La falta de lluvias y el escaso cuidado lastran la reforestación de Málaga

La práctica totalidad de los pinos que se plantaron hace un año en Monte Victoria se han perdido. /Fernando González
La práctica totalidad de los pinos que se plantaron hace un año en Monte Victoria se han perdido. / Fernando González

El mayor fracaso del plan para repoblar los montes que rodean la ciudad está en la zona del Seminario, donde sólo han sobrevivido 25 de los 500 pinos plantados

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Hace justo un año, Francisco de la Torre y Juan Cassá escenificaban en Monte Victoria la puesta en marcha de una de las actuaciones incluidas en el acuerdo de gobierno con el que Ciudadanos facilitó la investidura del alcalde: el plan de reforestación de los montes que rodean la ciudad, que en su primera fase contemplaba la plantación de 25.000 árboles en cuatro áreas forestales. Aquella mañana del 24 de octubre de 2016, ambos políticos cogieron la azada y procedieron a colocar varios plantones de pinos. En esa zona verde situada a espaldas del Seminario y el Camino de los Almendrales se llegaron a plantar 500 ejemplares, pero un año después únicamente siguen vivos 25, apenas un 5% cuando lo normal en estas latitudes caracterizadas por las altas temperaturas y la falta de precipitaciones el índice de supervivencia está en torno al 25%. Aunque en otras zonas se han hecho reposiciones y riegos extraordinarios, en Monte Victoria la única vez que se refrescó el terreno fue coincidiendo con la plantación.

La pasada primavera existía un elevado porcentaje de supervivencia, pero tras el verano ha caído en picado. Además, los técnicos del Área de Parques y Jardines también aportan otro factor: el vandalismo, ya que se han detectado numerosos tutores desplazados de su ubicación original. En este mismo entorno también se esparcieron semillas de pino carrasco, al igual que en Monte San Antón, pero hasta la fecha tampoco han germinado. Aún así, se espera que algunas puedan llegar a brotar con las lluvias del otoño.

Imagen de octubre de 2016
Imagen de octubre de 2016

Levantando la vista al resto de parques periurbanos en los que se ha intervenido hasta la fecha, el resultado tampoco ha sido el esperado. Tanto en La Virreina como el parque forestal Ciudad de Málaga (al norte de la hiperronda, entre Puerto de la Torre y Virreina) el arraigo en las plantaciones efectuadas en la primavera de 2016 «ha descendido drásticamente tras el segundo verano». En la zona de La Virreina, de los 9.500 ejemplares de acebuches, encinas y algarrobos se han salvado 3.450 (un tercio), mientras que en el Ciudad de Málaga apenas han sobrevivido 3.025 de los 13.000 plantones (un 30% de los acebuches y algarrobos, un 25% de las encinas y un 20% de pinos).

Las mejores cifras, y con diferencia, se han registrado en El Cañaveral (Puerto de la Torre) al lograse un porcentaje de éxito del 95% de los plantones de acebuches, el 90% de algarrobos y el 77,5% de encinas. En su conjunto, de los 26.500 árboles plantados con una inversión de 120.000 euros han agarrado 9.600 (36%), lo que lleva a Parques y Jardines a concluir que «en cifras globales, dichos porcentajes pueden calificarse como muy satisfactorios». «Este año ha sido durísimo porque llevaba sin llover desde abril. Además, también influyen otros factores como la orientación del terreno y el tipo de suelo. Con este clima se suele perder bastante, de ahí la importancia de que todos los años se vayan repitiendo las plantaciones. En cualquier caso, reincidiremos y veremos qué ha pasado en cada zona», explica el director de Parques y Jardines, Javier Gutiérrez del Álamo.

Ciudadanos reclama que en la segunda fase se «extreme» el seguimiento y se aumenten los riegos

No lo ven así en Ciudadanos, donde visto el resultado de esta primera fase ya ha pedido al equipo de gobierno que, cara a la segunda etapa en la que se destinarán otros cien mil euros para plantar otros 20.000 árboles en el resto de parques periurbanos de la capital, los riegos auxiliares se realicen durante los dos primeros años. «Consideramos que es una medida crucial para Málaga no sólo por cuestiones paisajísticas, sino también para evitar procesos erosivos e inundaciones y por reducir niveles de CO2. Nunca se ha abordado un plan tan ambicioso en Málaga y pedimos que se extreme el seguimiento y se aumenten los riegos para la segunda fase», advierte el portavoz de la formación naranja, Juan Cassá.

¿Cuándo se retomarán las plantaciones? En cuanto bajen las temperaturas. «Hacerlo ahora mismo es tirar el dinero. Hay que esperar a que se den las condiciones climatológicas óptimas», apunta Gutiérrez del Álamo. En total, son diez los parques periurbanos incluidos en este plan de repoblación: montes Victoria, San Antón, La Pelusa y Coronado (lateral este), parque de El Cañaveral, zona forestal de Churriana, y los parques forestales Lagarillo Blanco, Ciudad de Málaga, Virreina y La Concepción.

Fotos

Vídeos