El PSOE pide la dimisión de Ana Carmen Mata por el caso Marina Bravo

El portavoz en la Diputación, Francisco Conejo, anuncia que pedirán la reprobación de Bendodo y llevar este asunto a la Fiscalía

A. M. ROMERO MÁLAGA.

El PSOE pidió la dimisión de la vicepresidenta de la Diputación de Málaga, Ana Carmen Mata, por haber levantado el reparo del interventor de la institución a dos facturas de los contratos que la diputada de Medio Ambiente, Marina Bravo, adjudicó a la empresa de publicidad y comunicación TuImagina, en la que trabaja su pareja y de la que es administrador único el hermano de éste. El portavoz socialista en la Diputación, Francisco Conejo, anunció que en el PSOE va a presentar una moción en el próximo pleno solicitando la dimisión «inmediata» de Bravo por «la contratación a dedo» con la empresa en la que trabaja su pareja y de Mata por autorizar el levantamiento del reparo del interventor general sobre el fraccionamiento de contratos. «Ni Marina Bravo ni Ana Carmen Mata pueden seguir ni un minuto más como diputadas en esta institución», sentenció.

Conejo avanzó que su partido está estudiando llevar a la Fiscalía el caso de la adjudicación por parte de Bravo de una veintena de contratos a la empresa en la que trabaja su pareja por un importe de unos 190.000 euros «por si son constitutivos de algún delito, especialmente conflicto de intereses y fraccionamiento de contratos para saltarse los procedimientos de concurrencia» y que van a plantear reprobar al presidente de la Diputación, Elías Bendodo, «por no cumplir los acuerdos plenarios» para esclarecer este asunto.

Entrega del informe

El socialista exigió que se cumpla el acuerdo plenario relativos a la comunicación por parte de los miembros de la corporación provincial y el personal eventual y directivo de contratos realizados a familiares desde la entrada en vigor de la ley de incompatibilidades y que el gobierno provincial entregue de manera «inmediata» el informe de la secretaria general de la Diputación sobre si existe conflicto de intereses en los contratos realizados por Bravo.

«Adjudicaciones a dedo de una diputada del PP a la empresa de su cuñado en la que trabaja su pareja, fraccionamiento de contratos, quebranto de las normas de contratación y de incompatibilidades, incumplimiento de los acuerdos de pleno sobre contratos menores y colaboración y connivencia desde la misma presidencia. Este caso está dejando de ser sólo el caso Marina Bravo para convertirse en el caso Elías Bendodo», dijo.

Conejo aseguró que Bendodo «se hace el tonto al más puro estilo de Mariano Rajoy, pero hay pruebas de que la Diputación ha tenido un trato preferente con la empresa del cuñado de una diputada del PP, que la vicepresidenta ha colaborado y que el propio presidente está ocultando y tumbando los informes de los habilitados nacionales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos