El PIB provincial crecerá un 3% este año, según el Colegio de Economistas

Antonio Pedraza, Juan Carlos Robles y Fernando del Alcázar. :: a. p./
Antonio Pedraza, Juan Carlos Robles y Fernando del Alcázar. :: a. p.

El Barómetro Económico de Málaga destaca que la provincia es «motor de creación de empleo» de Andalucía y sus indicadores señalan que «seguimos creciendo»

AGUSTÍN PELÁEZ MÁLAGA.

El crecimiento económico de la provincia durante 2018 rondará entre el 3 y el 3,3% de mantenerse la actual coyuntura económica y política. Se trata de un porcentaje muy similar al registrado al final de 2017, que ha sido del 3,1 %. Al menos, esta es la estimación del Colegio de Economistas de Málaga, que presentó ayer los datos del último Barómetro Económico de la Provincia, un estudio que para el decano de la institución, Juan Carlos Robles, desprende buenas cifras e indican que «seguimos creciendo» y que además la provincia es «motor de creación de empleo» de Andalucía, con un incremento de afiliados de 28.488 personas desde enero de 2017, lo que supone el 28 por ciento de los puestos de trabajo generados en la comunidad autónoma.

Según Robles, que compareció ayer junto con al vicedecano, Antonio Pedraza, y el coordinador de informes del organismo colegial, Fernando del Alcázar, para presentar el Barómetro correspondiente al cuarto trimestre de 2017, no hay indicadores que digan que haya que tener miedo por algo, por lo que hay que aspirar a que 2018 sea un ejercicio «lleno de crecimiento». «La economía de la provincia está asentada y mantiene un crecimiento sano sin excesivos problemas», dijo.

Como datos positivos, el Barómetro destaca que el IPC y la inflación subyacente han coincidido en el 1,5%, una tasa que el Colegio de Economistas considera dinamizadora de la economía, y que además se acerca al aumento salarial pactado en los convenios (1,24%). De la misma manera, destaca como conclusión que las matriculaciones de vehículos se han duplicado desde 2012 hasta alcanzar los 40.984 vehículos en 2017, que aunque no llega a cifras anteriores a la crisis, si indica que la recuperación del mercado automovilístico llega ya al 65% del mercado total de Málaga.

«La economía de la provincia está asentada y mantiene un crecimiento sano»

Otra conclusión es que la licitación pública en la provincia se incrementó en 2017 por segundo ejercicio consecutivo en torno al 35% y el aumento del porcentaje de viviendas visadas hasta el 60% respecto a 2016. «El incremento de la demanda está permitiendo la realización de nuevos proyectos inmobiliarios», explicó Del Alcázar.

El Barómetro destaca también el incremento del 11,73% del tráfico aéreo en términos interanuales con 18.628.876 pasajeros, cimentándose básicamente en viajeros internacionales. El Colegio de Economistas advirtió que este año puede bajar el turismo entre un 3 y un 4%, en parte por la mejora de seguridad en otros destinos como Turquía, Túnez o Egipto, aunque habrá que ver si se puede compensar esa pérdida con la llegada de turistas con un mayor poder adquisitivo.

Otro indicado favorable es el aumento de la pernoctaciones (21.190.572), aunque se observa un aumento de las registradas en viviendas y apartamentos turísticos. Según Robles, esto está creando un mercado de inversiones que compran viviendas para explotarlas turísticamente. La reducción de la tasa de paro en Málaga hasta situarse en el 20,73% es otro datos que hace pensar a los economistas en que la economía de Málaga va a seguir creciendo, tanto que dicha tasa se podría llegar a situar en el 17% al final del ejercicio y que seguirán aumentando el número de afiliados.

Entre los datos moderadamente positivos sitúan los economistas el aumento de las exportaciones, pero también de las importaciones, que durante agosto, septiembre y octubre experimentaron una subida «anómala» cercana a los mil millones de euros. El vicedecano del Colegio de Economistas, Antonio Pedraza, atribuyó el incremento de la importaciones a lo que ha denominado «tráfico de perfeccionamiento», que no es otra cosa que importar productos para perfeccionarlos, darles valor añadido y exportarlos. No obstante, alertan de que el tipo de cambio dólar a euro ha repuntado a niveles de diciembre de 2017, un hecho que «perjudica notablemente las exportaciones» de los productos españoles, más aún si se añade el incremento del precio del petróleo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos