Las razones del Obispado para terminar la torre de la Catedral de Málaga

Recreación de la vista nocturna de la Catedral una vez terminada la torre sur y los cuatro torreones que rematarían los cubillos laterales. /SUR
Recreación de la vista nocturna de la Catedral una vez terminada la torre sur y los cuatro torreones que rematarían los cubillos laterales. / SUR

El plan director para la Catedral se decanta por finalizar el campanario sur para que sea una obra «perfecta»

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Posiblemente sea uno de los eternos debates de Málaga: acabar la torre sur de la Catedral que quedó inconclusa en el siglo XVIII, lo que le otorgó el apelativo de ‘La Manquita’, o dejarla tal y como está, a modo de testimonio de un momento histórico. El plan director elaborado por el Obispado, a través delcabildo catedralicio, para el primer templo de la diócesis quiere avivar esta diatriba y que se acuerde una solución definitiva para esta parte del monumento, cuyo estado incompleto genera problemas de evacuación de aguas, según se detalla en el documento.

El plan admite que existen posturas a favor y en contra de acabar la torre que le falta a la Catedral, a la que bautiza como torre del Carmen. Apunta que hace falta una reflexión al respecto para determinar si la torre debe ser terminada o basta con resolver los problemas constructivos que plantea su actual estado. No obstante, se decanta claramente por la opción de finalizarla según los planos que dejó trazados Antonio Ramos en el siglo XVIII, para lo que incluso llega a estimar su coste –cinco millones de euros– y a acotar su proceso de realización: un año para redactar el proyecto, seis meses para tramitarlo y cinco años para ejecutarlo.

Noticias relacionadas

¿Qué argumentos esgrime para ello? Uno de los aportados por los arquitectos Juan Manuel Sánchez La Chica y Gabriel Ruiz Cabrero en el trabajo que les contrató el actual obispo, Jesús Catalá, en el año 2011, es que una obra inacabada «no puede transmitir su intención completa, es ineficaz como mensaje y como símbolo». «La Catedral en su estado actual de imperfección, por estar inacabada, no puede representar adecuadamente la perfección de la obra de la creación que es su intención demostrar», apunta el plan, que admite la existencia de posturas contrarias a este planteamiento por no estar de acuerdo con el gasto que implicaría y por el apego a lo que muchos consideran como una imagen consolidada de la ciudad.

La Iglesia cree que así el monumento será más visible pese a la barrera del Málaga Palacio

Frente a ello, la Iglesia aduce que esa postura de «tintes nostálgicos conduce a la aceptación de la imperfección». «No fueron la nostalgia ni la acomodación a lo recibido los pensamientos que impulsaron a los constructores primeros de este monumento, ni a los que con fidelidad lo continuaron mientras hubo dinero. Creemos ser más fieles al espíritu de todas aquellas generaciones de malagueños que promovieron la construcción del más importante monumento de Málaga impulsando su terminación que impidiéndola. Seremos más fieles a Málaga terminando su imagen que congelándola en un momento de debilidad», insiste el plan.

Además, llega a afirmar que acabar la torre sur es hoy «más necesario que nunca» porque aportaría a la Catedral visibilidad desde el puerto frente a la barrera que supuso la construcción del hotel Málaga Palacio y del aparcamiento a espaldas de los edificios de Cortina del Muelle. «No es cometido de este plan director proponer derribos parciales o totales de otros edificios para recuperar situaciones mejores, por muy tentadores y justificados que este tipo de planteamientos sean», añade el documento. Cabe recordar que el Colegio de Arquitectos ha defendido la posibilidad de reducir la altura de la manzana del hotel para que deje de ocultar la Catedral.

Asimismo, el plan director señala que la nueva torre supondría un destacado aliciente turístico, por las privilegiadas vistas que ofrecería a los visitantes del templo.

Abogan por reabrir una puerta cegada por un retablo

Una de las propuestas más llamativas que contempla el plan director de la Catedral es la de recuperar el uso de la puerta hacia la calle Postigo de los Abades que se encuentra sobre la actual librería diocesana, una construcción levantada en los años sesenta del pasado siglo como ‘Oratorio de la Fe’. La realización de este adosado al templo ocultó las escaleras que accedían a esta puerta, actualmente cegada por un retablo traído tras la Guerra Civil desde la localidad palentina de Becerril de Campos para reemplazar al que existió en esta capilla de la Catedral desde finales del siglo XIX dedicado al Sagrado Corazón de Jesús. El plan aboga por estudiar el traslado de ese retablo a otro lugar y por reabrir esa puerta, que podría ser utilizada para la salida de las visitas turísticas, para las que el documento planea un nuevo recorrido que culminaría en ese punto, lo que implicaría dedicar la actual librería diocesana a un punto de venta de recuerdos de la Catedral.

Para las visitas de turistas, el plan propone varias alternativas de nuevos recorridos que prevén hacerlas compatibles con la entrada de fieles para rezar ante el sagrario, a lo que se destinaría la actual capilla de SanRafael. Asimismo apuesta por restaurar y poner en valor los espacios que albergan actualmente la tienda de venta de recuerdos y el museo, del que llama la atención sobre su inadecuado acceso y distribución. Respecto al archivo, ubicado en la torre norte, aboga por dejarlo donde se encuentra para garantizar la protección de sus fondos, pero establecer su sala de consulta en la planta baja.

Por otro lado, apunta la necesidad de mejorar los jardines situados junto a la iglesia del Sagrario –de la que se rehabilitarían su sótano y sacristía– y los que enmarcan las calles Císter y Cañón, para los que propone su vallado con una verja.

Fotos

Vídeos