El PSOE de Málaga exige la bonificación de la plusvalía por herencia a todos los familiares directos

Daniel Pérez, con dos afectadas, Yolanda Ochando y María Rubio/
Daniel Pérez, con dos afectadas, Yolanda Ochando y María Rubio

Los socialistas de la capital piden que se elimine el requisito de la convivencia con el fallecido y que el porcentaje de la ayuda sea el máximo legal (95%) independientemente del valor catastral del inmueble

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La historia de Yolanda Ochando, la malagueña que ha conseguido que el Ayuntamiento le devuelva 6.300 de los 8.400 euros que tuvo que pagar de plusvalía en 2015 tras heredar el piso de su madre, ha dado alas al PSOE para seguir plantando batalla contra abono de este impuesto en los casos de ‘mortis causa’. El portavoz socialista, Daniel Pérez, ha vuelto a reclamar este miércoles al equipo de gobierno del PP que modifique la ordenanza que regula el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) en los casos de herencia de familiares directos (cuando se trata de una compraventa corresponde pagarlo al vendedor) para eliminar la exigencia de haber compartido techo con el fallecido durante sus dos últimos años de vida para poder acceder a las bonificaciones de hasta el 95%. Este requisito únicamente se cumple en una de cada diez liquidaciones que se presentan en la capital puesto que a costa de garantizar el derecho a la vivienda de quien enviuda se penaliza de forma más que considerable a los hijos ya emancipados. Además, los socialistas también defienden que el descuento a aplicar en todos los supuestos sea el máximo contemplado por la Ley de Haciendas Locales (un 95%) en lugar de fijarlo de forma progresiva en función del valor catastral del inmueble. Se trata, en definitiva, de eliminar todos los filtros que impidan a padres, hijos o cónyuges lograr la bonificación del 95%, como recientemente han hecho municipios como Rincón de la Victoria (PP) o Benaoján (PSOE).

“Estamos hablando de un impuesto herido de muerte y muy injusto, y por eso pedimos al alcalde que lo modifique para reducirlo al máximo legal en casos de herencia a familiares directos”, ha afirmado Pérez, quien ha considerado que la revisión por parte del órgano de tributación municipal Gestrisam del expediente de Yolanda Ochando tras su intervención en el pleno del pasado septiembre “abre una brecha en este sentido y va a permitir que muchos malagueños tengan la posibilidad de seguir reclamando”. En este sentido, la oficina de atención a afectados por el pago de la plusvalía que los socialistas habilitaron en noviembre en su sede del distrito Bailén-Miraflores (calle Segismundo Moret) ha recibido cerca de 200 solicitudes de vecinos, y esta semana está previsto extender también esta iniciativa a otros distritos de la ciudad, empezando por el Centro y Churriana.

En el caso de la capital, en 2016 (último ejercicio liquidado) se registraron 14.000 declaraciones de la plusvalía municipal por causa de muerte por un importe de 19 millones de euros, de las que obtuvieron algún tipo de descuento 1.853 expedientes, que en su conjunto supusieron un ahorro para los contribuyentes de 1.592.094,79 euros. Si se suman las 12.000 operaciones de compraventa, los ingresos totales alcanzaron en 2016 la cifra récord de 61,4 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos