Proponen retirar el baldaquino del altar mayor y reducir su altura

Recreación del altar mayor tras su reforma, que implicaría trasladar el templete que lo preside.
Recreación del altar mayor tras su reforma, que implicaría trasladar el templete que lo preside. / SUR

El boceto prevé la opción de reubicar el templete de mármol en la capilla del Pilar

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Otra de las actuaciones que recoge el plan director de la Catedral para adecuar su actual estado a sus necesidades como templo es la reforma del altar mayor. Esta intervención, que ya fue avanzada por este periódico hace cuatro años (ver SUR26/8/2013), queda reflejada en el documento con un plano en el que se recrea cómo quedaría el presbiterio sin el baldaquino o manifestador que lo preside desde finales del siglo XIX, dejando a la luz el pavimento bicolor de baldosas de mármol casi al mismo nivel que el del resto de la Catedral, y situando en el centro del altar la sede del obispo y, en una posición más avanzada, la mesa para la celebración de la eucaristía. El boceto prevé la opción de reubicar el templete de mármol en la capilla del Pilar.

Esta intervención, valorada en 200.000 euros, está calificada por el plan como de «máxima urgencia». «Si la falta de terminación, clamorosa en las cubiertas, es el problema mayor al que se enfrenta la Catedral desde un punto de vista constructivo, desde su uso, la mayor disfunción se ubica en el presbiterio», señala el plan, que apunta que ha sido «invadido por una serie de muebles de épocas diversas y valores distintos que han acabado por deformarlo, ocultando las solerías originales, ofuscando su transparencia, destruyéndolo espacialmente, rompiendo su armonía original, haciéndolo además litúrgicamente insuficiente e ineficaz».

Por ello, plantea que se elabore un proyecto de restauración del altar mayor para recuperar pinturas del siglo XVI realizadas por Cesare Arbasia que están aún ocultas, para rehabilitar el pavimento original –hoy oculto por la gran tarima provisional de madera tapizada que se realizó para ampliar la capacidad del presbiterio–, y para recuperar la transparencia visual de la girola, de forma que desde los bancos situados ante el altar mayor sea posible contemplar la capilla de la Encarnación que preside el ábside del templo, y viceversa. «Se trata de recuperar la unidad y continuidad espacial que convierte a esta Catedral en única», abunda el plan, que también aboga por mejorar el sistema de iluminación de este altar mayor.

Temas

Málaga

Fotos

Vídeos