El proyecto de la Alameda prevé plantar 85 naranjos junto a las fachadas de los edificios

Recreación del lateral sur con la hilera de naranjos./SUR
Recreación del lateral sur con la hilera de naranjos. / SUR

Urbanismo contempla que la calzada central solo sea de sentido oeste para el tráfico privado y canalizarlo hacia el este por la Alameda de Colón

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

La Alameda Principal será más verde tras la reforma que pretende acometer el Ayuntamiento a partir de finales de este año, de forma que pueda quedar finalizada para los primeros meses de 2019, antes de las elecciones municipales previstas para ese año. El proyecto, cuya primera fase de ejecución por parte del Consistorio –la Junta hará la zona correspondiente a la obra del metro– se encuentra ya en contratación, prevé plantar una hilera de naranjos a unos cinco metros de las fachadas de los edificios que ejerza como límite de las posibles terrazas con mesas y sillas de los locales de hostelería que, previsiblemente, florecerán en este eje urbano una vez que sus calzadas laterales queden convertidas en dos amplios pasillos peatonales.

Noticia relacionada

El diseño realizado por la Gerencia Municipal de Urbanismo contempla con este objetivo la plantación de un total de 85 naranjos, una especie que puebla ya otros espacios del Centro Histórico. Asimismo, el Ayuntamiento exigirá a la empresa o empresas que resulten adjudicatarias de esta obra, valorada en total en 11,5 millones de euros –incluida la parte del Gobierno andaluz–, que realice un análisis de los grandes árboles que delimitan la calzada central y redacte un plan para garantizar su protección durante y después de los trabajos.

La actuación incluye mesas para jugar al ajedrez, pizarras para que dibujen los niños y espacios para exposiciones

Bajo las copas de estos ficus centenarios se habilitarán las nuevas paradas de autobuses y las zonas de ocio que prevé el proyecto, dotadas con bancos, mesas para jugar al ajedrez, pizarras para que dibujen los niños, y paneles para exposiciones de artistas locales, entre otros equipamientos. El diseño de Urbanismo contempla incluso mesas para jugar al ping-pong. No obstante, según fuentes consultadas, es muy probable que finalmente no lleguen a colocarse.

Pérgola

En el lateral sur, una vez ganado para el peatón, este espacio de zonas de estancia y ocio se prolongará hasta la fachada del edificio de La Equitativa con una pérgola de unos tres o cuatro metros de altura que recordará que la hilera de árboles de la Alameda llegaba en origen hasta ese punto.

El eje de circulación entre las calles Córdoba y Puerta del Mar interrumpirá los paseos laterales

En cuanto al tráfico privado, el proyecto reserva la calzada central solo para el sentido oeste, con dos carriles, ya que el este lo canaliza a través del eje que conforman la Alameda de Colón y la avenida de Manuel Agustín Heredia. Desde esta vía, seguirá abierto a la circulación el eje por las calles Córdoba y Puerta del Mar, lo que interrumpirá el tránsito peatonal por los nuevos pasillos laterales, de unos 25 metros de anchura.

El proyecto también exige a la constructora que al menos el 50% de la vía esté disponible para el peatón durante el desarrollo de las obras, y que se realicen con jornadas intensivas de trabajo, incluyendo incluso turnos nocturnos en días festivos.

Fotos

Vídeos