Raúl Jiménez: «Si no hemos sido capaces de mejorar la limpieza, que lo haga un especialista»

Raúl Jiménez, en un momento de la entrevista. /Fernando González
Raúl Jiménez, en un momento de la entrevista. / Fernando González

Concejal de Sostenibilidad Medioambiental en Málaga. El edil asegura que la división de Limasa en dos es «el mejor modelo», alaba al alcalde por no imponer la municipalización y confía en que la plantilla no convoque ninguna protesta

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El futuro modelo de Limasa ya ha quedado despejado con una fórmula híbrida en la que la limpieza viaria se dejará en manos privadas y la recogida de residuos será asumida por una sociedad municipal. Detrás queda un año de discrepancias internas en el equipo de gobierno del PP y, por delante, la amenaza de un nuevo conflicto laboral. Mientras tanto, el modelo actual que no satisface a nadie en el Ayuntamiento seguirá prorrogado al menos hasta el próximo mandato, a mediados de 2019. Raúl Jiménez, uno de los ediles que más se ha opuesto a la municipalización que defendía el alcalde, afirma que técnica y políticamente se ha optado por el «mejor modelo».

¿Le gusta la futura Limasa?

–Sí, sí, claro. Creo que es el mejor modelo. Lo tengo muy claro.

¿Seguro?

–Siempre se pueden sacar ventajas o inconvenientes de otras posibilidades, pero como concepto global es el mejor porque apuesta claramente por nuestro mayor déficit, que es la limpieza viaria, a través de una empresa privada a la que en el caso de que el Ayuntamiento no esté contento con el servicio no le pagaremos, o se le pagará menos. En cuanto a la recogida, al ser pública tendremos beneficios fiscales (ahorro del IVA de la mano de obra) y como en general funciona bien, cuando hagamos la inversión en camiones y nuevos contenedores será mejor aún. Y sobre el tratamiento, es importante que sea público para cumplir los objetivos ambientales y para que en el futuro podamos integrarnos en un ente supramunicipal.

¿Puede garantizar que éste será el modelo definitivo?

–Sí, sí. De aquí al final de la legislatura vamos a trabajar con este modelo. Vamos a iniciar los procedimientos administrativos para que pueda entrar en vigor cuanto antes, aunque es difícil que pueda ser en este mandato. En cualquier caso, lo que sí quedará listo es la adjudicación del servicio de limpieza y la creación de la empresa municipal de recogida.

Vistas las discrepancias internas en su partido, ¿la decisión final ha sido más política que técnica?

–Técnicamente está muy bien porque atajamos los dos problemas fundamentales en la limpieza y conseguimos ahorro fiscal en la parte pública. Políticamente pensaba que los partidos de izquierdas de la oposición iban a estar más contentos porque el servicio será más público que nunca. Por eso me choca que incluso lo vean con peores ojos que si fuera una única empresa privada, curiosamente coincidiendo con los planteamientos del comité de empresa.

Volviendo a la crisis interna. Resulta extraño que el alcalde encontrara en su idea de municipalizar más oposición en sus propios ediles que en otras formaciones.

–El alcalde en ningún momento ha querido imponer una decisión, lo cual le engrandece. Y como ha querido adoptarla en equipo cada uno ha tenido sus planteamientos individuales y al final hemos podido llegar a una idea en la que todos estamos satisfechos, sobre todo porque técnicamente también es bastante positiva.

En enero dijo que si no se sentía cómodo con el modelo de la futura Limasa daría un paso al lado. ¿Se siente cómodo ahora?

–Cómodo e ilusionado, porque por fin hemos fijado las bases para tener el mejor servicio de limpieza. Teníamos los medios, los recursos y el conocimiento, pero no se daban las condiciones para ello. Ahora se van a dar y creo que va a funcionar bien.

Los sindicatos han rechazado «frontalmente» esta fórmula y advierten de que se defenderán «a muerte». ¿Teme un nuevo conflicto?

–En Limasa no recuerdo un momento en el que no haya conflicto. Ahora hemos tenido un periodo más calmado hasta que nos pronunciásemos, pero la historia reciente de Limasa es conflictiva sindicalmente.

Pone el acento en los sindicatos, pero no en los trabajadores.

–Porque creo que los trabajadores, individualmente, deben estar satisfechos porque los que estén en la parte privada van a seguir como están y los que pasen a una empresa municipal van a estar como quieren estar. A ambos se les asegura la estabilidad laboral y que seguirán en las mismas condiciones. Para el trabajador creo que es positivo. Otra cosa es desde el punto de vista del comité, porque al separar la empresa el poder sindical se divide en dos.

¿Por qué se municipaliza la parte que más inversiones requiere?

–Primero, porque actualmente funciona bien y que sólo le faltar mejorar en maquinaria. Y segundo, porque tiene un ahorro fiscal.

¿Cuánto dinero hay que invertir?

–40 millones para la recogida y tratamiento, y unos 35 para limpieza.

¿Qué ventajas le ve a la privatización de la limpieza viaria?

–Fundamentalmente, la mecanización de la misma. Eso de limpiar con el carrito se debe acabar. Hay que cambiar el concepto de que en mi calle no hay un barrendero porque lo normal es que no lo haya pero sí que hayan pasado dos máquinas. Eso tiene que venir de alguien que lo haya hecho antes en otras ciudades.

¿Y por qué no se ha hecho antes?

–Porque no hemos sido capaces de hacerlo. La directriz a la empresa era que hiciera los cambios para mejorar el servicio y si no lo hemos hecho es porque no hemos sido capaces. Si desde Limasa no hemos sido capaces de mejorar la limpieza, que lo haga un especialista que sí sabe hacerlo.

Control externo

¿Se medirá la calidad del servicio?

–Una empresa externa auditará la calidad de los servicios, tanto de limpieza como de recogida.

Dice que la plantilla mantendrá las mismas condiciones laborales, pero hay cuestiones que no tienen cabida en un ente público, como los polémicos puestos hereditarios.

–Tanto en la privada como en la pública tendrán los mismos derechos, pero es hay condiciones que las empresas públicas no permiten, como la jornada de 35 horas o el sistema de acceso a los puestos de trabajo.

Este modelo mixto ya se planteó en su Área hace año y medio. ¿Por qué no se optó por él?

–Porque dentro del equipo de gobierno había distintas sensibilidades. Hay cuestiones técnicas, pero también políticas porque con este modelo no sólo vamos a conseguir una mejor limpieza, sino que además la ciudad estará algo más blindada de conatos de huelga porque la recogida de residuos, que es la que más daño hace en una huelga, va a ser pública y las condiciones sociolaborales estarán limitadas por el Gobierno central. Ésa también es una decisión política.

«Vamos a mejorar la limpieza y la ciudad estará algo más blindada de conatos de huelga» Modelo futuro

«Mi relación con el alcalde es excelente. Hemos tenido razonamientos distintos, pero nada más» Equipo de gobierno

¿Cómo se justifica que el servicio actual, que usted mismo reconoce que no funciona, se vaya a prorrogar al menos tres años?

–Pues porque no nos queda otra.

Se podrían haber decidido antes.

–Hay que tener en cuenta que no tenemos mayoría absoluta. Aun así, es cierto que hemos tenido año y medio de reflexión desde que Ciudadanos se pronunció abiertamente. Seguirá la Limasa actual, que tiene sus sombras pero también puede tener sus luces. Este año hemos mejorado con las inversiones realizadas y nuestra máxima es que 2018 sea la base de la futura Limasa.

Este mandato no la veremos.

–Es poco probable.

¿Y a usted al frente?

–Hay elecciones de por medio, pero ya que a nivel político posiblemente haya vivido los momentos más negativos, me gustaría vivir también los más positivos.

¿Se ha deteriorado su relación con el alcalde?

–Es igual de buena que siempre.

¿No se sintió ninguneado cuando el alcalde negoció la municipalización con los sindicatos sin usted?

–Ninguneado no. El alcalde es el máximo responsable y puede tomar cualquier decisión. Personalmente hay cuestiones que te pueden gustar más, pero mi relación siempre ha sido excelente y en este tema nunca hemos tenido problemas. Razonamientos distintos sí, pero nada más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos