Rapapolvo a los polvos

El uso de polvos de azufre u otras sustancias tóxicas puede acarrear una sanción.
El uso de polvos de azufre u otras sustancias tóxicas puede acarrear una sanción.
COSAS DE LA CIUDAD

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

El uso de polvos de azufre para impedir que los perros orinen junto a un portal o en la fachada de un comercio está prohibido por la nueva ordenanza municipal de Bienestar, Protección y Tenencia Responsable de Animales. Algo a lo que se refiere un lector, que se dirige al periódico y manifiesta que «ahora que el Ayuntamiento está publicando a bombo y platillo todo lo punible y sancionable, como la basura a deshora, los muebles en la calle, las defecaciones de los perros, alguien debería decirle a unos vecinos de la calle Cristino Martos, primero el error que cometen, y segundo el peligro que están haciendo correr a los niños pequeños que pasan por esa acera a diario para asistir a la guardería infantil que está a escasos 25 metros. Por ello y por el peligro que acarrea me gustaría que alguien a quien le corresponda pueda decirle algo a los que de forma equivocada ponen todos los días polvo tóxico en la acera». Además de imágenes de la citada calle, este ciudadano envía varias fotografías tomadas en el Pasaje Covadonga, a la altura del número 2, esquina con el Arroyo de los Ángeles donde aparecen más sustancias de ese tipo cuya efectividad para evitar que los canes orinen o defequen en la zona tratada no está probada. La nueva normativa municipal aprobada recientemente es clara y recoge que el esparcimiento de azufre u otras sustancias tóxicas en la vía pública usadas como repelente de animales está prohibido y tiene la consideración de infracción leve, con multas que oscilan entre los 75 y 500 euros.

La Malagueta, ayer.

La Malagueta: más máquinas limpiadoreas y más quitanatas

José Ceballos es un vecino de La Malagueta que cuestiona la limpieza de esta céntrica playa. «Vivo en La Malagueta desde hace unos meses y observo el buen hacer del Ayuntamiento en temas de limpieza diaria de la playa tanto manualmente (varios trabajadores de Limasa recorriendo andando la playa, recogiendo los restos que ciudadanos incívicos dejan en la arena) como limpieza mecánica de la misma con máquinas que limpian, filtran y airean la arena. Esto ha sido así todo el invierno (incluso días de mal tiempo y lluvias) y primavera pero curiosamente, y no me lo puedo explicar, desde el mes de junio, cuando las playas están abarrotadas y la suciedad es mayor, las máquinas sólo pasan 2 ó 3 veces a la semana. No así la limpieza manual que sigue siendo a diario y muy eficaz. ¿Cual es la razón?, ¿por economía o por averías?», se pregunta. Además, señala que los barcos quitanatas llevan varios días sin aparecer pese a que asegura que se producen natas, como las que se produjeron ayer, de las que envía al periódico varias fotografías.

Fotos

Vídeos