha supuesto para él, como primer edil, acoger al primer Centro Pompidou fuera de Francia, y ser el anfitrión como regidor de las dos cumbres hispano-francesas en el Ayuntamiento de Málaga.

Fotos

Vídeos