El PSOE de Málaga capital busca recuperar la historia de Churriana

Trujillo, Pérez y Doña, delante del acueducto de la Fuente del Rey, que pasa por varios municipios. / P. R. Q.
La Casona del Parque

Daniel Pérez consigue que se apruebe una iniciativa para que se conserve y se pueda visitar la alcubilla de la Fuente del Rey, que llevaba agua a Málaga

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

A los ediles socialistas Lorena Doña y Sergio Brenes les costó una buena charla, según contaban, convencer a la edil popular de Cultura, Gema del Corral, de que apoyase su moción para proteger y mostrar al público la alcubilla (arca de agua) y poner en valor el acueducto de la Fuente del Rey que traía agua a Málaga en siglo XVIII. Finalmente, tuvieron suerte, todos los grupos municipales vieron la importancia de esta espectacular obra de ingeniería, del que la Consejería de Cultura incoó el procedimiento para su inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural (BIC), el pasado mes de mayo, con la tipología de sitio histórico. Esta inscripción, que acabará declarando a este monumento de obra de ingeniería civil como BIC tiene un enorme valor en cuanto a su protección:en realidad, y si todo se cumpliese como debe ser, es casi intocable, lo que no implica que se conserve adecuadamente.

Y este es el punto en el que el PSOE quería el guiño de toda la Corporación municipal. Lo consiguió por unanimidad para que el Ayuntamiento de Málaga inste al propietario (enmienda de Del Corral, que aportó que había habido un litigio con un ciudadano, que demostró que era el propietario) a que realice todas las acciones necesarias para que conserve, mantenga y custodie este BIC así como que se inste a la Junta a que demande al propietario que deje a la ciudadanía que acceda a la alcubilla romana, que está doblemente vallada.

Tras la alegría por saber que se han iniciado los trámites para volver a acceder a este espacio, el portavoz socialista Daniel Pérez visitaba junto a los ediles Salvador Trujillo y Lorena Doña el nacimiento de la Fuente del Rey. La obra, en la que estuvo involucrada directamente Felipe V (el primer Borbón, el duque de Anjou), tenía su razón de ser en la mejora de la distribución del agua en una tierra que era prolífica en agricultura, según los nuevos modos ingenieriles de la época. La obra la iniciaron, como explican los ediles, arquitectos de la talla de Bartolomé Thurus y Martínez de la Vega, y la culminaría Martín de Aldehuela, el artífice del colosal y también olvidado acueducto de San Telmo en Málaga.

Trujillo afirma, sin ningún pudor y en tono jocoso, que el mundo empezó en Churriana. Sus compañeros le ríen la ocurrencia. Entonces, rememora melancólico cuando era un crío y su madre iba a lavar la ropa cerca del nacimiento de la Fuente del Rey y él junto a sus hermanos y sus primos se bañaban en una gran poza rodeada de zarzamoras. En el camino del Pilar. Hoy es imposible acceder a este punto porque está vallado. «La memoria de Churriana se ve en sitios como éste, en una fuente de gran valor que abastecía a la ciudad de Málaga y regaba todas estas tierras», explica.

«Queremos hacer una denuncia del mal estado de la alcubilla, y queremos que tenga el ornato que se merece como BIC y que se le pueda enseñar al público;es importante poner en valor una fuente que ha dado servicio de agua a Málaga tantos años», subraya Pérez, que espera volver otro día y poder por fin acceder al nacimiento de la Fuente del Rey.

Pedro Luis Alonso. Las calvas del rosal del alcalde

Rosaleda. / P. R. Q.

Nada. Que no hay manera. Sólo hay que pasear a diario por los jardines de Pedro Luis Alonso para apercibirse que por los operarios de Parques y Jardines no será, que se esmeran para que el entorno de la Casona luzca florecido. Pero lo cierto es que el parterre más cercano a la Alcaldía, el que linda con el lateral este de la sede municipal, hace un año y medio que no tiene el vigor de antaño. Estos días, los rosales lavender cover, atoll, suprima cover o hill cottage andan ciertamente vagos justo en este terruño, el más cercano al primer edil, frente a los de otros parterres que lucen gigantescos y lozanos. Estas feas calvas no pintan bien, sobre todo cuando se han repuesto un buen número de plantones, que siguen sin mostrarse como se esperaba. Las plantas son así de caprichosas, por eso cuando se ven florecidas al mismo tiempo (como justamente en cubículo de al lado, lo que tiene su aquel) se da cuenta el visitante de que llegar hasta este punto no es fácil. A ver si consiguen que esté lozano el cuadrilátero del alcalde y acaban con sus calvas.

Fotos

Vídeos