«Puerta Oscura no se cierra»

Foto: Álvaro Cabrera | Vídeo: Pedro J. Quero

Unas 300 personas se manifiestan por las calles de Málaga para que el club pueda seguir con sus entrenamientos

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

Vestidos con la equipación de su equipo, el CD Puerta Oscura, jugaron el partido más importante en su trayectoria. El terreno de juego eran las calles de Málaga y no buscaban un resultado positivo en el marcador, sino defender lo que les apasiona: practicar deporte. Y es que ayer unas 300 personas marcharon por la ciudad para exigir a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Málaga que lleguen a un acuerdo que les permita seguir entrenando a partir de las 20.00 horas, tal y como venían haciendo antes de que se lo prohibieran debido a las quejas por ruido.

Mientras el Consistorio y la Delegación de Educación mantienen la tensión respecto al uso de las instalaciones deportivas de los centros educativos y los problemas por los ruidos y denuncias vecinales que se han presentado, los deportistas, entrenadores y padres del CD Puerta Oscura protagonizaron ayer una manifestación por las calles de la capital. Marcharon durante tres horas al grito de: «Puerta Oscura no se cierra».

Mediante una marcha, jugadores y padres exigen al Ayuntamiento y a la Junta de Andalucía que firmen un acuerdo para seguir con su tarea

Juan José Ruano, coordinador deportivo del club, explicó que, al suprimir los entrenamientos a partir de las 20.00 horas, el 50 por ciento de los jugadores no puede participar en estas prácticas. «Si esto sigue así acabaremos desapareciendo», aseguró.

Megáfono en mano, Juan José Ruano animaba al Consistorio a firmar la propuesta de la Junta. El convenio que propone Educación, que rechaza el Ayuntamiento y que reclaman los clubes permitiría ampliar el horario de entrenamientos. La normativa del Gobierno andaluz obliga a cerrar las instalaciones educativas a las 20.00 horas. Pero mediante un convenio con las entidades locales se puede ampliar este horario.

Noticia relacionada

Pero el Ayuntamiento responde a los clubes y a la Delegación de Educación concretando su oferta de instalaciones deportivas de la ciudad, hasta cinco para los tres equipos afectados por las denuncias por ruidos. En el caso del CD Puerta Oscura, que entrena en el instituto de este mismo nombre, el Consistorio ha ofrecido otras instalaciones de la ciudad, y en concreto las pistas que hay ubicadas en calle Galeno, no muy lejos del instituto, pero al otro lado de la avenida de Valle-Inclán, junto al Carril de Salit.

Pero el CD Puerta Oscura se quiere quedar en su cancha. Mariví Rodríguez, madre de uno de los jugadores afectados, insistió en que el club es «una familia» que quiere permanecer en Miraflores.

Representantes de otros clubes de baloncesto acudieron a la cita para mostrar su apoyo

Su hijo Sergio Arias indicó que es «muy importante» quedarse en el barrio. «No entendemos que se esté produciendo esta situación, cuando lo único que queremos hacer es jugar al baloncesto», apuntó.

Sergio lleva con Jorge Marco Moya en el club desde los 12 años. Ahora tienen 17 y, además de jugar en el equipo, entrenan a categorías inferiores. «Este club es una oportunidad para los jóvenes para que no se queden en casa o tirados en el parque, haciendo cosas que no deben, y que practiquen deporte. Aquí enseñamos valores, como el respeto y la humildad, o la importancia de la familia, que es lo que somos en Puerta Oscura», aseveró Jorge.

Su voz se desgañitaba cada vez que pedía una solución para la situación que están atravesando. «Lo que está pasando nos duele mucho, ya que se pueden cargar el trabajo de años. Es algo incomprensible», señaló mientras la marcha seguía avanzando.

Y así lo hizo hasta llegar al Ayuntamiento de Málaga. A sus puertas les esperaban jugadores y representantes de otros clubes de baloncesto de la ciudad, quienes quisieron mostrarles su apoyo ante la situación que están atravesando.

Uno de ellos fue el Club de Baloncesto de El Palo. Su presidente, Pedro García, expuso que acudían a la concentración para «echarles una mano». Aseguró que los representantes de la Junta de Andalucía y del Ayuntamiento de Málaga tienen que ponerse de acuerdo para solucionar lo que está ocurriendo: «Deben reunirse y no levantarse hasta que lleguen a un acuerdo, porque aquí lo importante son los niños, que no pueden estar manifestándose en vez de estar jugando al baloncesto».

Fotos

Vídeos