«Queremos alentar a los seguidores de Cristo y enseñar que es posible dar la vida por Él»

Antonio Eloy Madueño es el director para la Causa de los Santos y además rector del Seminario. :: s. fenosa/
Antonio Eloy Madueño es el director para la Causa de los Santos y además rector del Seminario. :: s. fenosa

En octubre se abrirá oficialmente el proceso diocesano de las tres causas de beatificación de los mártires del siglo XX en la diócesis Antonio Eloy Madueño Rector del Seminario y director para la Causa de los Santos

ANTONIO MORENO MÁLAGA.

El próximo 7 de octubre, a las 11.00 horas, el obispo de Málaga presidirá en la Catedral la celebración en la que se abrirá oficialmente el proceso diocesano de las tres causas de beatificación de los mártires del siglo XX en la diócesis. Este feliz acontecimiento para la Iglesia de Málaga tiene lugar después de haber recibido de parte del prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Amato, el Nihil Obstat solicitado a Roma por el cual se indica que no hay ningún obstáculo para instruir dicho proceso.

Además de rector del Seminario, Antonio Eloy Madueño es el director del Departamento para la Causa de los Santos. La apertura de las tres causas de beatificación de los mártires de la persecución religiosa en Málaga es, para él, «un estímulo para alentar, con el ejemplo y la vida de los mártires, una nueva etapa evangelizadora a la que estamos llamados todos los cristianos de Málaga».

-Hablamos ahora de la apertura oficial de la fase diocesana de la Causa de los Mártires malagueños del siglo XX, pero detrás hay muchos años de trabajo ¿no es así?

-La solicitud de la autorización para el inicio de la fase diocesana se hizo en el 2010. En esta primera parte del proceso, en la que se buscan las pruebas necesarias que confirmen la fama de martirio de los Siervos de Dios porque, siguiendo a Jesucristo más de cerca sacrificaron sus vidas en el acto del martirio, se aplicó el principio 'ne pereant probationes' (para que no se pierda ninguna prueba). Y es que, por el paso del tiempo, nos urgía el examen de los testigos para no perder declaraciones de cierta importancia de algunos ancianos o enfermos. Durante estos últimos siete años, hemos recogido las declaraciones de numerosos testigos, hasta el punto de que podemos casi considerar cerrada la primera de las causas, a falta sólo de aspectos formales y procesales. Detrás está el trabajo tenaz de muchas personas, pero hemos de dar gracias a Dios, sin duda especialmente, por D. Pedro Sánchez Trujillo (D.E.P), a quien debemos una vida sacerdotal entregada a mantener vivo entre nosotros el testimonio de nuestros mártires y la copiosa información documental y oral que nos ha trasmitido.

-El trabajo que ahora se inicia, ¿en qué va a consistir?

-Por ahora, para referirnos a las personas que presentamos en la causa, empleamos la palabra 'mártir' en un sentido amplio; pues sus amigos, familiares y muchos que han seguido sus huellas y testimonios, así los consideraron. Ciertamente, quienes les trataron y conocieron los hechos cercanos a su muerte, los tienen por testigos heroicos de Jesucristo, que han derramado su sangre por Él; pero la Iglesia no se ha pronunciado definitivamente al respecto, por lo que empezamos oficialmente la apertura de estas causas con el fin de que así sean reconocidos y ofrecidos como testimonio de amor hasta el extremo.

-Alguno puede pensar que esto es sacar a la luz viejas rencillas, ¿qué mensaje quiere proponer la Iglesia sacando a la luz estos testimonios?

-Mártir significa testigo. Nosotros nos fijamos en estos hombres y mujeres, laicos, sacerdotes y religiosos, jóvenes, mayores, madres de familia, etcétera, por el testimonio que dan de Cristo. No estamos buscando la filiación política, ni estamos justificando un sistema social, económico o político; en absoluto. Lo que nosotros vemos y por lo que verdaderamente ellos deslumbran y son luz es por un amor incondicional a Cristo hasta dar la vida. Lo que queremos es alentar a los seguidores de Cristo y enseñar que es posible seguirle y amarle incondicionalmente y dar la vida por Él en el siglo XXI.

-En estos días se está hablando mucho del odio a los fieles de otras religiones. ¿Quizá olvidamos que el cristianismo es la religión más perseguida?

-El siglo XX fue el siglo de las mayores persecuciones al cristianismo. No solamente a los cristianos católicos, sino a los ortodoxos, anglicanos, protestantes... El mismo papa Francisco habla de un 'ecumenismo de la sangre', del martirio que se está dando actualmente. Tendríamos que preguntarnos por qué se produce el rechazo y la persecución tan fuerte del cristianismo y la Iglesia en España y Europa y en la actualidad.

-El mensaje de los mártires siempre es de paz, de reconciliación, de perdón...

-Mártir es aquel que ha hecho, del amor, el eje y el centro de su vida. Y ese amor disculpa sin límites, comprende sin límites, aguanta sin límites, no tiene envidia...

Fotos

Vídeos