El rector sitúa las nuevas infraestructuras como eje de la segunda mitad de su mandato

José Ángel Narváez hizo ayer balance de sus dos años de gestión. :: salvador salas/
José Ángel Narváez hizo ayer balance de sus dos años de gestión. :: salvador salas

Narváez destaca la consolidación de 320 plazas de profesores y catedráticos entre los principales logros desde que accedió al cargo

IGNACIO LILLO MÁLAGA.

El equipo de gobierno en la Universidad de Málaga (UMA) pretende situar las nuevas infraestructuras pendientes como eje en lo que le resta de su mandato. El rector, José Ángel Narváez, compareció ayer junto con parte de su equipo para hacer balance de los dos años de gestión, y para anunciar los objetivos para los dos siguientes, donde las obras van a tomar el relevo al trabajo en los despachos.

Entre las primeras actuaciones está la de terminar la nueva facultad de Psicología, en la zona de la ampliación, aunque, al respecto, recordó que es un proyecto que viene coleando desde el mandato anterior. El que sí se va a lanzar como novedad es la construcción del pabellón de gobierno, en el mismo entorno. «El 70% de la UMA está en Teatinos y el gobierno de la Universidad también tiene que estar allí», afirmó. El edificio ya está proyectado, bajo un enfoque de edificio inteligente, dentro de la estrategia 'Smart campus', y el reto es que el año que viene puedan empezar las obras.

Otra sede que se quiere lanzar en los próximos meses es la del Centro de Innovación Turística, que incorporará un hotel para prestar servicio al entorno docente y estudiantil. Además, la puesta en marcha de estas instalaciones enlaza con la aprobación del nuevo grado de Ciencias Gastronómicas y Gestión Hotelera, que se espera empezar a impartir el próximo curso. Sin salir del capítulo de infraestructuras, Narváez también recordó que se ha resuelto de una vez la interconexión de las dos zonas del campus y la ampliación de los terrenos, una vez que se ha solucionado la intervención necesaria en el arroyo de las Cañas con todas las administraciones implicadas. «Ya se puede hacer una planificación clara, pensando en términos de 'smart' campus».

En los próximos meses se desarrollará el Centro de Innovación Turística, que contará con un hotel

Empleo de calidad

El rector recordó que la primera mitad de su mandato se ha centrado en la situación de precariedad de parte del profesorado y del personal de administración y servicios (PAS). Durante los años de crisis se había perdido mucho y se habían implantado formatos de contrato de baja calidad. «El primer reto fue estabilizar el profesorado y hacer una planificación de cara al futuro para aumentar la calidad de la enseñanza». Fruto de esto ha sido la generación o consolidación de hasta 320 plazas, de los que 77 son nuevas cátedras; 73 profesores titulares; 150 profesores ayudantes doctores y otras 20 del plan de captación de talento (para atraer a docentes de alto nivel de otras universidades españolas y extranjeras). A su vez, en lo que respecta a los PAS, se han hecho 40 contratos y este año se ofrecerán otras 19 vacantes, bajo el objetivo de que la mayoría sean funcionarios, «con todos sus derechos y deberes».

En el apartado de estudiantes, destacó sobre todo las becas de cohesión, que son propias, y que están destinadas a que «ningún estudiante deje de serlo por motivos económicos». «La UMA debe ser elitista del talento, no de la economía», sentenció Narváez. A este fin se destinan dos millones de euros. A este, se añaden otros planes, tales como el integral de docencia, para reforzar la formación del profesorado y los medios; el de investigación y trasferencia; el de empleabilidad, para que los estudiantes se puedan integrar en el tejido productivo; y el citado de 'Smart' campus.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos