El Puerto de Málaga se abre paso como centro de repostaje de megayates

El yate ‘Luna’ tenía previsto pasar doce horas hoy en el Puerto de Málaga para cargar combustible./Sur
El yate ‘Luna’ tenía previsto pasar doce horas hoy en el Puerto de Málaga para cargar combustible. / Sur

El ‘Luna’, uno de los barcos de recreo privados más grandes del mundo, inicia una nueva línea de ‘bunkering’ en la terminal de ODT en el muelle 9

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El Puerto de Málaga se abre paso como centro de repostaje de megayates. El ‘Luna’, uno de los barcos de recreo privados más grandes del mundo, tenía previsto inaugurar la pasada madrugada una nueva línea de ‘bunkering’ a embarcaciones de lujo en la terminal de Oil Distribution Terminal (ODT) en el muelle 9. El ‘Luna’ tiene 115 metros de eslora y 20,5 metros de manga, con una velocidad máxima de 22,5 nudos. Tiene capacidad para hospedar a 19 invitados y 49 miembros de la tripulación. Hasta 2014 era propiedad del magnate ruso Roman Abramovich, propietario, entre otras empresas, del equipo de fútbol inglés Chelsea. Al parecer, su actual propietario es un oligarca de Kazajistán, aunque este extremo no pudo ser confirmado. Está valorado en unos 500 millones de euros y aparece en el puesto 19 del ranking mundial.

La cifra

230 toneladas de gasóleo de automoción de la máxima calidad es el volumen que tenía previsto repostar el megayate ‘Luna’ en el Puerto de Málaga.

El gerente de ODT, Antonio Martínez-Laredo, puso de relieve que el ‘Luna’ cargará 230 toneladas de gasóleo de automoción de la máxima calidad, y, de hecho, la posibilidad de repostar este combustible ha sido un factor determinante para cambiar de punto de repostaje, que se iba a producir inicialmente en Gibraltar. De hecho, tras este se han producido ya tres requerimientos más por parte de armadores de grandes buques recreativos para seguir sus pasos. «Esta actividad pone a Málaga en el mapa de los megayates; es la primera vez pero no será la última», señaló el directivo.

La operativa –con la colaboración de la empresa Cadoil Trading– se diseñó con los máximos parámetros de seguridad, pero también de calidad del servicio, añadió Martínez-Laredo. Para ello, entre otras mejoras, se cambiaron las mangueras y la boca; se adaptó la velocidad de suministro; se pusieron unos protectores en las defensas para no manchar el casco; y la reunión de seguridad se había previsto en la sede de la terminal –y no a bordo, como es habitual– para garantizar la confidencialidad. En definitiva, se pretendía ofrecer «un servicio de cinco estrellas», dijo el empresario; y reiteró que a este tipo de clientes no les importa tanto el precio como la calidad. La operativa estaba previsto que se realizara durante la madrugada, entre la una y las cuatro de la mañana de hoy. En cambio, el ‘Luna’ apenas estuvo atracado en el Puerto de Málaga durante doce horas, hasta el mediodía de hoy. La Autoridad Portuaria prevé que se incremente el número de escalas de barcos interesados por este tipo de servicios.

Fotos

Vídeos