Cosas de la ciudad

Reclaman una solución al ruido

Pistas del centro María Zambrano de Ciudad Jardín./
Pistas del centro María Zambrano de Ciudad Jardín.

Los vecinos que residen junto al centro ciudadano María Zambrano de Ciudad Jardín esperan también solución a los problemas de contaminación acústica

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Los vecinos que residen junto al centro ciudadano María Zambrano de Ciudad Jardín esperan que el Ayuntamiento de solución también a los problemas de contaminación acústica por las actividades deportivas de futbito y de balonmano que se realizan en los patios de dicho centro ciudadano. Según José Corpas, un vecino afectado que representa a la comunidad de propietarios de calle Sancho Panza, 8 y al resto de vecinos de calles colindantes y propietarios de viviendas unifamiliares que están a seis metros de estas pistas, los vecinos se sienten perjudicados «por el incesante peloteo, griterío de los niños, pelotazos a las paredes y marcos de las porterías, sumándose los gritos de entrenadores, megafonía, silbatos etc.». Una lucha que dice mantiene desde hace 6 años «defendiendo nuestro derecho al descanso digno y con un informe emitido por el área de medioambiente con fecha 25/04/17 con lecturas realizadas el 11/03/17 de 72 decibelios por la práctica de deporte y 79 con silbato, con componentes tonales de 800 HZ, y aún así, se sigue entrenando al futbito y al balonmano desde las 16:00 hasta las 22;00 horas de lunes a viernes, más sábados desde horas muy tempranas, domingos si hace falta, festivos, Semana Santa, vacaciones de Navidad y de verano», cuando asegura que los colegios que han sido denunciados dieron una lectura del sonómetro por contaminación acústica de 63,2 decibelios, «y nosotros 72 y con silbato en partido de competición 79 decibelios y aún así no se toman decisiones para no autorizar estas actividades en este centro ciudadano, aun estando el polideportivo de Ciudad Jardín a 10 minutos andando desde el centro María Zambrano, pero claro, allí hay que pagar el alquiler de pistas, y aquí en el Zambrano es gratis todo el año y aquí está el fondo del problema», indica.

«Ni se puede imaginar como vivimos enjaulados, sin poder abrir nuestras ventanas, nuestros hijos se tienen que marchar de nuestras viviendas para poder estudiar, niños con trastornos del sueño con informes de facultativos, personas de la tercera edad que necesitan reposo, vecinos que se han marchado de su casa porque no podían recuperarse después de una intervención de cirugía mayor, vecinos que han vendido sus pisos y se han marchado porque no soportaban esta situación, inquilinos que se han marchado, propietarios que hemos tenido que pagar para cerrar las terrazas de nuestras viviendas porque no había manera de ver las noticias o leer un libro, el ruido inunda todas nuestras viviendas». «Cuando nuestros hijos soportan 6 horas diarias de ruido, los hijos de los demás vienen un par de horas a la semana a entrenar. Esto no es justo», afirma.

Chilches-costa: Falta de alumbrado

En la avenida Brisas del Mar de Chilches- Costa existen unas farolas del alumbrado público sujetadas únicamente por los cables, por lo que el peligro de caídas, robos y atracos es latente para todos los vecinos, según denuncia un residente de aquella zona. «Esto no es un juego, los daños que ésta y otras farolas pueden causar son vitales, pudiendo caer y matar a alguien, ¿eso no lo ven los servicios operativos, o es que no vienen?», se pregunta este ciudadano. Según afirma, la dejadez de la administración municipal «es gravísima», en esa zona. «Tienen que hacer algo, o esperaremos a un mejor momento, cuando muera o se lesione una persona o cuando se acerca la época de campaña municipal», dice. «Los vecinos ya hemos pagado nuestros impuestos y cumplimos con nuestras obligaciones, no más palabras, queremos compromisos», concluye.

Fotos

Vídeos