El Puerto recupera una zona abandonada para una base de chárter náuticos

El nuevo recinto se encuentra junto a la bocana del puerto pesquero de la capital. /SUR
El nuevo recinto se encuentra junto a la bocana del puerto pesquero de la capital. / SUR

Se ubica junto a la bocana del puerto pesquero y cuenta con cinco amarres y un espacio de ocio privado para clientes y eventos de empresas

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El Puerto ha recuperado una zona que llevaba años abandonada junto al puerto pesquero, en la que ahora se imparten enseñanzas náuticas y los aficionados pueden salir a navegar e incluso tomarse un descanso con unas vistas únicas de la ciudad. La autoridad Portuaria ha concedido una autorización a la empresa Sail and Fun para crear en este rincón una pequeña base de chárter multiflota. La instalación consta de cinco amarres; un varadero privado, con grúa, y una zona de descanso, según explica su director, Diego Maldonado.

La instalación, denominada 'Sail and Fun meeting point' (punto de encuentro), es una realidad tras un año y medio de trabajo. Está formada por tres contenedores tipo Teus, de los que se utilizan habitualmente para el transporte de mercancías, que se han adaptado como barra de bebidas; almacén y, próximamente, también como circuito de prácticas para los cursos profesionales para el tratamiento de humo y fuego a bordo y rescates.

El empresario recalca que no se puede abrir al público en general puesto que no está autorizado para ello, sino que funciona como espacio privado, para clientes, alumnos y socios del club de navegación de la compañía; así como base de operaciones y lámina de agua para el amarre de parte de su flota. También se emplea para eventos y regatas corporativas, así como presentaciones de productos y demás actos sociales (con catering externo). Tiene capacidad para unas 200 personas sentadas. Por último, el recinto se usa como base para reparaciones y mantenimientos de sus barcos.

«Era una zona muy deprimida y abandonada del puerto, cuando llegamos estaba todo lleno de basura, enseres y escombros, los pescadores nos veían llegar con palmeras y no se lo creían», describe, y añade: «Es una realidad gracias a la Autoridad portuaria, que nos ha facilitado mucho los trámites para que el proyecto pudiera ser una realidad. A medio plazo, la entidad se plantea seguir ampliando el espacio disponible dentro de la dársena pesquera para la actividad deportiva y recreativa, que vive un momento dulce.

Turismo náutico al alza

No en vano, el verano está resultando especialmente positivo para el negocio, sobre todo en lo que se refiere al uso de las embarcaciones para incentivos de empresas, que vuelven a invertir en este tipo de actividades para trabajadores y clientes. Así como para celebrar fiestas a bordo, tales como despedidas de soltero, cumpleaños y chárters privados para grupos de familias y amigos. Cada vez se producen más reservas de turistas directamente desde los hoteles, que contratan para darse un paseo o por el placer de una salida para darse un baño en alta mar. Pero también del público local: «Los malagueños están redescubriendo el mar», afirma Diego Maldonado, y destaca que cada vez hay más familias que se inician en la navegación y alquilan asiduamente alguno de sus barcos.

Fotos

Vídeos