El Puerto quiere hacer 40 atraques para megayates en la dársena de los muelles 1 y 2

El megayate Octopus, en una reciente escala en la dársena del Marqués de Guadiaro del Puerto de Málaga. /SUR
El megayate Octopus, en una reciente escala en la dársena del Marqués de Guadiaro del Puerto de Málaga. / SUR

El proyecto prevé el amarre de barcos de entre 40 y 100 metros de eslora, así como un nuevo club náutico donde está la Casa de Botes

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Luna, Lady M, Octopus, Tatoosh y Prince Abdulaziz son nombres propios de algunos de los megayates más lujosos del mundo, que ya han visitado la capital en alguna ocasión o que incluso lo hacen con frecuencia, generalmente como escala técnica, para mantenimiento, avituallamiento y, últimamente también, para el suministro de combustible. El caso es que, por una u otra razón, los armadores de estos barcos, valorados en varios millones de euros, ya eligen Málaga por el atractivo de su puerto y de la ciudad; la seguridad y los precios competitivos. Y ello, a pesar de que no existe una oferta complementaria de servicios para sus pasajeros.

Ante la creciente demanda, la Autoridad Portuaria de Málaga lleva varios meses trabajando en un proyecto para reformar la dársena del Marqués de Guadiaro –la comprendida entre los muelles unos y dos– y convertirla en un nuevo puerto deportivo, que tendría capacidad para unos 40 atraques de barcos de entre 40 y 100 metros de eslora.

El diseño todavía no se ha determinado, aunque las primeras conclusiones de los informes técnicos y económicos, a los que tuvo acceso SUR, prevén un escalonamiento de los amarres en pantalanes. La propuesta está inspirada en las grandes marinas de lujo de Miami (Estados Unidos). El prevé la posibilidad de ampliar esta dotación, mediante el traslado de los ferrys de Melilla al otro lateral del muelle 3 y al 4 (este último se considera que está infrautilizado).

El estudio de agitación del agua en la dársena, que se encargó en 2014 y que ya se ha entregado, ha sido elaborado por el equipo de Miguel Ángel Losada, catedrático del Área de Ingeniería Hidráulica de la Universidad de Granada. Este recomienda medidas correctoras en el diseño técnico de los puntos de atraque para que estos puedan absorber  la energía de las corrientes y así evitar el incómodo balanceo de los barcos mientras estén amarrados en el puerto.

Maqueta de un puerto de megayates en Miami, en la que se basa la propuesta para Málaga.
Maqueta de un puerto de megayates en Miami, en la que se basa la propuesta para Málaga. / SUR

En todo el entorno se creará un carril perimetral de conexión con los pantalanes, que estarán ajardinados. Además, se han hecho análisis técnicos y de impacto económico, que convalidan la oportunidad de apostar por este segmento. Sólo dos datos: en el mundo hay unos 10.000 yates de más de 40 metros en circulación, y unos 755 en construcción. El nuevo diseño de la dársena no interferirá con la actividad de los cruceros, especialmente los de lujo, que utilizan ahora la terminal del Palmeral del muelle 2.

Club náutico con helipuerto

En la entrada a la dársena se establecerá la zona de espera, donde se asignarán los amarres a los barcos. En el mismo punto, donde ahora se encuentra la Casa de Botes, la Autoridad Portuaria contempla un nuevo club náutico de lujo, específicamente pensado para los pasajeros y las tripulaciones de estos buques. Estará equipado con una capitanía marítima y un helipuerto.

El proyecto se llevará a cabo por concurso público y ya hay varios inversores interesados

El proyecto se acometerá por fases y, en principio, la tramitación depende únicamente de la iniciativa de la Autoridad Portuaria de Málaga, con el visto bueno de Puertos del Estado. La propuesta se llevará por la vía del concurso público, igual que se ha hecho con otros proyectos, caso del hotel, con el objetivo de que un privado asuma su construcción y explotación, con un coste que superará con creces los 50 millones de euros, según los cálculos iniciales. Ya hay grupos inversores de España y Estados Unidos que están interesados, según los primeros contactos.

Los informes también señalan que el de Málaga está siendo utilizado como último puerto de escala en el Mediterráneo antes de dar el salto al Caribe, como punto de avituallamiento de alimentos y bebidas y, desde la semana pasada, también para el suministro de combustible. Por ello, la Autoridad Portuaria de Málaga, en coordinación con las de Sevilla y Cádiz, está diseñando rutas para que este tipo de turistas conozcan Andalucía y así generar un destino náutico, con propuestas tales como la de remontar el Guadalquivir o visitar la Bahía de Cádiz, entre otros puntos.

El yate, a sólo 25 minutos del avión privado

Entre los principales valores que el Puerto esgrime dentro de su plan para dotarse de atraques para megayates en la dársena del Marqués de Guadiaro (muelles uno y dos) está la proximidad de estas instalaciones al Aeropuerto de Málaga. La terminal de Aviación General (la de los vuelos privados) es una de las más modernas de Europa y está apenas a diez kilómetros, esto es, unos 25 minutos en coche, hasta el Palmeral. Este elemento estratégico ya se ha puesto de manifiesto en reuniones entre el presidente de la Autoridad Portuaria, Paulino Plata; y el director del aeródromo, Salvador Merino, que se han propuesto trabajar de manera coordinada para favorecer la llegada de este tipo de turistas de alto nivel.

Otro pilar básico es la cercanía de Marbella (a unos 45 minutos en coche)y Puerto Banús, que sigue siendo la referencia del turismo náutico de lujo, y uno de los puntos de mayor atracción para este tipo de visitantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos