Un recinto multiuso

Los días de fútbol en La Rosaleda el parque se llena de coches/
Los días de fútbol en La Rosaleda el parque se llena de coches
Cosas de la ciudad

Una fuente sin agua, papeleras rotas y un parque convertido en parking improvisado los días que hay fútbol en La Rosaleda

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

El parque de los Ángeles, que está situado junto a la avenida Simón Bolívar, no se encuentra en las mejores condiciones que se pudiera esperar a pocos días de la nueva apertura del curso escolar, según denuncia un vecino de la zona que dirige la queja al periódico. «El parque donde muchos de nuestros niños pasan algún rato de ocio está con un aspecto deplorable», dice este usuario. «Además de sucio están rotas las pocas papeleras que hay, así como la fuente que hay en la zona y donde bebían agua los chicos que acuden a la cancha de baloncesto para hacer deporte». Una fuente que según indica, alguien se la llevó por delante con un vehículo «dejando allí el cárter y el aceite». Da cuenta así mismo este ciudadano de otro peligro que encierra el recinto, y es el de los agujeros que quedan al aire de las arquetas que hay en el suelo sin tapas porque, según dice, «se las llevan los mangantes de turno para vender supongo como hierro». Unos boquetes que suponen un peligro porque cualquiera puede sufrir un accidente al introducir en ellos un pie.

Por si todo lo anterior fuera poco, y para darle emoción a quien se introduzca por ese recinto, hace referencia este ciudadano al hecho de que en ese parque, «que es completamente peatonal, por su cercanía al estadio de La Rosaleda, los días de partido andan por allí unos individuos aparcando los coches». De esta forma asegura que no es de extrañar encontrar estacionados entre los bancos y los jardines del recinto vehículos, algo que considera que además de no ser legal, supone un peligro, pues dice que por el recinto «casi siempre hay algún que otro crío jugando».

Ya el pasado año los escolares del Colegio Público Los Ángeles se encontraron en su primer día de clase con los alrededores de su centro como si por allí hubiera pasado un ciclón, pues la mayoría de las papeleras aparecieron arrancadas de sus pilares y volcadas en el suelo, mientras que las basuras que contenían estaban esparcidas por el parque, además de haber desperdicios, botellas y envases en los bancos y demás zonas del recinto. Una gamberrada de las muchas que se prodigan en muchos rincones de la ciudad y algo que no era la primera vez que ocurría en ese lugar.

Fotos

Vídeos