Prohíben al joven que agredió a su padre frente a la Comisaría de Málaga acercarse a él

Comisaría Provincial de Málaga/
Comisaría Provincial de Málaga

El procesado, que ha admitido los hechos, ha sido condenado por un delito de malos tratos en el ámbito familiar y otro de resistencia a la autoridad

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

El Juzgado de Instrucción número 4 de la capital ha prohibido al joven de 19 años que agredió a su padre delante de comisaría acercarse a él. El procesado, que admitió los hechos durante un juicio rápido, no podrá aproximarse a menos de 300 metros de distancia de su progenitor durante cinco meses y diez días, tiempo en el que tampoco podrá comunicarse de ninguna forma con esta persona, según confirmaron ayer desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Los hechos tuvieron lugar en la mañana del pasado miércoles en la zona trasera de la Comisaría Provincial del Cuerpo Nacional de Policía, situada en la plaza Manuel Azaña de la capital. Fueron unos agentes los que se toparon con el altercado entre el joven y su padre, de unos 50 años, cuando salían de las citadas dependencias.

Noticia relacionada

Tal y como adelantó ayer este periódico, los policías vieron cómo el chico le lanzaba con bastante violencia un maletín que no le alcanzó y que acabó impactando contra un coche. Acto seguido, el joven arremetió contra el hombre y presuntamente le propinó un fuerte cabezazo en la nariz, dejándolo aturdido.

Los agentes acudieron rápidamente en ayuda de la víctima y llamaron la atención al chico para que cesara el ataque, pero éste, según las fuentes consultadas, seguía mostrándose muy agresivo. De hecho, volvió a abalanzarse sobre los policías, que asistían en esos momentos al herido, tratando de darles varios puñetazos.

Siempre según las fuentes, el hombre confesó a los policías que esa mañana había acudido a la Comisaría Provincial con la intención de presentar una denuncia contra su hijo por malos tratos físicos y psicológicos hacia él y hacia su mujer. Sin embargo, según les contó, al final se arrepintió por lo traumático que era denunciar a su propio hijo, y se marchó. Pero al salir volvió a encontrarse con el joven y éste le agredió.

El chico acabó arrestado y, tras ser puesto a disposición judicial, acabó condenado por un delito de malos tratos en el ámbito familiar y otro de resistencia a la autoridad. Según el TSJA, además de la prohibición de acercarse y comunicarse con su padre, se le condenó a 40 días de trabajo en beneficio de la comunidad por el primero de los delitos y a dos años de prisión por el segundo. Sin embargo, al no contar con antecedentes, esta última pena ha sido suspendida mientras cumpla con las otras medidas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos