«He sido yo el que ha quemado la casa y voy a matar a mi pareja»

Estado en el que quedó la vivienda, que tiene el techo de madera. :: sur/
Estado en el que quedó la vivienda, que tiene el techo de madera. :: sur

Detienen a un hombre en Málaga por prender fuego al domicilio familiar tras negarse la víctima a darle dinero para comprar cocaína

JUAN CANO / ÁLVARO FRÍAS MÁLAGA.

Se presentó dándole un manotazo a uno de los agentes que vigilaban el perímetro para impedir que alguien cruzara la zona acordonada mientras los bomberos sofocaban las llamas. Cuando el policía local se giró, el joven le dijo: «He sido yo el que ha quemado la casa y voy a matar a mi pareja».

Al escuchar sus palabras, el funcionario se abalanzó sobre él para inmovilizarlo, pero el individuo, de 27 años, natural de Huesca y vecino de Málaga, opuso fuerte resistencia. Hasta cinco agentes de la Policía Local y de la Nacional, a los que llegó a intentar morder, fueron necesarios para reducirlo y detenerlo como sospechoso del fuego provocado en su propio domicilio y de las amenazas de muerte a su mujer.

Los hechos sucedieron en la noche del lunes, poco después de las nueve, en una vivienda situada en la calle Lorenza Correa, en el distrito de Ciudad Jardín. Al parecer, todo comenzó cuando el joven le pidió dinero a su pareja para comprar cocaína, a lo que ella se negó. Entonces, según informaron ayer desde la Policía Local, el hombre se puso «muy violento», la amenazó y puso seis cuchillos sobre la cama. Aprovechando un descuido, la mujer pudo escapar del domicilio con sus dos hijos menores, de dos meses y cuatro años, respectivamente, y refugiarse con ellos en la casa de una vecina. Desde allí, llamó al 092 de la Policía Local.

La mujer logró escapar del domicilio con sus dos hijos y refugiarse en casa de una vecina

Cuando las primeras patrullas llegaron al lugar, la vivienda, situada en la segunda planta de un antiguo corralón con el techo de madera, ya estaba siendo pasto de las llamas. Una quincena de bomberos se desplazaron al inmueble, encontrando la puerta abierta y una densa humareda que procedía del interior. Se vivieron momentos de gran tensión, ya que los vecinos aseguraban que dentro aún estaban la mujer, los niños y un perro. Tras sofocar las llamas, originadas en el salón, que acabó completamente calcinado, los bomberos comprobaron que no había ninguna persona en la casa. El animal, sin embargo, yacía inerte bajo un sofá cama. Creyeron que estaba muerto, pero aun así intentaron reanimarlo en la ambulancia y el can reaccionó cuando le pusieron oxígeno. Poco después, posaba recuperado con su dueña, que también estaba a salvo.

Amenaza a su suegra

Con el autor confeso del incendio ya detenido, los agentes descubrieron que, tras prenderle fuego a su domicilio, se dirigió a la casa de su suegra y supuestamente le dijo que había quemado la casa de su hija. Tras ello, la habría amenazado con que quemar también su vivienda y la de otra de sus hijas. Al cachearlo, los policías le encontraron un mechero en el bolsillo. Finalmente, le leyeron los derechos por presuntos delitos de violencia de género, amenazas y resistencia y desobediencia a la autoridad.

La pareja del detenido, que tuvo que ser asistida en un centro hospitalario por la crisis de ansiedad que sufrió, contó a los policías que el comportamiento de su compañero sentimental se había tornado violento desde hacía unos dos meses, tiempo durante el que la había amenazado en varias ocasiones con quemar la vivienda, un cambio de actitud que achaca al consumo de cocaína. Pese a ello, no constan denuncias previas ni antecedentes por malos tratos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos