Recetas que entran por los ojos

El chef Carlos García, Noelia Moreno y José Reyes, en las instalaciones donde se desarrolla el programa de cocina terapéutica. :: sur/
El chef Carlos García, Noelia Moreno y José Reyes, en las instalaciones donde se desarrolla el programa de cocina terapéutica. :: sur

La iniciativa, desarrollada por Autismo Málaga, cuenta con el padrinazgo del conocido chef José Carlos García Un proyecto innovador enseña a cocinar a personas autistas mediante pictogramas

ÁNGEL ESCALERA MÁLAGA.

Lograr la mayor autonomía posible y la integración de las personas con trastorno del espectro autismo (TEA) es el objetivo con el que Autismo Málaga ha puesto en marcha, en su centro de la Colonia de Santa Inés, un proyecto innovador con recetas de cocina de fácil comprensión para que sean utilizadas por personas con autismo. Esta iniciativa, que se llama cocina terapéutica Teachef, está apadrinada por el conocido chef malagueño José Carlos García. Las recetas, que se presentan en forma de pictogramas, están adaptadas para que puedan ser comprendidas y llevadas a la práctica sin complicaciones. La presentación es muy visual y atractiva, explicó a este periódico Noelia Moreno Prófumo, psicóloga de Autismo Málaga.

Teachef es una aplicación que puede usarse en cualquier teléfono móvil, tablet u ordenador personal. La interfaz es fácil y sencilla y está diseñada para personas con TEA. Esta aplicación de recetas de cocina permite a los usuarios seleccionar el grado de dificultad adecuado a su nivel cognitivo. Así, hay recetas culinarias de nivel fácil, medio y más complicado.

La psicóloga de Autismo Málaga indicó que la finalidad de Teachef es que, además de aprender a preparar una serie de platos, personas con autismo, a través de la cocina, trabajen aspectos como la memoria y la compresión oral. «Este proyecto les sirve de apoyo para comunicarse y potencia y facilita su trabajo autónomo, además de ayudarles en el desarrollo de funciones ejecutivas como, por ejemplo, planificar y organizar una acción», significó Noelia Moreno. El incremento de las habilidades sociales implica una mejor calidad de vida de las personas con trastorno del espectro autista. El programa Teachef están pensado tanto para niños como para adultos. «Todos los participantes en este proyecto innovador de recetas de cocina están muy motivados», precisó la psicóloga.

También se ha creado una sala de estimulación sensorial para desarrollar habilidades básicas de la vida cotidiana

7.000 en la provincia

El presidente de Autismo Málaga, José Reyes Ortega, destacó que esta iniciativa de cocina terapéutica es posible gracias a la tecnología, que ha permitido la creación de una herramienta que se acopla a las necesidades de las personas con TEA. Reyes dijo que en Andalucía hay unos 70.000 afectados por el autismo, de los que entre 6.000 y 7.000 son de la provincia de Málaga. A ese respecto, incidió en la importancia de la detección precoz de este trastorno, porque es algo vital. «Es fundamental que el autismo se detecte antes de que la persona cumpla un año de vida, ya que de ese modo se le pueden aplicar las terapias necesarias.

Autismo Málaga también ha puesto en funcionamiento en su centro una sala de estimulación sensorial. El motivo de su creación se basa en que las personas con TEA tienen un déficit en el procesamiento de la información sensorial, es decir, no manejan de modo adecuado los estímulos que les llegan de su entorno. La sala se convierte en un espacio motivante donde se trabaja el control de impulsos, la atención, el juego simbólico, la imaginación, el control de la voz y la psicomotricidad, comentó la psicóloga de Autismo Málaga. Todos esos aspectos se pueden trabajar a través de los diferentes elementos que se distribuyen por la sala.

Así, hay un tubo (en el que se fomentan las estimulaciones visual, vibratoria, auditiva, etcétera), fibra (se emplea en el seguimiento visual y en la percepción y la consciencia del propio cuerpo) y una piscina vibroacústica de bolas (se utiliza para impulsar el equilibrio de las sensaciones somáticas). Esos elementos contribuyen al desarrollo de las habilidades básicas para las tareas de la vida cotidiana, puso de manifiesto Noelia Moreno. La psicóloga de Autismo Málaga subrayó que tanto la cocina terapéutica como la sala de estimulación contribuyen a mejorar la calidad de vida de personas con trastorno del espectro autista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos