EL PSOE DE MÁLAGA BUSCA LÍDER, LAS CLAVES

Ruiz Espejo entre Fernández y Bernal. :: paula hérvele
/
Ruiz Espejo entre Fernández y Bernal. :: paula hérvele

Ruiz Espejo, aspirante oficialista y García Mesa, representante de tercera vía, ya han anunciado su candidatura a la secretaría general, los sanchistas aún meditan si entran en la batalla en un partido fracturado

ANTONIO ROMERO

El PSOE de Málaga se encuentra ya en plena ebullición política cara al proceso de primarias y congresual para elegir a una nueva dirección que se abrirá a la vuelta de vacaciones y que terminará con un nuevo inquilino en el despacho de la secretaría general en la sede de Fernán Núñez. Hace una semana, durante la celebración del congreso de los socialistas andaluces que encumbró a como líder regional del partido, en la delegación malagueña no se hablaba de otra cosa que del calendario de movimientos, como después se ha producido esta semana, para el pistoletazo de salida del proceso orgánico.

Aún estaban los operarios socialistas desmontando el escenario del hotel Renacimiento de Sevilla donde Díaz y dieron el mitin de clausura del XIII Congreso del PSOE-A y muchos delegados malagueños huían del calor hispalense de regreso a Málaga, cuando en las redes sociales , alcaldesa de Benaoján, anunció su precandidatura a liderar a los socialistas malagueños como aspirante de lo que se ha dado en llamar la tercera vía, ya que esta susanista cuenta con el apoyo de destacados sanchistas en la provincia como el alcalde de Cártama, , y el líder del PSOE de Fuengirola, .

El lunes, como adelantó este periódico, se escenificó la representación de la marcha de con el anuncio, en la ejecutiva provincial, de que no optará a una tercera reelección al frente del socialismo malagueño. Un día después, en una campaña milimétricamente orquestada desde las fontanerías del partido, cargos públicos y orgánicos salieron ante la prensa y, principalmente en las redes sociales, animando a , delegado de la Junta en la provincia, a dar el paso de presentarse. A las nueve de la mañana del miércoles, el político de Antequera anunció su precandidatura, que está marcada por el marchamo de ser la oficialista, aunque Heredia y otros miembros de la dirección provincial no han querido expresar su apoyo en público, como tampoco lo ha hecho , integrante del núcleo duro de la dirección regional, con el argumento de que mantendrán una posición de neutralidad. Visto lo ocurrido en otros procesos orgánicos, todo apunta a que será una neutralidad pro-activa hacía Ruiz Espejo -quien si fuera elegido podría continuar como delegado de la Junta porque no hay ningún impedimento legal (Díaz preside el gobierno andaluz y dirige al socialismo regional y preside la Diputación y el PP malagueño)-.

En este escenario del socialismo malagueño, la única incógnita por despejar es qué van a hacer los sanchistas, que el pasado jueves mantuvieron una larga reunión, aunque finalmente no decidieron si van a presentar o no candidato a la secretaría general y si éste será , miembro de la dirección federal del partido y cabeza visible del sanchismo de Málaga, u otro. El propio López cuestionó esta semana en las redes sociales que para presentar candidatura se exija un 20% de avales en lugar de un 3% (la normativa aprobada permite acogerse a una u otra cifra, en el caso andaluz se optó por la primera), un planteamiento que desde algunos sectores se ha querido ver como un símbolo de cierta preocupación ante la imposibilidad de reunir los avales; aunque este grupo ya demostró en mayo su capacidad de movilizarse y recoger firmas en la provincia frente al aparato del partido. Además, los datos conocidos esta semana sobre el CIS, que recogen 'el efecto Sánchez' con una considerable subida en la intención de voto para el PSOE desde la llegada del nuevo secretario general puede ser un acicate que anime a los sanchistas a plantar batalla en una provincia con un partido fracturado.

Los precandidatos deberán reunir unos 1.300 avales para ser proclamados oficialmente aspirantes a la secretaría general y si hay más de dos que lo consiguen habrá una votación en primarias -en la segunda quincena de septiembre-, si sólo hay uno será proclamado automáticamente líder del partido en Málaga.

En esta tesitura son varios los escenarios que se pueden producir. En primer lugar, que haya tres candidatos, Ruiz Espejo, García Mesa y un sanchista; esta opción, según se comenta en los cenáculos socialistas es la más improbable. En segundo lugar, que sean dos aspirantes; en este punto, las opciones apuntan a que uno sería Ruiz Espejo, quien, con el apoyo del aparato del partido no tendría problema en reunir los avales, y el segundo podría ser o bien el aspirante sanchista, un grupo constituido desde hace meses y con la maquinaria en marcha para lograr las firmas, lo que dejaría sin opciones a García Mesa, o bien que los sanchistas declinen presentar un aspirante y entonces la alcaldesa de Benaoján aglutine el voto de los críticos en la provincia con el oficialismo. En tercer lugar, estaría la opción, que coge fuerza en determinados círculos socialistas, de que sólo hay un candidato, Ruiz Espejo.

Lo único cierto es que a partir de octubre se abrirá un nuevo periodo en el socialismo malagueño tras cerrarse los nuevos años de 'la era Heredia' y que el nuevo líder del PSOE de Málaga tendrá que afrontar dos importantes retos de inmediato: la unidad interna y la designación de candidatos para las elecciones municipales de 2019 la primera prueba de fuego para el nuevo secretario general socialista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos