Reino Unido estudia restringir la venta de punteros láser y endurecer las multas

SUR LONDRES.

El Gobierno británico informó ayer de que estudia la introducción de medidas encaminadas a restringir la venta de punteros láser y endurecer las multas, ante el aumento de incidentes en los que usuarios los usan para deslumbrar a pilotos de aviones, como ocurrió hace unos días en el aeropuerto de Málaga.

La compra de los punteros láser más potentes podría estar sujeta a la expedición de una licencia especial, explicó la secretaria de Estado de Negocios, Energía e Industria, Margot James, quien recordó que el pasado año se registraron 1.258 «deslumbramientos de aviones» en este país.

Este asunto ha cobrado de nuevo interés en el Reino Unido después de que dos ciudadanos británicos, un hombre de 41 años y su hijo de 15, fueron identificados por la policía española como los presuntos autores de los deslumbramientos sufridos por varios pilotos de aeronaves cuando se disponían a aterrizar en el aeropuerto de Málaga el pasado martes.

«La seguridad pública es prioritaria y debemos examinar con atención que la medidas reguladoras se adecúan al creciente riesgo que presentan estos dispositivos», declaró James. El uso «malicioso» e «irresponsable» de los punteros láser, dijo, puede «causar estragos» y «daños a personas», al tiempo que podría tener «consecuencias catastróficas».

«Por eso queremos escuchar la opinión del sector empresarial, los comercios y los consumidores para mejorar la seguridad y proteger a la ciudadanía de estos comportamientos peligrosos», señaló James al comienzo de un proceso de consulta de ocho semanas.

El Gobierno de Londres prometió a principio de este año reformar la legislación vigente para abordar este asunto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos