Puesta de largo de Daniel Pérez, que elude hablar de su candidatura

Puesta de largo de Daniel Pérez, que elude hablar de su candidatura
Salvador Salas
Crónica Política

El nuevo portavoz del PSOE debuta tendiendo la mano a la oposición para cambiar las políticas en Málaga aunque descarta una moción de censura y acusa al PP de frenar el desarrollo de la ciudad

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Daniel Pérez huyó de la moqueta y el aire acondicionado de los despachos y bajó a pie de calle para su puesta de largo como nuevo portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Málaga una semana después de conocerse su nombramiento y una vez culminados los procedimientos orgánicos, entre ellos la ratificación de su designación por la ejecutiva provincial socialista. El escenario elegido fue Alcazabilla, a las puertas del centro parroquial de la iglesia de Santiago, frente a un restaurante de comida griega, con vistas al abandonado y decadente cine Astoria y en medio del trasiego de los turistas en una mañana de verano, Pérez compareció rodeado por todo su grupo municipal, entre ellos el número tres del partido en Andalucía, Francisco Conejo y secretarios generales de agrupaciones de la capital como Mariano Ruiz (El Palo), Marta Rueda (Centro), Javier Salas (Carretera de Cádiz) o Jorge Quero (Teatinos), para avanzar las líneas de su actuación política, pero sin despejar la incógnita de si ayer comenzó su andadura no sólo como portavoz municipal socialista sino como candidato a la Alcaldía en las elecciones municipales de 2019.

A este respecto, Pérez eludió hasta tres preguntas de la prensa sobre si se ve como cabeza de cartel socialista dentro de dos años. Para responder, y al igual que hace unos días hizo Miguel Ángel Heredia, secretario general del PSOE de Málaga, tiró del manual de argumentario socialista para decir que ahora no toca hablar de candidaturas y cuando se abra el proceso serán los militantes –tal y como establecen los estatutos del partido para las grandes ciudades–, en primarias quienes elegirán al candidato a la Alcaldía. Una contestación que no oculta lo que es un comentario muy extendido en los cenáculos socialistas respecto a que Daniel Pérez es la apuesta y la baza que los socialistas jugarán para intentar el asalto a la Alcaldía de la capital.

Antes de ese paso, deberá afianzar su liderazgo como portavoz municipal del principal partido de la oposición. Y en ese sentido, Pérez lanzó el mensaje claro de que quiere que haya un cambio de políticas en el Ayuntamiento que beneficien a toda la ciudadanía y no sólo a unos pocos como, según sostuvo, viene ocurriendo hasta ahora. Así, subrayó que la vocación del PSOE es la de ser un partido de gobierno, aunque descartó que en su hoja de ruta esté el intentar negociar con el resto de grupos políticos en la Casona del Parque para presentar una moción de censura. Eso sí, es consciente que desde la oposición se puede cambiar las cosas máxime cuando el equipo de gobierno del PP está en minoría en el pleno y por ello tendió la mano al resto de grupos de la oposición, en especial a Ciudadanos –socio de investidura del PP y llave de la gobernabilidad municipal–, para abrir vías de diálogo que lleve a un cambio de las actuales políticas de los populares.

Daniel Pérez aseguró que el cambio es ahora más necesario que nunca y que si en 2015 el PP y Ciudadanos pactaron para que «nada cambiara», su objetivo es que el deseo de cambio expresado por los malagueño quitando la mayoría absoluta a los populares, se haga realidad mediante la unidad de resto de grupos para que haya un cambio de políticas.

Unos cambios que, a su juicio, deben venir de la mano de políticas que luchen contra el paro con la puesta en marcha de un plan de empleo; que apuesten por los barrios abandonados propiciando que la transformación del Centro llegue a la Trinidad, Huelin o el Perchel; por desatascar los proyectos de ciudad inacabados o empantanados, entre los que mencionó la prolongación del metro, el Guadalmedina, el Astoria o el pulmón verde en los terrenos de Repsol; o por definir el modelo de servicios públicos como el de la limpieza. En este punto, reiteró que el PSOE apuesta por una Limasa pública.

Daniel Pérez acusó al PP de ser «un tapón» que impide que puedan salir adelante proyectos en la ciudad y denunció que la falta de diálogo ha sido la característica fundamental de la forma de gobernar del alcalde, Francisco de la Torre y su equipo en estos dos años.

Pérez, que agradeció el trabajo desarrollado por la exportavoz María del Carmen Moreno y la exviceportavoz, Estefanía Martín Palop, que han sido nombradas altos cargos de la Junta, dijo afrontar esta nueva etapa con ilusión y responsabilidad y se presentó ante los malagueños con el objetivo de «liderar un tiempo nuevo en la ciudad». Por el momento deberá intentarlo como portavoz del principal partido de la oposición; quizá en unos meses como candidato socialista a la Alcaldía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos