Una rehabilitación sin rematar

La Alcubilla, con los hierros del tejado sin terminar. /
La Alcubilla, con los hierros del tejado sin terminar.
COSAS DE LA CIUDAD

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

La alcubilla de Martiricos, situada a la entrada de la Avenida del Doctor Gálvez Ginachero, ha sido rehabilitada y según afirma Antonio Domínguez, Hermano Mayor de la Congregación de los Santos Patronos de Málaga «gracias a Dios y al Ayuntamiento se ha repuesto el mosaico conmemorativo de nuestros olvidados Patronos, porque aquí siempre hay alguien que no desea que las cosas se hagan bien y terminadas, y a eso voy». Y añade: «Como soy muy observador, yo decía, repondrán los remates de las esquinas finales, pues no, las almas de hierro siguen vacías, es un detalle, que a lo mejor están esperando reponerlos por que los hayan pedido de una singularidad especial pero me da el olfato que se han hecho los locos». Y es que según indica, «los hierros de las terminales del tejadillo aparecen vacíos y habría que terminarlos, no obstante hay que alabar que le hayan dado fortaleza a la construcción, iluminación, cierre de huecos, verja aislante, etc», dice. Y hace referencia al interesante artículo publicado recientemente en este periódico por el historiador Víctor Heredia sobre la Alcubilla restaurada, cuyo torreón se encuentra en los Jardines de Madre Petra, y que según Heredia, «es más conocido como la Alcubilla de Martiricos por el enclave en que se encuentra, próximo a la desembocadura del Arroyo de los Ángeles en el río Guadalmedina, un paraje donde la tradición sitúa el lugar de martirio de San Ciriaco y Santa Paula». Según el historiador, esta edificación formaba parte de una infraestructura de abastecimiento que se creó a mediados del siglo XVI para conducir el agua desde el manantial del Almendral del Rey, en la zona de Teatinos, a la ciudad. «La conducción fue reconstruida a finales del siglo XVII y fue entonces cuando se levantaron dos arcas, ubicadas una cerca de la ermita de Martiricos y la otra en el Molinillo», según indica, y explica que su función era «que el agua consiguiera la presión necesaria para atravesar el cauce del río por un sifón o cañería subterránea». La describe como «una sencilla edificación de dos cuerpos y cubierta a cuatro aguas, rematada por una veleta con una cruz de Calatrava, quizás en alusión a la condición de caballero de esta orden militar del gobernador Francisco Miguel de Pueyo, durante cuyo mandato se hizo la obra en el año 1690 según la lápida que hay en uno de sus lados». La alcubilla en cuestión ha sido restaurada recientemente por el Instituto Municipal de la Vivienda.

Basuras esparcidas.
Basuras esparcidas.

Málaga Nostrum: escombrera junto al centro comercial

A la espalda de una zona comercial y de ocio que a diario concentra a miles de personas como es Málaga Nostrum existe una punto que presenta una imagen lamentable, con cantidad de basuras y desechos esparcidos, según denuncia un lector, que envía al periódico varias fotografías de lo que califica literalmente como una «escombrera» y que se refrendan a la vista de las imágenes que acompañan este texto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos