Pugna ideológica sobre el futuro del Cedma

Pugna ideológica sobre el futuro del Cedma
Salvador Salas
Crónica política

Los partidos de izquierda en la Diputación defienden la rentabilidad social del centro de ediciones e impresión y acusan a Ciudadanos de «intentar cerrar todo lo público». El PP apuesta por el mantenimiento de este centro

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

En un pleno ordinario de la Diputación donde los grupos políticos han llegado a un importante número de acuerdos sobre los asuntos de debate, un tema ha elevado la tensión dialéctica provocando una pugna con una fuerte carga ideológica entre los partidos de la izquierda, por un lado, y Ciudadanos, por el otro, y con un PP en una posición intermedia. El asunto ha sido la moción de la formación naranja en la que se pedía un análisis sobre la relación entre costes y beneficios del Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (Cedma), que imprime anualmente unas 200.000 publicaciones de los pequeños municipios de la provincia.

PSOE, IU y Málaga Ahora han coincidido en acusar a Ciudadanos de buscar con esta iniciativa «intentar cerrar todo lo público», una motivación que los partidos de la izquierda han achacado a la ideología «ultraliberal» de la formación naranja. Además, han hecho una cerrada defensa de la rentabilidad social del Cedma. Una idea esta última en la que ha insistido el PP, que ha puesto en valor el trabajo y el servicio a los municipios prestado por un centro donde hay 38 empleados.

Más...

El portavoz de Ciudadanos, Gonzalo Sichar, ha expuesto que el coste anual del Cedma es de dos millones de euros y que cobra a los ayuntamientos de Málaga «más de lo que muchas empresas privadas cobran por ese mismo servicio por lo que hay que analizar los costes reales y ver si es más rentable que la impresión la haga una empresa externa».

El dirigente naranja ha argumentado que su propuesta no obedece a ningún planteamiento ideológico de carácter liberal sino a un ejercicio de gestionar «de manera responsable los recursos públicos».

Argumentos que no han convencido a la bancada de la izquierda. Desde el PSOE, el diputado Luis Guerrero ha sostenido que los planteamientos de la moción de Ciudadanos obedecen a los de un partido «de ideología ultraliberal» y que la imprenta provincial es «muy útil» a los municipios de la provincia, especialmente los más pequeños. «Lo que debemos hacer es potenciar el Cedma, no cerrarlo, y mejorar lo que se está haciendo bien», ha propuesto.

Guzmán Ahumada, portavoz de IU, ha acusado a la formación naranja de querer ser «los cerrajeros de todo lo público», mientras que su homóloga de Málaga Ahora, Rosa Galindo, ha llegado a calificar de «burla» lo que se proponía en la moción porque «la cultura nunca es un coste».

Aunque el PP votado finalmente a la moción de Ciudadanos -su socio de investidura en la corporación-, los argumentos del diputado de Cultura, Víctor González, han estado más cerca de los postulados defendidos por la izquierda respecto al Cedma que de la formación naranja. González ha expuesto verbalmente los datos que Ciudadanos reclamaba en su moción -entre los que destacó que la mayoría del presupuesto se destina a gasto de personal y gasto corriente, mientras que el gasto de impresión no llega al 5%- y ha defendido la labor del Cedma y sus trabajadores.

«Las publicaciones que hace el Cedma no buscan ser best-seller, sino que buscan difundir la cultura malagueña. Son publicaciones que no tendrían cabida en otras editoriales», ha subrayado el diputado de Cultura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos